Los Voluntarios De Tzu Chi Irradian Ternura En Long Island

Región Noreste  |  10 julio, 2020
Mientras las familias experimentan dificultades en medio de la pandemia, los voluntarios esperan que su visita sea lo más fácil posible. Sobre todo, agradable y asegurar que sepan que estamos aquí para ayudarlos.

Reportado por Richard Chuang
Escrito por Pheel Wang
Traducido por Hernán Goicochea
Editado por Maribel Suárez

En el 2013, Tzu Chi formó La Orquesta Juvenil de Long Island con el fin de unir la música junto con la caridad. Dos años después, la orquesta se unió a La Casa de Ronald McDonald (RMH) para participar cada año en el programa Little Hands Helping Little Hands (o Pequeñas Manos Ayudando A Pequeñas Manos, en español). Un programa de caridad donde los voluntarios hornean galletas y tocan música, para los residentes y sus familias. Incluso, donde los padres de algunos miembros de la orquesta se ponen también a cocinar deliciosos platos vegetarianos al estilo chino para que todos disfruten.

Pero debido a la pandemia del COVID-19, las habitaciones que normalmente ocupaban los familiares de los residentes ahora han sido asignadas para los médicos del Cohen Children’s Medical Center, el hospital infantil que queda a lado. Por lo tanto, aquellos familiares tuvieron que despedirse y hacer los arreglos necesarios para regresar a visitar a sus hijos.

Algunos padres han encontrado dificultades porque de viven en otros estados e incluso en otros países. Debido a la pandemia es difícil el desplazamiento, y al llegar al hospital el horario de visita es poco tiempo. Por toda estas circunstancias la Casa de Ronald McDonald se asegura de preparar paquetes de alimentos, para las familias mientras visitan a sus familiares podría ser la única comida que consuman durante el día.

El 12 de mayo 2020, Carol Yeh (la directora de Relaciones Públicas para la Orquesta), Richard Chuang (el líder de la Orquesta), Ashley Sung (la Directora de Música) y Alfred Chen (el Director Adjunto de Administración) llegaron a la casa con 500 mascarillas médicas de nivel 1 y 60 paquetes de alimentos. Cada paquete incluía una carta escrita por el director ejecutivo de Tzu Chi USA, 5 mascarillas, una caja de galletas Jing Si, un plato de fideos instantáneos vegetarianos, un paquete de chocolate caliente en polvo, papas fritas y galletas.

Cada paquete de comida incluye una carta escrita por el director ejecutivo, mascarillas, una caja de galletas Jing Si, un plato de fideos instantáneos vegetarianos, un paquete de chocolate caliente en polvo, papas fritas y galletas.
Jovann Dixon, directora de la Casa Ronald McDonald, se toma una foto junto con voluntarios de Tzu Chi.

La directora de la casa, Jovann Dixon, salió para darle la bienvenida a los voluntarios. Al hacerlo, se sintió profundamente conmovida y dijo que en este momento, que la presión es tan alta como la mano de obra es escasa y tienen que tener mucho cuidado con la seguridad de todos, estaba agradecida por haber recibido los suministros adicionales. Las familias que vienen a visitar pueden recoger estos paquetes rápidamente y pasar más tiempo con sus hijos. Ella espera que la pandemia pase pronto, y que los miembros que están en la orquesta (al igual que sus padres) puedan regresar para hornear galletas, preparar comidas y tocar música para los residentes.

Sin embargo, el deseo de servir con amor no se detuvo aquí.

Jovann Dixon habla sobre los efectos que la pandemia del COVID-19 ha tenido en la Casa Ronald McDonald.
En los últimos cinco años que han estado visitando la casa para hornear galletas y tocar música, los voluntarios nunca tuvieron la oportunidad de tomar una foto del payaso Ronald McDonald. Esperamos volver pronto para nuevamente traer sonrisas a las caras de los residentes.

Alcancía de Bambú Financia Comidas Para Los Ancianos

Mientras las comunidades de Long Island seguían diligentemente las órdenes de quedarse en casa para evitar la propagación del virus, Carol Yeh decidió utilizar el tiempo para averiguar sobre algunas formas en que podría contribuir. Ella envió mensajes a miembros de distintos grupos sobre una comunidad de bajos ingresos cerca del Tzu Chi Great Love Kindergarden, el jardín de infantes establecido por la fundación. Dentro de esta comunidad, muchas de las personas necesitadas son ancianos o de tercera edad. Algunos también viven con problemas de salud mental y podrían necesitar ayuda durante este momento extremadamente difícil.

Estos valiosos ancianos son atendidos por el Centro Comunitario Judío (JCC, por sus siglas en ingles), una organización internacional que se dedica a servir a la comunidad judía en varias ciudades. Ahí, se realizan actividades regulares y les ofrecen almuerzo gratis. Sin embargo, durante la pandemia, algunos miembros sabían que por su edad tenían alto riesgo de contraer el virus. Para no correr el riesgo, prefirieron no salir a la calle, lo cual hacía que la compra de productos esenciales se convirtiera en una tarea difícil y a veces aterradora.

Tampoco podían ir al centro comunitario para participar en actividades y acceder a las comidas gratuitas. Mientras continuaba la pandemia, el centro judío también experimentó una reducción en suministros y mano de obra. Sintiendo que la presión aumentaba, el personal del centro esperaba que más grupos pudieran ayudarlos. De hecho, estaban preocupados de que solo podrían proporcionar comidas frías para los ancianos. Pero cuando se enteraron de que la fundación Tzu Chi podría ayudar a preparar platos vegetarianos chinos para los ancianos, le dieron la bienvenida con una gran sensación de alivio. Los voluntarios también estaban más que felices de ayudar a los miembros de esa comunidad de ancianos.

Después de evaluar sus necesidades, los voluntarios de la orquesta se comprometieron a preparar almuerzos gratuitos para el centro judío. Además, hablaron sobre distintas formas de recaudar fondos para el costo de las comidas. Al hacerlo, establecieron una meta a corto plazo para recaudar lo suficiente para 60 comidas, un aproximado de USD $600 dólares. La orquesta utilizó alcancías de bambú para alentar a todos a participar en la recaudación de fondos.

Cuando se envió la noticia de la recaudación a través de la plataforma social interactiva de la orquesta, los miembros y sus padres respondieron con entusiasmo. Uno tras otro, contribuyeron con sus cantidades. Y mientras iba creciendo la cantidad de fondos, también lo hizo el sentimiento de amor abrumador en los corazones de cada miembro de la orquesta al sentirse conmovidos por la muestra de verdadera solidaridad y deseo de ayudar. A través de los años, la orquesta ha trabajado duro para promover el espíritu humanitario de Tzu Chi. Se alegraron de poder convertir el amor de todos en acciones concretas, y el recuento final de comidas llegó a 205 platos, superando con creces el objetivo original.

Una vez que aseguraron los fondos, los voluntarios fueron a conocer el restaurante Golden Temple con el que colaboraron para la entrega de comidas. Jackson Chen y su esposa Coco Tan son los dueños del restaurante, y sus tres hijos son estudiantes en la Academia Tzu Chi. Ambos siempre han estado entusiasmados por ayudar con las actividades escolares. Cada vez que hay un evento a gran escala, la familia a menudo dona comida vegetariana para recaudar fondos para el evento.

Todos los domingos, Coco Tan colabora como madre voluntaria en la escuela. Durante la pandemia, el negocio de los restaurantes se ha visto muy afectado, y solo pueden mantener un chef en el restaurante. Juntos, la pareja se esfuerza por cuidar de todo mientras soportan la recesión económica. Los voluntarios que ordenaron estas comidas ayudaron a traer algo de ingreso a su negocio.

El personal del Centro Comunitario Judío gentilmente informó a los voluntarios que las comidas debían ser entregadas por el administrador de la comunidad, David Lessinger. El mismo será quien colocará los platos de comidas en las puertas de las casas de cada adulto mayor.

Los voluntarios se dirigen al restaurante Golden Temple para recoger las comidas vegetarianas recién preparadas para los ancianos de la comunidad. Foto: Carol Cheng.
El proceso de distribución permite al administrador de la comunidad, David Lassinger (centro), entregar fácilmente las comidas. Foto: Ashley Sung.

Irradiando Ternura

La primera entrega de comida se llevó a cabo el 15 de mayo. Después de que los voluntarios recogieron las loncheras del restaurante Golden Temple, inmediatamente marcaron el nombre y el número de apartamento de cada destinatario en cada lonchera. Luego, los entregaron al administrador Lassinger para que los colocara en las puertas de cada apartamento indicado. Al recibir las loncheras, Lassinger se sintió conmovido por el amor y la atención.

Ver la espalda de David Lassinger desvanecerse en la distancia mientras entregaba las comidas provocó una sensación de emoción entre los voluntarios de la orquesta, porque sabían que los residentes de tercera edad pronto disfrutarán de una comida caliente que abarca el amor de muchos que querían ayudar.

Al día siguiente, Margaret, una de los residentes de la comunidad envió una carta expresando sincero agradecimiento. En la carta decía:

Gracias por su amabilidad y servicio a la comunidad, estoy muy feliz de que nos haya traído deliciosa comida china. Te deseo un maravilloso fin de semana

Margaret

Después de la entrega, los voluntarios compartieron la historia con el grupo de la orquesta. La historia conmovió a los padres de dos miembros de la orquesta: Ann Chiu y Melissa Liu. También a Josephine Chuang, cuyo hijo acaba de dejar la orquesta para asistir a la universidad y unirse a la Asociación Colegial Tzu Ching. Todos expresaron sus esperanzas de beneficiar a los ancianos uniéndose a la próxima entrega de comidas.

Los voluntarios entregaron las loncheras al administrador de la comunidad, David Lassinger, quien agradeció amablemente a los voluntarios. Foto: Ashley Sung.
Los voluntarios Richard Chuang, Ann Chu, Melissa Liu y Josephine Chuang, no solo entregan platos de comida a los ancianos, sino también amor. Foto: Ashley Sung.

Las comidas que fueron entregadas solo brindaron alivio a uno de los dilemas que enfrenta la comunidad de ancianos en Long Island durante la pandemia. No han podido salir. Sin embargo, reciben tres platos de comida diariamente. Como no han podido ir de comprar por sí mismos, los voluntarios decidieron ir a ellos. En un momento en que persisten muchas dificultades a medida que la pandemia continúa, los voluntarios esperan continuar aliviando las dificultades de las personas más vulnerables.

Más Noticias

Mantente Conectado

Reciba las últimas historias y actualizaciones.

Conéctate con nosotros

T: +1 (909) 447.7799

¿Buscando una forma alternativa de dar?

Dona tu vehículo no deseado

Tzu Chi USA recibirá los ingresos de su donación deducible de impuestos.

Buddhist Tzu Chi Foundation is a 501(c)(3). Copyright © Buddhist Tzu Chi Foundation, 2020. Políticas de Privacidad | Términos y Condiciones

X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁