La Misión Médica Tzu Chi concluye con una nota positiva en Guayaquil, Ecuador

Región Oeste  |  29 enero, 2019

Se acercaba la etapa final de nuestra misión médica llevada a cabo en Ecuador. Y para concluir la gira, los voluntarios de Tzu Chi se dirigieron hacia la ciudad de Guayaquil donde brindaron atención médica a los residentes de esa área.

Nuestros voluntarios llegaron a la ciudad con la esperanza de poder brindar ayuda a personas desfavorecidas, ya que muchos de ellos buscaban tratamientos médicos porque carecían de los recursos necesarios para pagarlos. Entre la pequeña multitud de pacientes quienes estuvieron presentes, algunos fueron para recibir ellos mismos los tratamientos ofrecidos mientras que otros, traían a sus familiares.

Entre ellos, estuvo presente Andrea Solís, quien trajo a su hija pequeña. Durante 23 años, Solís ha trabajado en las calles de Guayaquil limpiando parabrisas de autos para ganarse la vida. Sin embargo, poder brindarle atención médica a su hija le suele muy difícil debido al costo alto por aquel tipo de servicio(s). Es por eso, que se siente muy agradecida.

Estoy aquí para que vean a mi hija, porque está enferma. Le vino la intoxicación por alimentos y tiene verdugones en el cuerpo, en la cara. Yo creo que es bueno que hayan venido a ayudarnos. La gente necesita asistencia médica.

Andrea Solís, residente de Guayaquil

Entre la pequeña multitud de personas, no todos estuvieron presentes para sólo recibir tratamientos. Otros residentes locales optaron por asistir como voluntarios, dedicando sus tiempos libres para ayudar a personas pasando por necesidad y quienes son menos afortunados. Siguiendo el ejemplo de nuestros propios voluntarios, estuvieron allí porque sus creencias están en línea con la de Tzu Chi: ayudar a la gente viviendo dentro de la pobreza extrema.   

Entre otros residentes, estuvo presente Segundo José Guano. Hace tres años, Guano sufrió lesiones permanentes debido a un accidente de tránsito. Y ahora, permanece en silla de ruedas sin poder caminar. Durante su visita, recibió vitaminas y medicaciones para los dolores de cabeza y mareos. Igual como Solís, también se siente agradecido por toda la atención que recibió por los voluntarios de Tzu Chi.

También, conocimos a Aurora Gascón, otra residente de la zona. A diferencia de Solís y Guano, Gascón emigró al país hace solo seis meses. Desde su llegada, ella comenzó a sufrir de dolores severos en la espalda, dejándola incapaz de agacharse y la presencia de Tzu Chi trajo consigo emociones profundas. Durante su visita, los voluntarios pudieron brindarle la ayuda necesaria.

Sinceramente, [Tzu Chi] me trató muy bien. Me encanta venir aquí. En mi caso, como inmigrante, he podido conocer a muchas personas que me han dado la mano, mientras mi familia que se encuentran en mi país no están muy bien que digamos. [Tzu Chi] en realidad merece un lugar en los cielos

Aurora Gascón, residente de Guayaquil
Play Video

Al llegar la noche, tras realizar nuevamente otra campaña exitosa de asistencia médica, los voluntarios de Tzu Chi se reunieron dentro de un restaurante cercano para llevar a cabo una bendición de a fin de año y además, aportar las bendiciones de la Gran Maestra Cheng Yen hacia todos los residentes Guayaquileños y de todo el mundo.

El poder dar no es un privilegio de los ricos. Podemos usar nuestro propio poder y corazón para ayudar a otros.

Amanda Wang, voluntaria de Tzu Chi

Más Noticias

X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁