Ayudando a Desconocidos Durante el Incendio Dixie en California

Región Noroeste  | 26 octubre, 2021
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Play Video

Escrito por Cody Chan
Editado por Dilber Shatursun
Traducido (español) por Gerardo Bonilla
Editado (español) por Maribel Suárez

Desde el 13 de julio del 2021, el Fuego Dixie se ha mantenido activo, causando la muerte de una persona y destruyendo alrededor de 1,329 estructuras y causó daño en otras 95. Hasta el momento el incendio se ha esparcido por cinco condados de California en los que se incluyen Butte, Plumas, Shasta, Lassen y Tehama, localizados al noreste del estado. Voluntarios de Tzu Chi San José empacaron sus suministros y se dirigieron a Chester CA, para realizar una serie de distribuciones junto con los funcionarios del condado de Plumas, a partir del 16 de septiembre. Se ubicaría en el Centro de Recuperación por Desastre de FEMA y en el Centro Recreativo de Almanor (Cal OES, por sus siglas en inglés) para comenzar a brindar ayuda de emergencia a las familias afectadas.

Voluntarios, en los cuales se encuentran CM Yung y el Director Ejecutivo de la Región Noroeste de Tzu Chi, Minjhing Hsieh, guían a los beneficiarios a través del proceso de ayuda en efectivo. Fotos / Cody Chan

Los principales artículos de ayuda incluyen mantas ecológicas cálidas de DA.AI Technology (hechas de botellas de plástico recicladas), alcancía de bambú, una carta de inspiración de parte de la Maestra del Dharma, Cheng Yen y tarjetas de débito prepagadas (cargadas con fondos, para que los beneficiarios las usen para sus gastos más apremiantes). Durante el transcurso de tres días, los voluntarios de Tzu Chi, otorgaron un total de USD$14,000 en fondos de ayuda de emergencia a 87 familias.

Nicolas Michael Bracknell, uno de los beneficiarios, nos contó sobre la dificultad que había enfrentado para recibir ayuda. Este hombre había perdido su casa rodante, la cual albergaba, los únicos recuerdos que tenía de su difunto padre. Luego explicó apesadumbrado que su solicitud de ayuda fue rechazada por otras organizaciones. Nicolas, cuyo cuerpo y rostro están llenos de tatuajes dijo: “No sé si es por mis tatuajes o por cómo me veo… pero este programa, no le dio importancia a eso y pudieron ver que necesitaba ayuda y estoy consciente de eso.“ Luego de compartir con los voluntarios de Tzu Chi quienes escucharon sus problemas Nicolas expresó, “Dios los bendiga chicos. Este programa cuenta con la compasión y el entendimiento y me ayudaron cuando nadie me hubiera ayudado“.

Restos de la casa de la familia Bartlett después del Fuego Dixie. Foto / Cody Chan

Otro par de beneficiarios fueron Sherry y Kevin Barlett quienes habían residido por diez años su casa en Canyondam, CA en donde tenían dos perros y un pequeño nido de gallinas. El área donde vivían estaba rodeada de árboles que ofrecían privacidad y aislamiento, este era nuestro hogar, pero después del Incendio Dixie, un remolque es nuestra vivienda, recordando lo ocurrido y la pérdida de su casa. Kevin nos dijo que pudieron salvar a los perros, pero no a las gallinas. Al visitar los restos de su casa, Sherry mostró a los voluntarios de Tzu Chi, lo que quedaba del gallinero. “Fue devastador“, confesó Sherry entre lágrimas; “Es el peor sentimiento que he tenido. Solo quieres irte a casa“. Kevin por su parte comentó con énfasis que: “Si no has pasado por esto, no hay forma de que puedas explicarlo“.

Ya de vuelta al Centro de Recuperación en Chester, Sherry comentó sobre la asistencia que recibieron de los voluntarios de Tzu Chi. “Pensé que Tzu Chi era realmente increíble. Ustedes fueron amables, serviciales y se preocuparon por lo que estaba pasando en nuestra vida a pesar de no habernos conocido antes“.

Voluntarios de Tzu Chi hicieron un viaje a Greenville, CA, donde vieron la ciudad destruida. Fotos / CM Yung

Los voluntarios de Tzu Chi, visitaron la ciudad de Greenville en California, una ciudad que alguna vez fue histórica y que ahora es simplemente un terreno baldío luego del Fuego Dixie. Los edificios se quemaron hasta los cimientos y las farolas se derritieron hasta el suelo. Luego de ver la devastación de primera mano, los voluntarios de Tzu Chi que habían estado ayudando a los sobrevivientes de incendios en todo el norte de California, les dieron un recordatorio de por qué poner la compasión en acción es tan crucial, y por qué es esencial ayudar a nuestros vecinos, sin importar si los conocemos o no.

Más Noticias

X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁