Tzu Chi distribuye alimentos a familias en Houston, Texas

Región Sur  |  1 febrero, 2022
La distribución de alimentos ejecutada por la Oficina sureña de Tzu Chi, se desarrolló bajo una tormenta de lluvia y vientos. Nuestros voluntarios no se movieron del lugar a pesar de las condiciones climáticas.

Escrito por Sung-Jan Lin
Adaptado al español por María José Pacheco Valles
Editado por Maribel Suárez

La Navidad es una época llena de alegría, de amor, durante esos días parece que todo está bien, que estar feliz es fácil, que habrán celebraciones llenas de comida y regalos debajo de los árboles, sin embargo según una encuesta Deloitte hecha a finales de 2021, se reportó que un 11.5% de ciudadanos americanos no celebrarían la cena navideña ni de Año Nuevo, debido a no contar con el dinero necesario para cubrir los gastos de estas fiestas. No es un secreto que los últimos años han sido particularmente difíciles, para millones de personas, la inflación en Estados Unidos – que ha alcanzado su punto más alto desde 1990 – unida a las consecuencias sociales derivadas del impacto del COVID – 19, han hecho que el simple hecho de tener comida sobre la mesa sea imposible para familias que luchan cada día por sobrevivir.

Rayos de luz en medio de la tormenta

Tratando de que esa lucha sea un poco menos dura, el pasado 18 de diciembre la Oficina Regional Sureña de Tzu Chi USA y el Banco de Comida de Houston unieron fuerzas, para brindar ayuda a familias necesitadas y así pudieran tener comida sobre sus mesas en las festividades. Ambas organizaciones han trabajado juntas desde agosto de 2020, ofreciendo alivio a todos aquellos que lo necesitan. El evento tuvo lugar en el Salón Jingsi de Tzu Chi cerca de Chinatown, en Houston, Texas.

Los voluntarios grabaron un video para desearle feliz año a la Maestra Cheng Yen. Photo/Jong Wu

Nuestros voluntarios – además de alimentos – repartieron esperanza y alegría a todos los que se acercaron a pesar de la lluvia. El ambiente estuvo cargado de risas, armonía y solidaridad. Se pronostican fuertes lluvias para ese día, por esto los voluntarios de Tzu Chi armaron carpas, para brindar protección contra la tormenta. Sin embargo después de las 11 de la mañana las condiciones meteorológicas empeoraron. Los fuertes vientos amenazaban con arrancar las carpas, pero los trabajadores reaccionaron rápidamente y las ataron para garantizar así la continuidad del evento.

Aunque el cielo estuvo completamente gris, el viento amenazaba y la lluvia no dejaba de caer, los voluntarios, se convirtieron en pequeños rayos de luz que iluminaron la vida de los que se acercaron al evento. Con sonrisas en sus rostros y sus abrigos mojados repartieron la comida y desearon felices fiestas. Fiestas que serían posibles gracias al trabajo de todos los involucrados en este evento.

Penny Liu, voluntaria encargada de la distribución, dijo que “aprecio y admiro a los voluntarios por su perseverancia. Mostraron una verdadera dedicación en una situación difícil”. El trabajo de los voluntarios durante la distribución de alimentos en Houston, es un ejemplo de lo que hacemos desde Tzu Chi; brindar ayuda en tiempos de incertidumbre sin importar las condiciones que nos amenacen. La caridad y las ganas de aliviar el peso de los más necesitados nos impulsan a seguir trabajando día tras día teniendo la certeza de que un poco de solidaridad genera grandes cambios.

Desafíos del Voluntariado de Tzu Chi Durante COVID-19

El mundo tal cual lo conocíamos ha cambiado. Nuestra sociedad no es la misma, ahora seguimos aprendiendo a enfrentarnos a las consecuencias derivadas de la pandemia de COVID – 19. Salir a la calle, ver a nuestros familiares, ir a la escuela… Nada es igual. Es por esto que – como seres humanos, como sociedad – nos vemos obligados a adaptarnos, pero sobre todo a buscar soluciones, que alivien estas consecuencias.

Cada área de la sociedad, se ha visto afectada por la pandemia, una de ellas ha sido la filantropía. La manera de acercarse a las personas en situación de vulnerabilidad es diferente, así como también, lo son las necesidades, ahora existen nuevos desafíos y hay que trabajar en conseguir la mejor manera de proporcionar alivio a los más vulnerables.

La Oficina de la Región Sur de Tzu Chi, se ha enfrentado a todos estos obstáculos producidos por la pandemia. Han logrado mantener a los voluntarios sanos y al mismo tiempo no han dejado de ayudar. A principios de 2020 implementaron una ingeniosa manera de llegar a las familias en necesidad. Lograron distribuir comida, evitando el contacto, por esto inauguraron un programa de “auto – servicio”. Los voluntarios implementaron medidas de prevención, para los voluntarios y asistentes del evento de distribución de alimentos. Para nuestra organización es indispensable encontrar caminos que nos sigan llevando a todos aquellos que necesitan de una mano amiga. Ahora más que nunca, cuando – según un reporte oficial de la ONU – cerca de 811 millones de personas sufrieron de desnutrición en 2021, como consecuencia del COVID – 19. En el mismo reporte la ONU hace un llamado a todos los políticos y líderes, para que diseñen políticas y programas destinados a ayudar a los más vulnerables.

Lo que Mueve Nuestro Corazón

La pobreza no es sólo material, existe otro tipo – quizás el más difícil de atacar – y es la pobreza espiritual. En Tzu Chi USA, también luchamos contra esa pobreza, esa que yace en los corazones de miles de personas, y que puede acabarse cuando aceptamos dar. Dar para recibir.

Nuestro trabajo está motivado por el altruismo y por la creencia inefable que tenemos en la interconectividad de los seres humanos. Creemos que si muchos de nosotros unimos nuestros esfuerzos podemos generar grandes cambios en las vidas de aquellos que sufren día tras día.

En Tzu Chi, somos una organización Budista y nuestra misión principal. ” Es ayudar a aquellos en gran necesidad con amor y cariño’’ Somos una gran familia en éste planeta, es lo que mueve nuestros corazones, es brindar alivio al sufrimiento humano en todos sus niveles. Físico y espiritual. Nuestros problemas se manifiestan de muchas formas, algunas ni siquiera las entendemos. Pero si nos encargamos de alimentar nuestro espíritu, de creer en que somos capaces de ayudar, nos convertimos en luz, para los que atraviesan campos en completa oscuridad. La fuerza espiritual nos dará lo necesario para enfrentar los problemas materiales que se presentan.

Cada una de nuestras misiones de ayuda responde a la pregunta, ¿por qué?, tratamos de entender, de examinar la razón que se esconde en ese problema. Si existe es porque también existe la manera de solucionarlo. Y esa es nuestra intención; encontrar una solución para todos, una solución que alivie la carga material, pero sobre todo espiritual.

Cuando ayudamos a los demás, nos ayudamos a nosotros mismos. Nos esforzamos por mantenernos en un estado de abundancia.

A pesar de la inclemencia del clima, nuestros voluntarios repartieron alegría en todo momento. Photo/Jong Wu

Como organización también invitamos a otras personas para que vivan una vida con intención, de descubrimiento personal, una vida al servicio. Con cada acto de servicio y esfuerzo voluntario, Tzu Chi espera difundir las enseñanzas de Buda que son universalmente aplicables y profundamente significativas.

Nuestra existencia es pasajera. Somos seres impermanentes, sin embargo podríamos convertir nuestra vida en un acto de amor, de servicio. La Maestra Cheng Yen, fundadora de Tzu Chi, nos da una bella explicación de esta impermanencia terrenal, “la vida es tan corta y tan transitoria como el rocío o el relámpago. Pero uno puede hacer muchas buenas obras en su corta vida. Un pequeño acto amable puede tener un gran impacto; un pequeño acto malvado puede traer un gran desastre al mundo”.

Son esos pequeños actos, los que mantienen el espíritu de nuestra organización. Somos esos rayos de luz en medio de tormentas, así como lo demostraron nuestros voluntarios en Houston.

La entrega de alimentos en Houston fue una muestra de todo el trabajo de la fundación durante estos años. Estar allí dispuestos ayudar con pequeños actos de servicios. La Oficina del Sur de Tzu Chi demostró que – a pesar de la incertidumbre reinante – la fundación estará haciendo lo posible por llenar de luz el mundo.

El evento fue impactado por fuertes vientos producto de la tormenta. Photo/Jong Wu

Más Noticias

X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁