Reapertura de la clínica gratuita en la comunidad de Milpitas

Región Noroeste  |  19 septiembre, 2022
El equipo médico de la región noroeste de Tzu Chi reanudó los servicios de la clínica gratuita en la comunidad de Milpitas el 26 de junio. Los niños que visitaron la clínica agradecieron a los voluntarios con alegría. Foto/Shangbin Zhang

Escrito por Shuhua Li
Adaptado al español por JuanMa Bonilla
Editado por M. Carolina Saheli

La clínica de Tzu Chi en la comunidad de Milpitas, la cual había estado cerrada por casi tres años debido a la pandemia de COVID-19, reanudó sus servicios el 26 de junio del 2022 de 9:00 a.m. a 3:00 p.m. Esa mañana, un equipo de voluntarios médicos de Tzu Chi de la región noroeste intercambió saludos mientras preparaban el equipo médico de cada departamento para la apertura de la clínica gratuita.

Se reanuda la clínica gratuita a pesar de las dificultades

La comunidad de Milpitas reanudó la clínica gratuita Tzu Chi, adoptando el sistema de citas para administrar el flujo de gente. Foto/Shangbin Zhang
Antes de ingresar a la clínica, los pacientes deben hacerse una prueba de COVID 19 en la estación de prueba rápida. Foto/Shangbin Zhang

Tres años es mucho tiempo para posponer atención médica esencial. Muchos residentes de la comunidad de Milpitas confían en el equipo médico de Tzu Chi para recibir servicios que son particularmente muy difíciles de recibir en otros lugares. Los voluntarios de la Región Noroeste de Tzu Chi estaban encantados de reanudar la clínica gratuita y ver algunos rostros familiares.

El equipo médico de Tzu Chi de la región noroeste se reunió durante la pandemia para planificar qué servicios médicos gratuitos llevarían a la comunidad de Milpitas. Además de los servicios que ya ofrecían como servicios dentales y medicina tradicional china, se agregaron servicios de medicina interna, oftalmología y quiropráctica con el fin de dar servicios más completos a los residentes.

Tomando en cuenta los contagios por la pandemia, la clínica también adoptó una modalidad de citas en la cual los pacientes debían reservar previamente por teléfono para evitar la aglomeración y asegurar el distanciamiento social dentro de las instalaciones. Al mismo tiempo, los voluntarios debían llevar su cartilla de vacunación y hacerse pruebas de COVID-19 en la estación designada para minimizar el riesgo de infección.

El equipo médico de Tzu Chi invitó a seis doctores y cinco enfermeras a formar parte del personal de ese día. Adicionalmente, 26 voluntarios del área de San José llegaron a ayudar y se atendió a un total de 81 pacientes de los cuales, la mayoría fueron asiáticos e hispanos.

La clínica cerró durante casi tres años por la pandemia. Esta es la primera vez que se brindan servicios médicos gratuitos en la comunidad de Milpitas desde entonces. Por lo tanto, obtener a profesionales médicos fue más difícil que en años anteriores y la organización del equipo y suplementos médicos también fue un gran reto.

Eric Kawakami
Voluntario de Tzu Chi de la región noroeste

Eric Kawakami, un voluntario de Tzu Chi que estuvo a cargo de coordinar la clínica gratuita, explicó: “Durante los últimos tres meses, los voluntarios han realizado reuniones de preparación semanales. La idea de que todo está preparado y que todos se ocupen de algo, alienta la responsabilidad y permite que este evento clínico gratuito se complete con éxito”.

Los pacientes llegaron con algún malestar, pero se retiraron con una sonrisa, lo cual fue una gran recompensa para los voluntarios. Helin Guan, un voluntario que se encarga de mantener un registro de cada paciente, mencionó que al ir a recolectar estos registros, los pacientes expresaron su agradecimiento a todo el equipo de médicos y voluntarios quienes les dieron esperanza de recuperarse pronto. Gracias a estas interacciones con los pacientes, Helin comprendió el verdadero significado de la frase, “es mejor dar que recibir”.

Una herencia muy importante

La clínica comunitaria en Milpitas agregó los servicios de diagnóstico y tratamiento de oftalmología el verano de 2022. Foto/Shangbin Zhang
El departamento de quiropráctica también se ha agregado a los servicios de la Clínica Comunitaria de Milpitas. Foto/Shangbin Zhang

La clínica gratuita no solo presenta una buena oportunidad para proveer servicios médicos a la gente de la comunidad, sino que también cultiva semillas de compasión en las nuevas generaciones. Para poder reforzar y mantener las raíces de Tzu Chi en la comunidad, los voluntarios siempre invitan a gente joven a formar parte de estos eventos. Fue encantador ver a dos jóvenes médicos unirse al equipo médico de la clínica gratuita de Tzu Chi.

El doctor Michael Chen aún tiene una apariencia juvenil, pero ha estado participando en servicios comunitarios desde que se unió a los Voluntarios Escolares de Tzu Chi, también conocidos como Tzu Shao. Incluso cuando estaba ocupado con la escuela de medicina, nunca dejó de ayudar. El doctor Chen participó mucho en los eventos de la clínica gratuita como asistente dental hasta que se graduó de la Universidad de California, San Francisco (UCSF) y obtuvo su licencia de odontología. 

Actualmente el Dr. Chen trabaja en el hospital comunitario y se encarga de atender, en su mayoría, a personas de escasos recursos. Él siempre creyó que “servir a la comunidad” es hacer lo correcto. Por esto mismo, cuando se dió cuenta que Tzu Chi iba a abrir una clínica gratuita, inmediatamente accedió a unirse al equipo y compartir su experiencia.

Otra médico jóven del equipo es hija del Dr. Kevin Huang. El Dr. Huang ha formado parte de la Asociación Médica Internacional de Tzu Chi (TIMA, por sus siglas en inglés) por más de 20 años como quiropráctico y siempre se ha preocupado por el estado emocional de sus pacientes antes de iniciar cada consulta, adoptando la filosofía de “curar el cuerpo, el espíritu y la mente”. 

Las acciones hablan más fuerte que las palabras y dar el ejemplo es clave para el Dr. Hwang. En la clínica, Dr. Hwang instruye a su hija sobre el cuidado del paciente. No solo desempeña el papel de instructor, sino también el de un padre que transmite un legado de benevolencia de “cuidar a los pacientes con el corazón”.

Cálidas interacciones entre doctores y pacientes

El vehículo Tzu Chi Da Ai es una clínica móvil que brinda servicios dentales de alta calidad durante las clínicas gratuitas. Foto/Shangbin Zhang

El equipo médico de Tzu Chi ha estado muy involucrado en la comunidad de Milpitas durante muchos años y se ha ganado la confianza de los residentes. Gracias al “boca a boca”, el equipo médico de Tzu Chi ha podido conectar con más gente con necesidad de tratamiento médico. 

La Sra. Fengyi Ren llegó a ver a un médico por recomendación del Sr. Hangsheng Ni, una persona que estuvo en el evento de Tzu Chi “Talleres para personas mayores” en el norte de California, dice, “Esta vez vine para recibir tratamiento de medicina tradicional china, con la esperanza de tratar una enfermedad ocular causada por mi sistema inmunológico comprometido”. 

Después de un cuidadoso diagnóstico y tratamiento por parte de la Dra. Shujuan Wang, Fengyi Ren dijo: “La Dra. Wang fue humilde y cálida durante la consulta. Me cuidó y me escuchó atentamente, lo que me hizo sentir muy tranquila y en paz. Esto es lo que ‘un médico benevolente’ realmente es. Estoy muy agradecida por la ayuda de los médicos y voluntarios de Tzu Chi, y definitivamente recomiendo la clínica gratuita a más amigos que la necesiten”.

Los voluntarios de Tzu Chi son muy amables y atentos. Por ejemplo, cuando entré a la clínica hace un momento, me dijeron amablemente que 'tenga cuidado con la puerta’. Todos estos pequeños detalles me hicieron sentir la calidez de los voluntarios.

Fengyi Ren
Residente de la comunidad Milpitas

“Estoy tan feliz, el Dr. Huang ajustó mi cuerpo y ahora me siento muy relajada y cómoda al caminar”, dijo la Sra. Xuue Yan, una miembro de la comunidad, con una sonrisa en su rostro mientras salía de la clínica quiropráctica del Dr. Huang. “¡Quiero recomendar esta clínica a todos mis amigos!”, comentó felizmente. 

Además de ayudarle a adaptarse a un problema de discrepancia de longitud de su pierna, el Dr. Huang también le enseñó algunos ejercicios de rehabilitación simples y divertidos, como “el superman” y “la pose de gato”, para que pudiera continuar con su rehabilitación diaria.

Voluntarios del equipo médico del norte de California se toman una foto grupal después de completar con éxito la clínica gratuita el 26 de junio. Foto/Shangbin Zhang

Yakelin Mairena, una hispana que llegó a ver al doctor con su esposo y su hijo menor, recordó la recomendación de una amiga de venir a recibir los servicios médicos gratuitos.

Ella recibió una consulta dental ese día y vio que los voluntarios le estaban explicando en detalle a su hijo menor sobre el cuidado de la salud bucal. Ella sonrió y dijo: “Los médicos aquí son muy buenos y sus habilidades son excelentes. Estoy muy satisfecha con la consulta y estoy muy agradecida por el cariño de los voluntarios aquí”.

El bienestar comienza desde adentro y requiere atención integral; nuestras mentes, cuerpos y espíritus deben estar sanos para poder vivir la vida al máximo. Las clínicas gratuitas de Tzu Chi buscan lograr la salud en todos los niveles, ofreciendo amor junto con atención médica. Ya sea que lo supieran o no, los pacientes revitalizaron a los voluntarios simplemente con su presencia, ampliando cada vez más el círculo de compasión de Tzu Chi.

Más Noticias

X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁