Los voluntarios se unen para ayudar a los refugiados ucranianos durante el fin de semana del 4 de Julio

Oficina Nacional  |  21 septiembre, 2022
Algunos voluntarios llegaron al campus de la Oficina Nacional de Tzu Chi USA por primera vez. Todos utilizaron sus vacaciones de fin de semana largo para enviar ayuda a los ucranianos. Foto/ Shu Li Lo

Escrito por Shu Li Lo
Adaptado al Español por JuanMa Bonilla
Editado por M. Carolina Saheli

El 4 de julio marca una fecha muy importante para los Estados Unidos ya que se celebra el día de la independencia y este año 2022, no fue la excepción. Mientras todos se preparaban para aprovechar el fin de semana largo, los voluntarios se unieron por una buena causa en la Oficina Nacional de Tzu Chi USA.

El 3 y el 4 de julio, la Oficina Nacional de Tzu Chi en San Dimas, California se llenó de vida gracias a todos los voluntarios y miembros de la comunidad que llegaron con energía para empacar insumos médicos de emergencia. Familias enteras de voluntarios se unieron para ayudar a los que más lo necesitaban y 

durante dos días, desde niños pequeños hasta adultos mayores empacaron un total de 1 000 paquetes. Para finalizar la jornada, los paquetes fueron preparados para ser enviados y distribuidos a los refugiados ucranianos.

Satisfaciendo la necesidad de articulos de emergencia de Ucrania

Cada voluntario en la línea de montaje se enfoca en su tarea. Foto/ Lv Ci Li
Las bolsas donadas por personas de buen corazón se utilizaron para armar paquetes de emergencia médica. Foto/ Lv Ci Li

Debra Boudreaux, directora ejecutiva de Tzu Chi USA, dijo: “En mayo, tuvimos la oportunidad de viajar a Rumania y Moldavia para tener reuniones e interactuar con los trabajadores de primera línea que ayudan a los refugiados ucranianos. Fue entonces cuando comprendimos las necesidades más urgentes de los hospitales locales. Es por eso que preparamos paquetes de emergencia médica para su uso en salas de emergencia”.

Los paquetes de emergencia contienen suministros médicos que incluyen vendajes, curitas, hisopos con alcohol, antibióticos, ungüentos médicos, cepillos de dientes, pasta de dientes, tijeras, guantes y mascarillas. Los refugiados ucranianos necesitan con urgencia este tipo de artículos, especialmente en los hospitales locales para apoyar a los residentes de la comunidad.

En el sitio, había una larga fila de carpas con mesas grandes que funcionaron como estaciones donde se  empaquetaban los artículos antes de ser enviados al otro lado del mundo. Los voluntarios de Tzu Chi se enfocaron en contar, categorizar y empacar cada artículo de forma ordenada. Todos tenían su rol definido como en una línea de ensamblaje.

Gracias al esfuerzo de los voluntarios ese día, los paquetes quedaron armados y perfectamente compactados para transportarlos más fácilmente. Todos los artículos obtenidos para esta buena obra fueron gracias a que Tzu Chi realizó la compra de algunos de ellos y también miembros de la comunidad contribuyeron con donaciones.  El esfuerzo en conjunto logró que el equipo de Tzu Chi pudiera brindar recursos que, muchas veces, podemos dar por sentado, pero que son esenciales para aquellos en crisis.

Voluntarios juntos: Las familias celebran el 4 de julio haciendo servicio comunitario

El trabajo de preparación fue físicamente exigente, pero los voluntarios trabajaron juntos para llevar las cajas de suministros a cada estación. Foto/ Shu Li Lo
Los niños que llegaron al campus con sus madres se unieron a los voluntarios. Foto/ Shu Li Lo

Muchos voluntarios celebraron el 4 de julio ayudando en el evento en familia. Se pudo ver como había madres guiando a sus hijos que, a pesar de no ser expertos en empacar, aprendieron rápidamente. Fue muy conmovedor ver a todos trabajando juntos y esforzándose al máximo.

Ruian Tseng se graduó del Grupo Juvenil de Tzu Chi (Tzu Shao) el año pasado y, para este evento, llegó con su madre, Lansin Chen quien dijo: “Dividí las bolsas grandes de guantes en grupos de diez y se los di para que los enrollara firmemente en bolsas pequeñas para facilitar el proceso, y luego se entregaron a la siguiente estación”.

Nunca hemos experimentado su situación [de los ucranianos] y no podemos apreciar sus sentimientos frente a la guerra y el desplazamiento, pero podemos imaginar sus dificultades.

Meijun Chen
Integrante de la comunidad

Meijun Chen y su hija nunca habían entrado a la Oficina Nacional de Tzu Chi US, pero ambas llegaron ese fin de semana a ayudar. Meijun Chen dijo, “Solo hicimos una pequeña contribución para ayudar a empacar suministros médicos. Al pensar en lo difícil que debe ser la vida para los ucranianos que han sido desplazados de sus hogares y las dificultades que enfrentan al estar desconectados de sus familias, estoy segura de que la vida debe ser muy difícil para ellos”.

Junshi Wang, un niño de 7 años que irá a la escuela primaria de Tzu Chi en Walnut en otoño, llegó al evento junto con sus padres. Junshi se dedicó a pasar las cajas de cartón a su padre para que las doblara y luego se encargó de llevarlas a cada estación. Él dijo alegremente, “Hoy, mi labor es de empacar los paquetes médicos para ayudar a los refugiados ucranianos”.

Qi-ning Yu llegó con su padre, su madre y su hermana al evento y se unieron a los demás voluntarios. Ambos hermanos ayudaron a sus padres a empacar máscaras, toallas de mano y, al mismo tiempo, revisaron su trabajo de forma aleatoria.

La segunda ronda de ayuda

Las estaciones de trabajo están llenas de voluntarios totalmente dedicados a empacar. Foto/ Shu Li Lo
El voluntario a cargo del último paso en el procesose aseguró de que cada bolsa médica contuviera todos los artículos. Foto/ Shu Li Lo

“Los refugiados ucranianos huyeron de sus hogares con muy pocas pertenencias. Algunos de ellos necesitan suministros médicos básicos, por lo que las cosas que proporcionamos en los paquetes médicos son suministros médicos básicos como vendas, ungüento antibiótico y guantes, así como artículos de higiene personal como pasta y cepillos de dientes. Hemos considerado todas sus necesidades básicas”, dijo Sylvia Wihardjo, del departamento de Desarrollo Médico de la Oficina Nacional de Tzu Chi USA, quien es responsable de la coordinación y gestión de los suministros. “Antes de eso, habíamos enviado alrededor de cien paquetes médicos en junio, lo que estaba lejos de ser suficiente porque los refugiados tienen una gran necesidad”.

La voluntaria Baogui Li fue al campus el domingo para unirse a la iniciativa y dijo, “Hay que colocar los botiquines de forma ordenada, los de mayor tamaño los ponemos abajo y luego acomodamos los demás para que cuando los refugiados los abran puedan ver y percibir un trabajo hecho con mucho amor para ellos. Este botiquín médico tiene muchos objetos pequeños que se pueden llevar fácilmente y son realmente prácticos en caso de emergencias”.

Las mesas largas estaban llenas de suministros médicos. Los voluntarios los contaron y los empacaron uno por uno. Foto/ Shu Li Lo
Los paquetes están llenos de artículos médicos y del amor y el respeto de los voluntarios de Tzu Chi. foto/ Shu Li Lo

Esta ayuda llegará directamente a los ucranianos que la necesitan. Al ver a todos los miembros y voluntarios unirse por esta causa, es claro que sus corazones están con aquellos al otro lado del mundo. Con aquellos que están viviendo en constante peligro y se preguntan si podrán comer su siguiente comida y cuando será seguro volver a sus hogares.

Tzu Chi siempre busca encontrar la forma de proveer esperanza y ayuda a los que aún viven con miedo y dificultad. Todo el equipo de voluntarios trabajaron como una gran máquina con partes pequeñas, pero con un solo objetivo. Cada paquete, armado a mano, contiene mucho más que suministros médicos esenciales; contienen amor, luz y esperanza por un mejor mañana.

Más Noticias

X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁