El “Reto de 21 Días Saludables” de Tzu Chi, un Programa Vegetariano

Región Noreste  |  8 septiembre, 2022
Los platos preparados por los voluntarios de tzu Chi con menos aceite, sal y azúcar fueron un éxito. Foto/ Yuchen Chiu

Escrito por Lilian Kuo & Daphne Liu
Adaptado al español por JuanMa Bonilla
Editado por M. Carolina Saheli

El “Reto de 21 días saludables”, un evento muy esperado, fue lanzado el 16 de mayo del 2022 por los voluntarios de la Oficina Noreste de Tzu Chi en Long Island luego de varios preparativos. Un total de 30 personas participaron en la primera fase del reto. Después de 21 días de obtener platos de comida gratuitos por parte de Tzu Chi, ellos no solo disfrutaron de comida vegana y vegetariana deliciosa, sino que también aprendieron más sobre la filosofía de la protección del medio ambiente a través de su participación.

La Oficina de Tzu Chi de la región noreste en Long Island lanzó con éxito la campaña “Reto de 21 días saludables” en mayo y distribuyó platos de comida vegana saludable. Foto/Shen Liangkuan

Un restaurante dió su apoyo

Lilian Kuo, una voluntaria de Tzu Chi del grupo de Long Island, se dió cuenta que, desde la pandemia, el 80% de las personas que llegaban a la casa club de Tzu Chi Long Island a recibir alimentos eran hispanos y el resto formaban parte de otros grupos étnicos. “Hemos tenido visitas de nutricionistas que vienen a enseñar cómo lograr una dieta saludable, pero nada parece que funciona”, dijo ella. “Así que los voluntarios nos pusimos a pensar juntos y encontrar la forma de ayudarlos”, concluyó.

Al aprender todo sobre los beneficios del “Reto de 21 días saludables” con una dieta a base de vegetales que se practica en Malasia y Taiwán, Lilian Kuo, al ver que mucha gente de la comunidad era obesa lo cual es un riesgo para su salud, inició una recolección de fondos para preparar platos de comida saludables con menos aceite, sal y azúcar. Con el fin de dárselos a los residentes con un nivel alto de obesidad que llegaban a recibir comida.

La voluntaria de Tzu Chi Lillian Kuo (derecha) luchó con varios obstáculos, pero lanzó el reto de 21 días exitosamente. Foto/ Liangkuan Shen
Los voluntarios de Tzu Chi preparan platillos saludables con menos aceite, sal y azúcar para la gente con obesidad alta. Foto/ Liangkuan Shen

¿Quién podía preparar platillos así?

¡Encontrar un restaurante que prepare platillos vegetarianos saludables durante los 21 días fue el mayor reto de la campaña! Luego de muchos rechazos, el director del restaurante Chuan 88, ubicado en Little Neck, Queens, Danny Chan, quien también es un voluntario de Tzu Chi, accedió a ayudar con la elaboración de los platos de comida. Se esperaba que todo fuera sencillo, pero fue un gran reto. El gerente del restaurante comentó que no podrían alcanzar los requerimientos del reto. Durante la segunda reunión general, Lilian Kuo se preocupó al recibir la noticia de que el restaurante se había detenido.

Lilian pasó malos momentos durante esa reunión. El anuncio de la campaña había sido lanzado, los preparativos de todo estaban casi terminados, ¿Cómo era posible que no iban a tener la comida? Sin embargo, la perseverancia se podía acabar, Lilian mantuvo la esperanza y aceptó el reto.

Danny Chan le explicó varias veces al dueño el significado e importancia de las buenas acciones que estaban haciendo. “Tuvimos muchos ensayos con el gerente, y al final obtuvimos resultados positivos”. Al final, el gerente y el dueño quedaron convencidos y esto permitió que el plan continuará normalmente.

Debemos encontrar la solución cuando hay un problema. La comida vegetariana será la comida saludable primordial en el futuro.

Danny Chan
Director del Restaurante Chino Chuan 88

Long Island en acción

Debido a la limitante del presupuesto, solo había 30 puestos disponibles para la primera fase. Entre las personas que se apuntan para el evento, las que sufren de presión alta, colesterol alto y tienen diabetes fueron los candidatos con prioridad. El reto provee a los candidatos con: cajas de comida saludable gratuita durante 21 días y consultas físicas gratuitas antes y después del programa para que conozcan el cambio en su salud luego de los 21 días.

Se les realizó el primer examen físico a los participantes y este fue el punto de referencia del reto de 21 días. El presidente de la Asociación Médica Internacional de Tzu Chi (TIMA, por sus siglas en inglés) de Long Island, Joe Chang, recomendó al médico de medicina interna Warren W. Hsu para ayudar con los asuntos relacionados con la medicina. Luego de conocer sobre el programa, el doctor Hsu contactó a su proveedor de exámenes de laboratorio para que le ayudara a proveer exámenes de bajo costo para los participantes. El doctor Hsu llevó a las enfermeras de su clínica y todo el equipo necesario para hacer exámenes de sangre a las oficinas de Tzu Chi para que los participantes no tuvieran que movilizarse. La toma de exámenes era un punto clave para que el programa se pudiera hacer de forma exitosa.

La mayor parte de los participantes del programa viven en Freeport, un vecindario al sur de Long Island. La mayor parte de residentes de la zona son hispanos y tiene la tasa más alta de desempleo debido a la pandemia. Los dos voluntarios hispanos intérpretes en la sesión informativa eran de baja estatura y pesaban más de 170 libras. Uno de ellos, Gladys Chica, no solo tiene un problema de peso, sino también antecedentes familiares de hiperglucemia. Incluso necesitó ayuda para subir unos pocos escalones hasta el escenario.

Los voluntarios esperan que más personas participen. Foto/Liangkuan Shen
Los voluntarios esperan ayudarlos a cambiar sus hábitos alimenticios para que todos estén más saludables. Foto/Liangkuan Shen

Gladys, la voluntaria traductora a español, ha sido un gran apoyo para Tzu Chi, ella aprecia mucho la dedicación y el compromiso de los voluntarios con el programa. Se ofreció a hacer de su casa un punto de encuentro para que todos los participantes pudieran recoger sus comidas sin tener que ir al restaurante.

Mi corazón estaba lleno de emoción, lleno de la emoción de ayudar a la gente. Soy católica, pero creo que lo que comparten todas las religiones es nunca darse por vencido. Si crees en Dios, no importa en qué Dios creas, te conmueves más fácilmente y tu alma se eleva más. Los humanos no somos perfectos, es por eso que tenemos que vivir vidas más significativas.

Gladys Chica
Voluntaria de Tzu Chi

Entregar los platos de comida fue otro reto grande para el proyecto. El primer día, Lilian Kuo y su esposo manejaron por más de media hora entregando la comida de casa en casa y se encontraron con mucho tráfico, lo cual los atrasó otra media hora. Sin embargo, los demás voluntarios se ofrecieron a entregar los platos de comida.

Una de las participantes, Maria Mustafa, llegó a la casa de Gladys a tiempo para recibir su almuerzo. Maria pensó que la comida estaba deliciosa y saludable. Ella dijo, “Gracias a Dios mi amiga me trajo aquí a almorzar, estoy muy contenta de tenerlos a ustedes, amo la comida. Dios los bendiga a todos”.

Cuando Maria se dió cuenta que los voluntarios se habían tomado mucho tiempo planificando el programa y todos los contratiempos, incluyendo el tráfico, ella dijo que estaba muy agradecida y se apuntaba a recoger sus alimentos. El primer día, ella y otro participante fueron al restaurante a las 5:00 p.m. con la idea de ayudar a los voluntarios con las entregas. También coordinaron con otros participantes para que ellos recogieran la comida en ubicaciones designadas. Gracias a la iniciativa de Maria y otros participantes, los demás comenzaron a hacer lo mismo ayudando con las dificultades de las entregas.

El amor de Tzu Chi conmovió a los participantes, muchos de ellos se ofrecieron a ayudar a recoger y entregar las comidas. Foto/Tianyu Wang
Los participantes se ofrecieron a dar sus hogares como lugar de recogida para que otros participantes pudieran recoger sus comidas cerca. Foto/ Tianyu Wang

La dieta vegetariana tuvo buena recepción

Yehaida, otra participante, después de recibir algunos platos de comida en la casa de Gladys, los entregó a 6 participantes. La madre de Yehaida tuvo cáncer hace dos años y el doctor le pidió que cambiara su dieta a una dieta vegetariana. Los alimentos del “Reto de 21 días saludables” cumplían con las necesidades de su madre y eran deliciosos. Ambas estaban muy agradecidas por poder participar en el programa y también ayudaron a los voluntarios.

Cuando Yehaida se dió cuenta que una dieta vegetariana puede salvar al mundo, ella les comentó a los voluntarios, “Es genial que comer vegetales pueda hacerte más saludable y salvar el planeta”. Tomó las cajas de comida y se retiró a hacer las entregas.

Después de que la hermana de Gladys probara los platos veganos, la familia comenzó a reunirse para ir a las tiendas de comestibles chinas donde hay más opciones de vegetales. Ella preguntó a varios de los participantes que fueron a recoger las comidas si les gustaba la comida proporcionada por Tzu Chi. Una persona le respondió que en una escala del 1 al 10, le daría un 20.

No puedo creer lo bueno que fue. ¡Muchas gracias a todos! ¡Ustedes son una gran organización, sus voluntarios son los mejores! Como una familia para mí”.

Mary Langumas
Participante en el Reto Saludable de 21 Días de Tzu Chi

Al principio, a los voluntarios les preocupaba que los participantes tiraran la comida porque no estaban acostumbrados a comer comida china con menos aceite, sal y azúcar. El primer día del programa, los voluntarios entrevistaron a los participantes por teléfono por la noche y les preguntaron cómo estaban reaccionando a la comida. Según Lilian Kuo, “Al principio, lo que nos preocupaba era que tiraran la comida. Después de asegurarnos de que no iba a pasar, nos sentimos aliviados”. Inesperadamente, unos días después del lanzamiento de la campaña, los voluntarios se sorprendieron al descubrir que era muy popular.

Muchos participantes se conmovieron y querían retribuir. Foto/ Yu Chen Chiu
Los voluntarios de Tzu Chi trajeron amor a la comunidad hispana. Foto/ Yu Chen Chiu

No se esperaba que el Desafío brindara tanta ayuda y calidez a la familia de un paciente con cáncer, y no se esperaba que atrajera a los participantes a unirse y dar. Al recordar los desafíos del proceso de preparación, Lilian Kuo se preguntó varias veces cómo llevar a cabo una campaña tan grande. La respuesta entusiasta la impulsó a no darse por vencida y se alegró aún más de haber insistido en hacer que las personas fueran más saludables.

El equipo de voluntarios en Long Island está promoviendo activamente la idea de que el vegetarianismo es una forma compasiva de proteger la vida y salvar el planeta, y, al mismo tiempo, crear conciencia sobre la importancia de la salud en la comunidad hispana. Los voluntarios también esperan tener más fondos para incorporar a más participantes, ayudando así a las personas a cambiar sus hábitos alimenticios para que todos puedan disfrutar de comida gourmet mientras mantienen una buena salud.

El siguiente paso para los voluntarios de Tzu Chi es promover el concepto de comida vegetariana para el cuidado compasivo de la vida y la protección del medio ambiente para salvar la Tierra. Foto/ Yu Chen Chiu

Más Noticias

X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁