Sembrando Amor En Nueva Jersey En Medio De Los Restos Del Huracán Ida

Región del Medio Atlántico  | 26 octubre, 2021
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Los voluntarios escuchan y consuelan a los sobrevivientes en la distribución de ayuda. Foto / Wankang Wang

Escrito por Ivy Wong
Traducido por Sophie X. Song
Editado por Adriana DiBenedetto
Traducido (español) por Gerardo Bonilla
Editado (español) por Maribel Suárez

El 1 de septiembre de 2021, los restos del huracán Ida azotaron Nueva Jersey, trayendo fuertes lluvias a varias ciudades durante la noche. Muchas casas y calles se inundaron.

Casas Destruidas Por Las Inundaciones

El 15 de septiembre, voluntarios de Tzu Chi de la sección de Nueva Jersey acompañados por Stacey Kelly, una detective del condado de Somerset, se dirigieron hacia la ciudad de Manville para evaluar los daños causados por la tormenta. La detective Kelly explicó la situación a los voluntarios mientras conducía, señalando los muebles empapados y los escombros apilados en los bordes de la carretera. Los camiones transportaban cargas de sedimento y lodo para despejar el camino.

Posteriormente, los voluntarios viajaron a Lambertville, una de las ciudades más afectadas de Nueva Jersey. Un miembro del personal de la Cruz Roja les presentó a la alcaldesa de Lambertville, Julia Fahl, de quien aprendieron más sobre las secuelas de la tormenta. Con la decisión en sus corazones y con la información ya preparada, los voluntarios se personaron a las áreas residenciales cercanas severamente inundadas para su evaluación. Los voluntarios vieron que muchas casas sufrían daños y son inhabitables y mostraban etiquetas rojas que indican las condiciones. Con muchos comercios en las calles cerrados y la mayoría de las casas ya desocupadas, este lugar turístico que alguna vez fue tan popular, conocido por su atmósfera cultural única, estaba prácticamente desierto. Los caminos estaban cubiertos de tierra con un olor a humedad en el aire.

Voluntarios de Tzu Chi evalúan la situación en Manville con la detective Stacey Kelly. Foto / Wankang Wang
Voluntarios hablan con la alcaldesa Julia Fahl. Foto / Wankang Wang
Etiquetas rojas como estas en las casas indican que ya no son habitables. Foto / Wankang Wang

Colaborando Para Proveer Alivio

El 22 de septiembre, Tzu Chi participó en los servicios de distribución organizados por la Cruz Roja Americana y el Gobierno del condado de Somerset en el Centro de Recursos de Agencias Múltiples en Bound Brook. De camino al centro de recursos, 11 voluntarios de Tzu Chi vieron que las calles todavía estaban llenas de muebles desechados y de escombros por la inundación. Después de descargar los suministros de sus automóviles, los voluntarios hablaron con otras agencias para determinar la mejor manera de organizar la distribución. El espacio era limitado en el lugar y la propagación de COVID-19 sigue siendo una preocupación apremiante. Algunos hogares habían perdido su automóvil debido a las inundaciones. Por su parte, el Gobierno del condado también organizó las entregas ese día. A medida que avanzaba el evento, los voluntarios de Tzu Chi de una forma segura y ordenada, se ocuparon de las familias que les refirió la Cruz Roja Americana. La mayoría de las casas de los sobrevivientes habían quedado completamente destruidas o gravemente dañadas. Los afectados les mostraron a los voluntarios videos y fotos en sus teléfonos y describieron sus experiencias en esa aterradora noche mientras los voluntarios le brindaban toda su atención. Movlett Taylor, que había sido desplazada temporalmente por la tormenta, expresó su historia con vívidos detalles.

“Tanto la casa de mi madre como la mía se inundaron“, explicó Taylor. “Vivimos en nuestro auto, mientras que mi hija se quedó temporalmente en la casa de un amigo“. Fue una experiencia compartida por muchos sobrevivientes que recibieron suministros ese día. En tiempos difíciles como estos, el apoyo sincero y un oído atento significan mucho. De hecho, las necesarias tarjetas de débito prepagadas que ofrecen los voluntarios de Tzu Chi pueden usarse para garantizar que las familias tengan productos básicos necesarios para el diario vivir. Los voluntarios se aseguraron de que las familias supieran que no estaban solas al enfrentar las incertidumbres del futuro. Cuando los sobrevivientes que asistieron escucharon que las donaciones provenían de personas de todo el mundo, muchos se emocionaron hasta las lágrimas por el amor que sentían.

Faye Evans, líder de participación comunitaria y asociaciones de la Cruz Roja Americana, representó a la organización local en la distribución. Además, expresó su gratitud por la participación de Tzu Chi:

Siempre que hay un desastre, los voluntarios de Tzu Chi siempre están ahí, ayudando a los necesitados con amabilidad y compasión.

Faye Evans,
líder de participación comunitaria y asociaciones de la Cruz Roja Americana
La representante de la Cruz Roja Americana, Faye Evans, expresa su agradecimiento por la ayuda y la colaboración de Tzu Chi. Foto / Wankang Wang

Shaoyan Ye, un voluntario de Tzu Chi, escuchó las emotivas historias de los sobrevivientes por las que se conmovió profundamente diciendo: “Este desastre natural ha causado que personas pierdan sus casas, sus propiedades e incluso sus vidas en un instante“.

Al consolar a los sobrevivientes de la inundación en la distribución, Shaoyan Ye, sintió que debería apreciar cada momento y usar su tiempo sabiamente para continuar ayudando a las personas. Foto / Wankang Wang

Tejido Con Amor

Los voluntarios terminaron la distribución a las 7:30 de la noche y llenos de amor en su corazón por la comunidad. Regresaron a casa acompañados de la luna y de las estrellas. Sin embargo, los eventos del día aún no habían terminado. Cifu Huang conducía a casa con las mantas ecológicas sobrantes en su automóvil, cuando de pronto una de sus llantas explotó. Huang se detuvo a un lado de la carretera preocupado y un poco abrumado después de un largo día. Luego dos coches de la policía con luces rojas intermitentes se detuvieron y Huang les explicó la situación. Al ver que era tarde, los oficiales llamaron a una compañía de remolque para ayudar a enviar el automóvil a un taller de reparación. También le ofrecieron llevar a los voluntarios a su casa. Mientras Huang esperaba la grúa, les contó a los oficiales de la policía sobre Tzu Chi y explicó el proceso para crear las mantas ecológicas fabricadas por DA.AI Tech. Los oficiales se sorprendieron por la suavidad y la misión detrás de las mantas, cada una de las cuales estaba hecha de 70 botellas de PET recicladas. Al final, los oficiales también recibieron mantas en agradecimiento por su cuidado y ayuda.

Las tarjetas de débito prepagadas de ayuda en casos de desastre de Tzu Chi contienen el amor de personas de todo el mundo. Foto / Wankang Wang
Los oficiales de policía llevan a los voluntarios a casa después de experimentar problemas con el automóvil, y los voluntarios le dan a cada oficial una manta ecológica como agradecimiento. Foto / Shaoyan Ye

Cada manta ecológica fue tejida con el amor de muchos corazones y mentes apasionadas, y de igual forma, representa la presencia del cálido amor de la familia Tzu Chi.

Más Noticias

X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁