Un amor duradero: La historia de George Hardwick

Oficina Nacional  |  10 octubre, 2022
A lo largo de los años, George ha donado alimentos regularmente al Centro de Servicio de Tzu Chi en Phoenix. Foto/Arthur Lai

Escrito por Arthur Lai & Ren Liu
Adaptado al español por JuanMa Bonilla
Editado por M. Carolina Saheli

En la mañana del 30 de julio de 2022, varios voluntarios tenían una cita un poco fuera de lo común. Habían sido invitados a visitar la casa de un miembro especial de la comunidad de Tzu Chi, George Hardwick. George invitó a los voluntarios a revisar su banco de alimentos personal, que regularmente abastece con comida para luego donarla al Centro de Servicio de Tzu Chi en Phoenix.

Los voluntarios que llegaron se encontraron con filas de bolsas ordenadas listas para ser donadas. George les explicó que no solo donaba a Tzu Chi, sino que también pasaba dejando donaciones a otras organizaciones y lo hacía él mismo.

George presenta su "banco de alimentos" a los voluntarios. Foto/Centro de servicio Tzu Chi Phoenix
El "banco de alimentos" de George es tan grande como una pequeña tienda. Foto/Arthur Lai

George, que vive solo, es un trabajador social proveniente del Servicio de Familia y Niños Judíos en Phoenix. Obtiene un ingreso modesto, vive holgadamente y le gusta llevar una vida simple. No cuenta con un teléfono inteligente o internet, pero se mantiene entretenido siendo un voluntario.

George llevó a los voluntarios a una habitación a la que él llama, “El banco de alimentos”; ahí se encontraba una gran variedad de productos enlatados, cereales, arroz, fideos, mantequilla de maní, bebidas, cepillos de dientes, pasta dental, jabón y otros productos. George colgó la mochila con el logotipo de Tzu Chi en su pared como una decoración significativa para el espacio.

Él le mencionó a los voluntarios que siempre compra comida seca en grandes cantidades cuando hay ofertas. Con la misma filosofía de las alcancías de bambú, él va agregando poco a poco, creando una cantidad considerable de comida al tiempo y eventualmente lo dona a varias caridades. Sin cansarse, él reabastece su colección, diversificandola y haciéndola lo más grande posible.

Cuando el Centro de Servicios de Phoenix recibe las donaciones de George, éstas llegan a un espacio especial designado “La habitación de George”. Cuando se preparan las cajas de alimentos para las distribuciones, los voluntarios utilizan los alimentos de George por si hay escasez en el banco de alimentos general.

Alcancías de bambú llenas de billetes

George envió alcancías de bambú y tarros de monedas al Centro de Servicio. Foto/Centro de Servicio de Tzu Chi en Phoenix.
Las alcancías de bambú, los frascos de monedas y los productos de humanidades se colocan en la sala de meditación. Foto/Centro de Servicio de Tzu Chi en Phoenix

Ver a George llegar en su camioneta repleta de comida es una visión impresionante y conmovedora. A muchos voluntarios les recuerda a los carritos de buey en el área rural de Taiwán. George nunca quiere ser nombrado u recibir un recibo ya que está contento de dar sin pedir nada a cambio.

Luego de visitar el banco de alimentos de George, los voluntarios no pudieron aguantarse por preguntarle cuánta comida había donado durante la pandemia. Él respondió que su donación andaba en un total de 4 700 USD. Pero como siempre se fija en los descuentos, sin el descuento sería como 7 000 USD.

Obtuve mi primera alcancía de bambú en el Centro de Servicio Tzu Chi en Las Vegas, y he estado llenándolo desde entonces.

George Hardwick, Donante
Los pequeños bancos de bambú contienen mucho amor. Foto/Centro de Servicio de Tzu Chi en Phoenix

Los voluntarios vieron una alcancía de bambú llena de dinero en la esquina de la habitación. A primera vista, parecía estar llena de billetes de un dólar, pero al verla más de cerca se podían ver muchos rollos. Después de contar la última donación de George, el total llegó a más de $800. Su generosidad no conoce límites, y es realmente notable cómo la bondad de un hombre puede llegar tan lejos.

Budismo, libros y una tradición amada

La sala de meditación de George tiene una fuerte atmósfera artística. Foto/Centro de Servicio de Tzu Chi en Phoenix
En la sala de meditación, hay un Aforismo Jing Si de la Maestra Cheng Yen. Foto/Arthur Lai

George, siendo un budista devoto, invitó a los voluntarios a una sala donde suele meditar y orar. En el techo hay un mapa estelar cósmico dibujado por la hija de George. Hay innumerables estatuas de Buda y libros en todo el espacio, entre los que se encuentra una fila completa de literatura de la Maestra Cheng Yen. George exhibió de manera destacada los libros que compró en el Centro de Servicio Tzu Chi en Las Vegas y “El Sutra de los Significados Infinitos” obsequiado por Ren Liu, el gerente del Centro de Servicio Tzu Chi Phoenix.

George comenta que ha estudiado cada libro y que ha disfrutado viajar a los países budistas en el sureste de Asia para obtener más sabiduría. Durante sus viajes, él se dedicó a comprar estatuillas de Buda o Bodhisattva para agregarlas a su habitación. 

El buen karma entre George y Tzu Chi se remonta a hace ocho años, antes de que supiera sobre el Centro de servicio de Tzu Chi en Phoenix. George dijo: “Había estado buscando una organización benéfica que coincidiera con mis expectativas. El festival de la Semana China de Phoenix hace años se llevó a cabo en el Centro Cultural Chino de Phoenix. Ahí encontré un puesto de Tzu Chi en la plaza y me detuve para comprar algunos libros y me encariñe”.

Una misión que resuena

George llevaba suministros para donarlos a Tzu Chi en un carro de dos puertas. Foto/Centro de Servicio de Tzu Chi en Phoenix
Un mapa de Taiwán cuelga de la pared del banco de alimentos. Foto/Arthur Lai

Desde que conoció a Tzu Chi, George encontró una profunda conexión con la misión de la organización; no solo recogió alcancías de bambú, sino que también participó en ceremonias de Baño de Buda y cenas de recaudación de fondos. La hija de George, que es muy artística y también se unió a la dedicación de su padre. Usó pinturas al óleo para conmemorar el logotipo de Tzu Chi y lo envió al Centro de servicio de Phoenix para exhibirlo.

Un día, cuando George salía del Centro de Servicio de Tzu Chi en Phoenix, de repente se dio cuenta de que la organización benéfica también era un banco de alimentos. George recordó: “Tan pronto como lo pensé, decidí comenzar a donar alimentos. Estoy muy feliz de ver las sonrisas de estas familias que vienen a recibir los alimentos que necesitan, y aún más feliz de escuchar que se han beneficiado de los artículos que he donado”.

Nadie debería tener hambre, por eso dono comida. Con esto en mente, continuaré apoyando a Tzu Chi y todas las buenas obras que Tzu Chi ha realizado en todo el mundo.

George Hardwick, Donante

“Recuerdo que un día, cuando llevé comida, me encontré con una señora que vino a recoger las cajas. Como solo había un voluntario presente, la señora se ofreció a ayudarme a descargar; estaba feliz de obtener un frasco extra de aderezo que traje. Aunque un frasco de aderezo para ensaladas no parecía gran cosa, en el ciclo del relevo del amor, significa mucho”. George agregó: “Estoy dispuesto a ayudar con todos los diferentes programas de Tzu Chi: ayuda de emergencia, reasentamiento de aldeas, clínicas médicas gratuitas, etc. Tzu Chi es una organización muy atractiva”.

Después de visitar la casa de George, tomó un tiempo cargar todos los materiales que George quería donar a Tzu Chi. Ahora parece algo cotidiano venir a la casa de George para transportar suministros; algo que se fomenta a partir de la confianza, la compenetración y la sólida amistad construida después de un largo período de trabajo conjunto. La historia de George ilustra el espíritu de Tzu Chi y su círculo de compasión cada vez más amplio. Las formas en que la organización crece cerca de aquellos con los que trabaja son verdaderamente extraordinarias y un testimonio del profundo impacto que la conexión humana puede tener en el mundo.

Los voluntarios le presentaron Fu Hui Hong Bao de la Maestra Cheng Yen a George y le explicaron las bendiciones que contiene. Foto /Arthur Lai
La modesta casa donde vive George. Foto/Centro de Servicio de Tzu Chi en Phoenix

Más Noticias

X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁