Voluntarios de Tzu Chi Brindan Calidez Antes del Día de Acción de Gracias en East Palo Alto

Región Noreste  |  9 Marzo, 2022
El 20 de noviembre de 2021, los voluntarios de Tzu Chi del Silicon Valley de California distribuyen tarjetas de débito prepagadas en el Banco de Alimentos de East Palo Alto. Foto/Pin I Pai

Escrito por Christina Chang
Adaptado al español por JuanMa Bonilla
Editado por Maribel Suárez

Aquella era una fecha perfecta, donde el clima se combinó con la alegría de los voluntarios de la Fundación, quienes prepararon todo para la jornada solidaria.

Los voluntarios de Silicon Valley de Tzu Chi USA ayudan a los residentes, mientras recogen alimentos básicos gratuitos en el Banco de Alimentos Comunitario de East Palo Alto.

La pandemia de COVID-19 generó escasez de suministros e inflación de precios en el mercado de California. Por esta razón, Tzu Chi USA de Silicon Valley movilizó a 30 voluntarios para atender a 98 familias beneficiarias llegaron al Banco de Alimentos donde, además de las tarjetas también se entregó alimentos.

Voluntarios de Tzu Chi Silicon Valley entregan tarjetas de débito prepagadas a familias de la comunidad de East Palo Alto.

Preparando la cena de Acción de Gracias durante la pandemia

A medida que se acercaban las festividades de Fin de Año, muchas familias y bancos de alimentos en la comunidad de East Palo Alto sufrieron las consecuencias de aumento de precios.

Los precios han subido; ha subido el precio de la gasolina, ha subido el precio de la leche, ha subido el precio de los huevos, ha subido el precio del queso, entonces las tarjetas de débito prepagadas pueden ayudar a estas familias.

Laura Higgins, Voluntaria de Tzu Chi

Laura Higgins, una residente de la comunidad se conectó con la Fundación Tzu Chi en Silicon Valley, a través de su rol  de apoyo a la gestión de servicios de voluntariado y distribución de alimentos. Ella se convirtió en la primera residente en unirse a los voluntarios de Tzu Chi.

Laura se une a la comunidad de voluntarios de Tzu Chi y se convierte en la primera voluntaria local de Tzu Chi en East Palo Alto. Foto/Pin I Pai

El día de la distribución en el Banco de Alimentos, Laura llevó puesto su uniforme de voluntaria de la Fundación para ayudar a sus vecinos junto con los demás voluntarios de Silicon Valley.

Espero que las familias de nuestra comunidad puedan tener un Día de Acción de Gracias perfecto. Después de recibir el apoyo proporcionado por el banco de alimentos y las tarjetas de débito prepagadas de Tzu Chi, deberían poder disfrutar de su cena este año.

Laura Higgins, Voluntaria de Tzu Chi
Laura se une a los voluntarios de Tzu Chi en el banco de alimentos para ayudar a su comunidad durante la pandemia. Foto/Pin I Pai

Cuidar de las familias y orar por un feliz Día de Acción de Gracias

Ana Bel Huerta, habitante local y madre de una niña pequeña y un adolescente que asiste a secundaria en el colegio de la comunidad. Recientemente, su hijo fue diagnosticado con una enfermedad cerebral, que afecta seriamente su salud. Esta noticia llegó a los voluntarios de Tzu Chi e inmediatamente comenzaron a ayudar a la familia con asistencia financiera y comida saludable para sus hijos.

Los voluntarios invitaron a Ana Bel para que llegara al evento de distribución de alimentos y pudiera recibir los beneficios. Ella se presentó con mucha alegría y gratitud hacia los voluntarios.

Nuestra familia se va a reunir de nuevo para la cena de Acción de Gracias. Voy a utilizar la tarjeta de efectivo para comprar comida para la cena y hornear pasteles estilo mexicano para disfrutar con mi familia.

Ana Bel Huerta, beneficiaria
Por invitación de los voluntarios de Tzu Chi, Ana Bel visita el banco de alimentos para adquirir alimentos básicos para la despensa y una tarjeta de débito prepagada. Foto/Pin I Pai
Ana Bel saluda feliz a los voluntarios de Tzu Chi y les agradece por su atención y asistencia. Foto/Pin I Pai

El esposo de Luisa López, otra de las asistentes, se infectó con COVID-19 durante los meses más complicados de la pandemia. Al tener que mantenerse en cuarentena, toda la familia pasó momentos económicamente difíciles. Fue la ayuda constante de los voluntarios de Tzu Chi que permitió que ellos salieran adelante. Esto y un evento virtual de la fundación, donde Luisa conoció a la Maestra del Dharma Cheng Yen, fue lo que incentivó que ella decidiera ayudar a su comunidad.

También quiero aprender más sobre el gran amor de la Maestra Cheng Yen y convertirme en una voluntaria capaz de servir a los demás.

Luisa López, voluntaria de Tzu Chi

El día de la distribución, Luisa llegó felizmente a recibir la tarjeta de débito prepagada y comida para su cena de Acción de Gracias.

Estoy muy feliz y me siento muy afortunada. Que Dios los bendiga a todos, y gracias a Dios por permitir que muchas personas vengan a ayudar a mi familia. Después de la pandemia, nuestros ingresos se han reducido mucho. Así que la tarjeta de débito prepagada que nos donó Tzu Chi realmente nos ofreció un gran apoyo.

Luisa López, voluntaria de Tzu Chi

Los voluntarios de Silicon Valley de Tzu Chi USA ayudan a los residentes, mientras recogen alimentos básicos gratuitos en el Banco de Alimentos Comunitario de East Palo Alto.

Fomentando una nueva generación de voluntarios

Poco antes del día de Acción de Gracias, voluntarios de Tzu Chi de Silicon Valley invitaron a varios estudiantes de la Universidad de Stanford a participar en el evento de distribución en East Palo Alto.

Siete estudiantes de la Asociación Universitaria de Tzu Chi (Tzu Ching) de la Universidad de Stanford acuden al banco de alimentos para ayudar.

Roxana Arjo, una senior en la Universidad de Stanford, se interesó mucho en formar parte de esta jornada, después de que, en su universidad, conociera a May Aye, presidenta de la Asociación Universitaria de Tzu Chi en el campus. Así pudo participar en la distribución y se encargó de ser intérprete al español.

May Aye (izquierda) invita a su compañera Roxana (derecha) a unirse a Tzu Ching y participar juntas en el servicio comunitario. Foto/Christina Chang

Es bueno estar aquí porque puedo hablar español. Estando aquí puedo comunicarme con las familias. Más importante aún, pueden sentir que hay personas de afuera que están dispuestas a venir a la comunidad para brindar asistencia, empatizar con su situación y hacer que se sientan más a gusto. Estos son los objetivos que he estado tratando de lograr de manera proactiva

Roxana Arjo, voluntaria de Tzu Chi
Roxana ofrece su tiempo como traductora de español durante la distribución de socorro. Foto/Christina Chang

Cada vez que los voluntarios de Tzu Chi terminan su día de buenas labores, se llevan ese sentimiento de compasión y comparten felizmente unos con otros. Las familias de la comunidad no se van a quedar con hambre para su cena de Acción de Gracias.

Siete estudiantes de la Asociación Universitaria de Tzu Chi (Tzu Ching) de la Universidad de Stanford acuden al banco de alimentos para ayudar.

Más Noticias

X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁