Voluntarios De Tzu Chi América Latina y EE.UU. Celebran En Línea El Año Nuevo Lunar

Oficina Nacional  | 1 Marzo, 2021
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Play Video

Escrito por Hernán Goicochea
Editado por Maribel Suárez y Gerardo Bonilla

El domingo 21 de febrero, voluntarios de las diferentes oficinas Tzu Chi en América Latina y EE.UU. llevaron a cabo la celebración virtual del Año Nuevo Lunar. Un acontecimiento histórico: el primero en unir a voluntarios de dos continentes, en una sola celebración tradicional.

La Plegaria 2021, una ceremonia de bendición, que se lleva a cabo todos los años para celebrar la bienvenida del Año Nuevo Lunar, empezó con la presentación de los acontecimientos más importantes de los esfuerzos de alivio que han llevado los voluntarios de Tzu Chi a países latinoamericanos como Honduras, Ecuador y República Dominicana en los últimos años. Seguidamente, saludo de Bienvenida a cargo de la Maestras de Ceremonia, voluntarias, Mariana Ju y Tina Hsieh, procedieron, dando discursos cortos en español y chino mandarin.

‘’El tema de este año es: Gran educación, para beneficiar a los demás; hacer buenas obras, para traer la paz, en el mundo. La pandemia, nos ha enseñado la importancia de cuidar el medio ambiente y respetar todas las vidas, debemos levantar nuestra cabeza arrepintiendonos e inclinar la cabeza expresando nuestras gratitud”, fueron palabras de la voluntaria Mariana Ju, concluyendo, que debemos ayunar, y llevar una dieta vegetariana en pro de una buena salud y convivencia con los seres vivientes.

Luego, la voluntaria Tina Hsieh expresó: “El año pasado fue un año lleno de desgracia. Sea por el virus o por los desastres naturales causados por el calentamiento global. Sin embargo, las huellas de los voluntarios no han parado. Con la sabiduría y la compasión, ellos han llevado ayuda a 119 países del mundo”. Luego, se continuó con las presentaciones de los videos, que mostraban los esfuerzos realizados por los voluntarios de Tzu Chi durante los momentos de emergencia mundial en 2020.

Voluntarios de la oficina Tzu Chi Argentina, se sientan en familia para ver la transmisión en vivo de La Plegaria 2021. Foto: cortesía de Tzu Chi Argentina
Voluntarios de la oficina Tzu Chi Chile, se paran al lado de la televisión al momento que aparece en la pantalla un letrero de agradecimiento por su gran esfuerzo. Foto: cortesía de Tzu Chi Chile

Mientras se reproducen los videos, los voluntarios y beneficiarios de distintas partes del mundo se conectaron a la ceremonia, y continuaban enviando mensajes a través del cuadro de chat, ubicado debajo de la pantalla. Algunos beneficiarios, conmovidos por los esfuerzos de los voluntarios, aprovecharon el momento para agradecer a la fundación por toda la ayuda que brindaron en el pasado.

Desde el centro de jornaleros de la ciudad de Mountain View California, les saludamos y agradecemos los beneficios que han traído a la humanidad. ¡Gracias siempre!

Maria Marroquín Beneficiaria Ciudad de Mountain View, California

Es una tradición de Tzu Chi, celebrar el Año Nuevo Lunar. Tradicionalmente, las celebraciones se realizan de manera presencial, y en múltiples ocasiones por cada sucursal y oficina de la fundación budista. En cada ocasión, los voluntarios entregan a los invitados Hongbao, o sobres de color rojo, como manera de brindarles buena suerte y prosperidad. De hecho, dentro del mundo de Tzu Chi, aquella práctica tiene un significado más profundo y espiritual: es un regalo personal de la fundadora, la Venerable Maestra Cheng Yen, el cual representa sus bendiciones para todos.

Sin embargo, debido a la pandemia de COVID-19 que aún continúa, este año los voluntarios, se vieron obligados a realizar el evento de manera virtual, por medio de la aplicación de videoconferencias Zoom. Y debido a la circunstancia, no se pudo coordinar la entrega de sobres rojos. Pero, como dice el aforismo Jing Si “sea agradecido ante la adversidad; oportunidades como esta no se presentan fácilmente”, la transmisión del evento en vivo hizo posible la unión entre la comunidad global de voluntarios en América Latina y los EE.UU., al poder celebrar todos juntos la bienvenida del Año del Buey.

“Aunque estamos en diferentes países, pero gracias a la tecnología de hoy día, estamos unidos en este día especial”, dijo Mariana Ju.

De hecho, durante la celebración en línea, voluntarios de 11 países latinoamericanos y tres estados en los Estados Unidos (California, Florida y Nueva York) sintonizaron, el evento virtual. Entre los países latinoamericanos, estuvieron voluntarios de las oficinas Tzu Chi en Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, República Dominicana, Ecuador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua y Paraguay. Además, hubo asistentes de países como Rusia y Taiwán. Haciendo un total de al menos 252 asistentes en línea.

Voluntarios de la oficina Tzu Chi Ecuador, se sentaron juntos, bajo un solo techo, para ver la transmisión en vivo de La Plegaria 2021. Foto: cortesía de Tzu Chi Ecuador
Cada voluntario de la oficina Tzu Chi Paraguay - Asunción, sintonizaron sus teléfonos móviles para ver el evento. Foto: cortesía de Tzu Chi Paraguay

Además de presentar videos que mostraban los esfuerzos de los voluntarios, también hubo otras presentaciones durante el evento. Dos presentaciones del baile de señas, una fue presentada por voluntarios de las diferentes oficinas en América Latina, y la otra por el equipo de baile Tzu Chi en los EE.UU. Otras presentaciones, fueron las exhibiciones de fotos, agradeciendo a cada uno de los voluntarios en América Latina por sus grandes esfuerzos. También, hubo una presentación especial del voluntario Phil Huang, donde en su discurso, habló de su motivación para convertirse en vegetariano. Cabe destacar las presentaciones de la voluntaria Debbie Chen, encargada de asuntos latinoamericanos, y muy en especial la bendición de nuestra querida Maestra Cheng Yen, desde la Morada Jing Si, en Taiwán, siendo lo más relevantes del evento.

Es tan difícil practicar y caminar en el camino del Bodhisattva, pero ustedes [los voluntarios latinoamericanos] se cultivan con seis perfecciones de Infinitos Dharmas y mantienen la sabiduría de la generosidad, honestidad, paciencia, esfuerzo y meditación. Por eso pueden cambiar bien y lejos en el camino del Bodhisattva.

Maestra Chen Casa Morada Jing Si
Voluntarios de las diferentes oficinas Tzu Chi en América Latina exhibieron sus mímicas del baile de señas. Entre los países, estuvieron voluntarios de Paraguay, Ecuador, Nicaragua, Guatemala y Honduras.
El equipo de baile de Tzu Chi, de los EE.UU., también exhibieron sus actuaciones del baile de señas.

El momento más conmovedor del evento, fue cuando algunos voluntarios de la fundación expresaron sus votos. Entre ellos, estuvieron Ramón Martinez de la República Dominicana y Jenyffer Ruiz del Ecuador. 

En su discurso, Ramón recordó que en 1998, tras el paso del huracán George por la República Dominicana, su comunidad de La Ramona quedó devastada. No tenían escuela, ni un lugar donde estudiar. Entonces, cuando la fundación Tzu Chi construyó la Escuela Primaria, Ramón se sintió contento al tener un lugar donde recibir una buena educación. Conmovido por el amor y la compasión de todos los voluntarios, decidió unirse como uno más. Debido a ese gran amor que recibió, hoy los invita a todos a ser lo mismo. “Realmente es una experiencia muy hermosa, llevar amor a través de la fundación, a través de las enseñanzas de la Maestra [Cheng Yen]”, dijo.

Por otro lado, Jenyffer expresó que su motivación, para convertirse en voluntaria surgió de la oportunidad de poder ayudar a quienes sufrieron pérdidas durante el terremoto del 2016, en Ecuador. Y a través de los años, por medio de las enseñanzas de la Maestra Cheng Yen, esa motivación se fue profundizando, poco a poco descubrió, que su misión no es solamente llevar alivio económico a las personas que sufren, sino que va más allá. “Debemos recordar que hace 55 años, la Maestra empezó con una sola motivación: la del gran amor. Gracias a la compasión, al gran amor de la Maestra, miles de personas han podido aliviar su dolor en los momentos más difíciles. La misión es de cambiar el chip, es de enseñar a las personas a ser más solidarias”, dijo Jenyffer durante su discurso.

Ramón Martinez, de la oficina Tzu Chi República Dominicana, fue el segundo voluntario en expresar su voto durante el evento en línea.
Jenyffer Ruiz, de la oficina Tzu Chi Ecuador, fue la cuarta voluntaria en expresar su voto durante el evento en línea.

Luego de varias presentaciones y discursos en video, la celebración en línea llegó a su fin con las palabras de bendición de la Venerable Maestra Cheng Yen, seguido por una oración en grupo. En su discurso, la Venerable Maestra Cheng Yen, habló sobre la importancia de inspirar a los demás en hacer el bien, especialmente en familia, con el fin de poder lograr una verdadera paz en el mundo.

Se dice que una familia que hace el bien gozará de bendiciones. En una familia, si a más miembros les va bien, la familia disfrutará de más paz y seguridad. Es lo mismo para una comunidad donde hay más familias que hacen el bien. Entonces, si todos en el mundo pueden amarse unos a otros, y a todos los seres vivos, habrá una verdadera paz en la tierra.

Venerable Maestra Cheng Yen

Más Noticias

X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁