Administración De La Vacuna COVID-19 A Los Adultos Mayores Asiático-Americanos De Las Vegas

Oficina Nacional  |  10 mayo, 2021
El Centro de Servicio de Las Vegas de Tzu Chi administra las vacunas COVID-19 en la comunidad el 9 de febrero. Foto / Audrey Cheng

Escrito por Peter Simmons, Audrey Cheng, Jennifer Chien
Traducido por Hong (Ariel) Chan
Editado por Diana Chang, Adriana DiBenedetto
Traducido (Español) por Gerardo Bonilla
Editado (Español) por Maribel Suárez

La pandemia de COVID-19, ha cobrado la vida, de más de tres millones de personas en todo el mundo y ha enfermado a más de 141 millones de habitantes. Las unidades de investigación y desarrollo médico, realizaron esfuerzos dedicados, para lanzar varias vacunas a finales de 2020, y la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) aprobó la administración de las nuevas vacunas. Debido al número limitado de vacunas asignadas por estados, condados y ciudades, los gobiernos locales establecieron niveles para la vacunación. Después de que el personal médico de primera fila, fuera vacunado en enero, la vacunación para el segundo nivel, incluye a los miembros de nuestra comunidad de edad avanzada, maestros y personal de rescate de emergencia en todo Estados Unidos, se lanzó en febrero. Para ese entonces, varias instalaciones estaban abiertas al público alrededor de Las Vegas, Nevada, como lugares de administración de vacunas, y rápidamente se formaron largas filas en estos lugares.

Estadounidenses De Origen Asiático Enfrentan Desafíos Para Vacunarse

Phan Nguyen, dentista y miembro de la Asociación Médica Internacional de Tzu Chi (TIMA), está a cargo de los eventos de extensión dental de Tzu Chi. Nguyen había observado hacinamiento en la estación de vacunación de Cashman Field. También sabía que debido a que muchos estadounidenses de origen asiático no hablan inglés como idioma principal y no sabían cómo usar una computadora para registrarse para la vacuna por internet (online), solo podían ir temprano y quedarse en la fila para probar suerte. Sin embargo, debido al idioma, muchos de ellos, no pudieron concertar una cita. estas personas tampoco podían responder los cuestionarios de salud. A menudo, esperaban en fila durante varias horas, solo para que al final del día fueran rechazados. Al presenciar esta situación el Dr. Nguyen, compartió sus observaciones en Facebook.

Dr. Ngyuen y el Dr. Edgeworth. Foto/Audrey Cheng
Voluntarios del equipo médico de Tzu Chi, le sirve a los adultos mayores en Las Vegas. Photo/Audrey Cheng

Rebecca Edgeworth, a menudo participa como médico residente durante los eventos de la brigada médica comunitaria. También trabaja en la Universidad de Touro en Henderson y recientemente dirigió a los estudiantes de medicina a administrar vacunas, dentro de las comunidades. Cuando vio lo que el Dr. Nguyen había compartido en Facebook, Edgeworth, también se conmovió por la situación y rápidamente comenzó a formular una solución. La bombilla se apagó pronto cuando ella se preguntó: “¿Por qué no organizar un evento de vacunación para los adultos mayores en la comunidad de Tzu Chi?”

Dado que Tzu Chi, tiene voluntarios de varios países asiáticos, la idea ofrecía una forma prometedora de ayudar a los adultos mayores asiático-americanos de la comunidad a completar los formularios necesarios para la vacuna. El Dr. Edgeworth y el Dr. Nguyen se comunicaron con TsuiLin Venezuela, jefe del equipo médico de TIMA en Las Vegas. Después de una reunión de colaboración, ambas partes decidieron que, se llevaría a cabo un evento de vacunación en la comunidad para vacunar a los adultos mayores asiático-americanos. Aunque, el desafío más importante sería obtener primero las vacunas COVID-19.

La Asignación De 300 Dosis

Los asientos para las consultas están cuidadosamente puestos. Foto / Audrey Cheng
Las estaciones se instalan en el centro de servicio. Foto / Audrey Cheng

El Dr. Nguyen es un refugiado vietnamita y uno de los médicos voluntarios, que apoya activamente la disponibilidad de vacunas para la población asiático-americana. El doctor Nguyen, envió peticiones de vacunas al gobernador de Nevada, Stephen Sisolak, a la congresista de Nevada Susie Lee, al fiscal adjunto de distrito del condado de Clark, al Departamento de Salud del Sur de Nevada y a la Guardia Nacional de Nevada, así como a otras unidades y funcionarios que ayudaron en la vacunación.

Finalmente, el 25 de enero llegaron buenas noticias. El Dr. Edgeworth, había colaborado con el jefe del equipo de respuesta a emergencias de Nevada para administrar 300 dosis de la vacuna Moderna específicamente para miembros de la comunidad asiático-americana de edad avanzada en Las Vegas.

Fue entonces cuando rápidamente los voluntarios de Tzu Chi y los dos médicos celebraron una reunión en línea el 26 de enero y alcanzaron un consenso preliminar. Después de la reunión, Christine Fisk, directora del Centro de Servicio de Las Vegas de Tzu Chi, movilizó voluntarios para desarrollar un plan para el evento de vacunación. Luego, se realizó una reunión preparatoria el 30 de enero para finalizar el evento de vacunación comunitaria para el 7 de febrero. Los voluntarios también fueron responsables de los detalles de implementación relacionados con el saneamiento, la adquisición de materiales alquilados, la cita y el registro en línea. En menos de una semana, los voluntarios de TIMA, se prepararon para que más de 300 residentes ingresaran al Centro de Servicio para vacunas.

Dr. Edgeworth habla. Photo/Audrey Cheng

Adelantando Detalles De Los Preparativos

TsuiLin Venezuela, quien es enfermera licenciada, estaba decidida a garantizar que el evento, se desarrollara de la mejor manera posible. Venezuela participó por primera vez en un evento de vacunación comunitaria a gran escala del 2 al 4 de febrero proporcionando 1,500 dosis, durante el evento de tres días. De este modo, obtuvo una gran experiencia observando y aprendiendo en el lugar de vacunación, adquirió conocimiento sobre los procedimientos más eficientes para completar el papeleo y otras operaciones relacionadas con la inoculación.

Un voluntario de Tzu Chi, llamado Dingren Wang, ayudó a diseñar la página web de vacunación, para que el público en general pudiera registrarse de manera conveniente y sencilla. Cuando todos vieron la accesibilidad de la página web de registro, levantaron el pulgar y aceptaron: “¡Simple y conciso, claro a primera vista!” El primer día, la página web registró 190 residentes.

Los voluntarios hicieron copias de 300 formularios de solicitud y consentimiento por adelantado, y reclutaron voluntarios, que dominan varios idiomas asiáticos para que sirvan como traductores para los residentes que vinieron a vacunarse. Los voluntarios de Tzu Chi, prepararon comida, agua y sillas de ruedas para que sus invitados se sintieran cómodos.

El voluntario Dingren Wang, es responsable de configurar el sitio web de registro. Foto / Audrey Cheng

Dos días antes del evento, el 5 de febrero de 2021, los voluntarios llegaron al centro de servicio para configurar el lugar. Tzu Chi, alquiló 70 sillas plegables para limpiarlas, desinfectarlas y esparcirlas cuidadosamente. Los voluntarios Chengkai Ku y Hsiuhui Chen, guiaron a los jóvenes voluntarios mientras extendían papel de construcción resistente en el piso. Mientras, otros voluntarios cubrieron las mesas y sillas con una cubierta de plástico para que pudieran desinfectarse después de cada uso. Aunque el tiempo de preparación fue escaso y había presión para su primer evento de vacunación, los voluntarios estaban llenos de energía positiva.

Administrando Las Vacunas

En la noche del 6 de febrero, el Dr. Nguyen y el Dr. Edgeworth, entregaron las vacunas y los suministros médicos necesarios al Centro de Servicio de Tzu Chi en Las Vegas. A las seis de la mañana del día siguiente, los voluntarios llegaron al centro para prepararse con anticipación y esperaron pacientemente la llegada del equipo médico que llegaría a las siete de la mañana. El Dr. Edgeworth primero realizó una sesión informativa para recordarles los protocolos a los estudiantes de medicina. Luego, la canción, “Prayers”, sonó a las 7:40 a.m. para dar inicio a la ceremonia de apertura. Después de que el Dr. Edgeworth, el Dr. Nguyen y Christine Fisk dieron sus discursos, los residentes ingresaron al lugar de manera ordenada justo a las 8:00 a.m. A esa misma hora comenzaron a completar los formularios, y pronto los beneficiarios recibieron su vacuna con la ayuda de voluntarios.

El Dr. Edgeworth y el Dr. Nguyen, entregan vacunas y suministros médicos al Centro de Servicio de Tzu Chi en Las Vegas. Foto / Audrey Cheng
Los residentes hacen fila pacientemente, para ingresar al lugar de la vacunación. Foto / Audrey Cheng

A las 8:00 a.m. se había formado una línea en el Centro de Servicio de Las Vegas de Tzu Chi. Los oficiales de policía y voluntarios del Departamento de Policía Metropolitana de Las Vegas, estuvieron presentes para ayudar con la seguridad y el control del tráfico.

Las voluntarias Christine Fisk y TsuiLin Venezuela, quienes estuvieron a cargo de coordinar el evento, estuvieron activamente en el lugar dirigiendo a la multitud, preparar sillas y asegurarse de que todos mantuvieran los procedimientos de distanciamiento social. Cuando encontraron suministros insuficientes, como toallas de papel, formularios o bolígrafos en el registro, ambas abastecieron los suministros de inmediato.

Después de ser vacunados, se le pidió a cada residente que descansara en un área de espera durante 15 minutos para confirmar que no había reacciones alérgicas antes de irse. El Dr. Nguyen y el Dr. Dean Tsai observaron a los pacientes en la sala de espera y observaron cuidadosamente si los residentes se sentían mal después de ser vacunados.

En un caso, una invitada vietnamita de mayor edad y con afecciones preexistentes, de repente, se sintió mareada después de recibir la vacuna. Los voluntarios rápidamente la ayudaron a sentarse en una de las camas plegables. El Dr. Nguyen vino de inmediato a tomarle la presión arterial. TsuiLin Venezuela también le trajo jugo de naranja y galletas para picar. Aunque su hija explicó que “había tomado su medicación por la mañana y un desayuno sencillo, podría haberse sentido mareada por la ansiedad”, los médicos le pidieron que descansara en el lugar. Durante 30 minutos revisaron sus signos vitales y al confirmar que estaba bien, se le autorizó a que ambas pudieran irse a casa.

Los residentes que vienen para la vacunación primero deben registrarse y completar formularios. Foto / Audrey Cheng

Esfuerzos Para Aumentar El Número De Vacunas Disponibles

Casi todas las personas, que acompañaron a sus padres a recibir la vacuna preguntaron si también podrían vacunarse. Los voluntarios de Tzu Chi, explicaron que debido a las regulaciones gubernamentales y la necesidad de mantener el orden de vacunación, podrían vacunarse si aún quedaban vacunas adicionales al final del evento. Sin embargo, no había ninguna garantía. No obstante, muchos residentes se mostraron reacios a irse incluso cuando no estaban seguros de poder recibir la vacuna.

Los voluntarios saludan a los residentes cuando llegan al centro. Foto / Audrey Cheng

En siete horas y media, los voluntarios habían vacunado a 323 residentes. Casi 500 residentes se inscribieron, para vacunarse ese día y entre 170 y 190 personas fueron incluidas en la lista de espera. Después de que 300 residentes fueron vacunados, ya era de tarde. Quedaban 23 dosis de vacuna. TsuiLin Venezuela, administró las vacunas restantes según la edad en lista de espera, llamando primero a los que tenían 69 y 68 años. Al final, solo unos pocos residentes que esperaban en el lugar, no pudieron recibir una inyección por lo que los voluntarios entregaron loncheras para expresar sus disculpas.

La Comunidad Afirma Los Esfuerzos De Los Voluntarios

Los voluntarios estaban profundamente agradecidos con los dos restaurantes, “Chef Kenny ‘s” y “Daikon Vegan Sushi“, por proporcionar almuerzos vegetarianos gratuitos ese día. Este apoyo desinteresado, realmente conmovió los corazones de todos los voluntarios.

La voluntaria Christine Fisk pronuncia un discurso. Foto / Audrey Cheng
El voluntario TsuiLin Venezuela se prepara cuidadosamente para el evento. Foto / Audrey Cheng

Cuando la pandemia de COVID-19 comenzó a extenderse y afectó gravemente a la nación en 2020, Tzu Chi USA tuvo que cerrar temporalmente todos los centros de servicio, para proteger el bienestar tanto de la comunidad, así como la de los voluntarios. Sin embargo, cuando las restricciones comenzaron a disminuir y los voluntarios se enteraron de que la vacunación requería voluntarios, los voluntarios de Tzu Chi, se inscribieron para participar en el evento.

“Los voluntarios respondieron con entusiasmo y alegría”, dijo Christine Fisk, con voz llena de emoción. “Hasta el 6 de febrero, todavía había voluntarios llamando para inscribirse en el evento. Para controlar el número de voluntarios y mantener el distanciamiento social, Tzu Chi, limita la cantidad de voluntarios por evento. Por lo tanto, los voluntarios, se dividieron en turnos de mañana y tarde para que más voluntarios tuvieran la oportunidad de participar y aportar con sus esfuerzos”.

El evento de vacunación de Tzu Chi, se completó con éxito y de manera ordenada. Los voluntarios estaban ansiosos por atender a los residentes nuevamente para administrar la segunda dosis a aquellos que recibieron la primera durante este evento. En este momento difícil, la energía positiva y la compasión brindaron una cálida bienvenida que calmó la angustia provocada por COVID-19, lo que permitió a los residentes sentir que todavía hay esperanza en el horizonte.

Los miembros de TIMA en Las Vegas trabajan juntos para organizar un evento de vacunación para adultos mayores asiático-americanos. Foto / Audrey Cheng

Más Noticias

X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁