El Camino Hacia La Recuperación De La Familia Brazell, Llegó A Su Destino

Región Noroeste  | 3 Marzo, 2021
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Play Video

La administradora de casos de desastre Bobbie Rae Jones, se encuentra con la familia Brazell por primera vez en octubre de 2019. Foto de Huan Xun Chan.

Escrito por Huan Xun Chan
Editado por Adriana DiBenedetto
Traducido (Español) por Gerardo Bonilla
Editado (Español) por Maribel Suárez

En octubre de 2019, la administradora de casos de desastres Bobbie Rae Jones visitó a la familia Brazell por primera vez. Esta familia de siete había estado viviendo juntos en un remolque de cinco ruedas donde las condiciones no siempre eran ideales. Tenían una cocina al aire libre, no tenían nevera ni fregadero y tenían que hervir agua, para luego verter en un recipiente que se conectaba a la tubería de agua del remolque para lavarse y ducharse. Era la segunda vez que la familia se veía afectada por un incendio. En 2016, su árbol de Navidad se incendió y dejó a la familia Brazell sin hogar.

Un año después del Campfire, la familia Brazell todavía vive en condiciones difíciles, siete miembros de su familia, se quedan en un remolque de cinco ruedas donde la mayoría de las actividades tenían que realizarse al aire libre. Foto de Huan Xun Chan. affected by a fire. In 2016, their Christmas tree caught fire and rendered the Brazell family homeless.

Un año después, obtuvieron un préstamo y compraron una casa nueva, adquirieron una estufa, una lavadora y una secadora. Todo parecía volver a la normalidad gradualmente. En ese momento, Andrea Brazell recordó que su madre le había preguntado por qué no ponía cuadros en las paredes de su nueva casa. Andrea pensó en esto cuidadosamente y dijo: “Cada vez que me siento cómoda y empiezo a disfrutar de la vida y a poner cosas en la pared, algo va a suceder”. La madre de Andrea la consoló y les aseguró que esta vez no les iba a pasar nada.

“Así que lo hice”, dijo Andrea. “Pintamos la pared, pusimos todos los cuadros y apareció el incendio Camp Fire”.

El 8 de noviembre de 2018 fue un día verdaderamente devastador para los residentes del condado de Butte. Temprano en la mañana, el cielo brillaba de color rojo anaranjado y los residentes de Paradise, Magalia y Concow se habían visto obligados a huir para salvar sus vidas.

Esa mañana, Andrea y su esposo, Jason Brazell, fueron a trabajar como de costumbre. “Salimos alrededor de las 4:30 de la mañana y nos dirigimos a Wheatland. Trabajamos en una enorme granja”.

Luego, alrededor de las 6:45 a.m., Andrea recibió una llamada inusual de su hijo: “Mamá, creo que hay un incendio”, dijo su hijo a través del teléfono. “El cielo se ve raro y hay humo y viento”. Diez minutos después, el teléfono volvió a sonar, pero esta vez, la situación parecía haberse intensificado rápidamente. “Mamá, tenemos que irnos, hay fuego por todas partes alrededor de la casa. ¿Qué hacemos?”

“¡Sí, vámonos!” dijo Andrea.

En 2018, todos sus hijos todavía eran adolescentes. El más joven tenía solo 12 años. El día del incendio, el hijo mayor de Andrea se había ido a trabajar y sus otros hijos lograron escapar de la zona en llamas. La casa de Brazell había sido destruida por el fuego una vez más.

“Estaba realmente triste”, dijo Jason. “Mis árboles, lloré sobre mis árboles. Amo mis árboles, realmente los amo. Estos árboles tienen cien años; no pueden volver “. Aunque los árboles quemados todavía estaban en pie, tuvieron que ser retirados por motivos de seguridad. Jason lloró por la pérdida de la naturaleza que tanto había querido, pero también expresó su gratitud por la buena salud de su familia y estaba seguro de que su familia se mantendría fuerte. Habían pasado por dificultades una vez; y podrían hacerlo de nuevo.

No fue hasta el verano cuando la mayoría de los sobrevivientes de Camp Fire pudieron regresar a su tierra y acampar. Jason comenzó a trabajar como voluntario en la comunidad. Se unió a los demás para cocinar para las personas necesitadas. Un día, escuchó que había un señor construyendo yurtas (vivienda utilizada por los Nómadas en Asia Central) para personas sin hogar. Jason estaba interesado en el proyecto e inmediatamente, se ofreció como voluntario.

Jason Brazell, retiró los árboles quemados de su propiedad, causaban problemas de seguridad. Luego usa los preciados árboles para ayudar a otras personas que quedaron sin hogar en la comunidad construyendo yurtas con un grupo de voluntarios. Foto de Huan Xun Chan.

Sin embargo, después de algún tiempo, los fondos se agotaron. Para continuar con el proyecto, Jason ofreció ayuda adicional. “Tengo montones de madera y tengo un lugar”, dijo. “Podemos montar nuestro propio taller”.

Así entonces se pudo ver de nuevo la construcción de yurtas en la propiedad de Jason durante meses. Molieron la madera para utilizarla de todas las maneras necesarias para construir las yurtas. Cuando alguien en la comunidad necesitaba refugio, el grupo de voluntarios iba junto a la propiedad y les construía una yurta. De hecho, una yurta construida con madera era más segura y cálida que acampar en una tienda de campaña.

“Eso es importante para mí, en mi curación”, compartió Jason. “Además, mis árboles muertos, se convertirán en algo bueno. Es como mi misión. Si puedo ayudar a otras personas y no pensar en la destrucción, entonces eso me ayuda enormemente”.

Pronto llegó el primer invierno desde el Camp Fire. Dentro del remolque, la pared comenzó a moldearse y eso afectó gravemente la condición respiratoria de Andrea, quien había sobrevivido al cáncer.

A principios de noviembre de 2019, se lanzó el Programa De Reemplazo De Casas Prefabricadas de Camp Fire. Bobbie, administradora de casos de desastre, trajo una gran cantidad de formularios de solicitud cuando visitó a los Brazell. Ella los refirió al recurso y los animó a solicitar. Mientras tanto, Jason había completado algunos trabajos de reparación en los sistemas de agua, electricidad y sépticos, para prepararse para la reconstrucción. “Hemos tenido que probar nuestro suelo varias veces. En una ocasión fallamos y tuvimos que volver a limpiarlo. Tuve que probar que mi sistema séptico existía, así que tengo que pagar USD$500.00 para cavar en mi propio jardín, para mostrárselo”, dijo Jason. “No tenemos dinero para una casa, así que solo hemos estado sobreviviendo. Simplemente haciendo arreglos y haciendo lo que podemos”.

A pesar de la difícil recuperación, la familia Brazell todavía hace todo lo posible, para hacer la vida más placentera. Jason Brazell construye un patio y un jardín para Andrea. Compraron un piano de segunda mano para el hijo menor que ama la música y la cocina tiene un refrigerador y una estufa. Foto de Huan Xun Chan.

Un día de marzo de 2020, Andrea recibió una llamada de Bobbie, para informarle que la solicitud fue aprobada. Andrea estaba tan feliz, que lloró durante la llamada y pintó después de colgar para ayudar a expresar sus sentimientos. “[Mientras pintaba] pensaba mucho en el fuego. Estaba pensando mucho en las cosas por las que hemos pasado. Hay como un reflejo ahí, me daría esperanza, como mirarme en un espejo ”.

El día que iban a firmar el acuerdo de beneficiarios, la familia Brazell, Bobbie, y otro administrador de casos de desastre, Skip Culton, se reunieron con Tracy Davis, la coordinadora del proyecto.

En marzo de 2020, Andrea y Jason Brazell, Bobbie Rae Jones y Skip Culton se reunieron con la coordinadora del proyecto, Tracy Davis, para firmar el acuerdo de beneficiario de reemplazo de casas prefabricadas. Foto de Huan Xun Chan

El caso Brazell fue uno de los primeros casos que Skip Culton manejó como administrador de casos. Culton examinó la solicitud y facilitó las comunicaciones entre el coordinador del proyecto y los solicitantes. Como sobreviviente de Camp Fire, el momento en que la familia Brazell firmó el acuerdo realmente lo conmovió. “Es un gran honor y un privilegio para mí haber ayudado a esta increíble y resiliencia familia en su recuperación después de este terrible desastre y ver su renovado espíritu y gratitud”.

Con los acuerdos firmados, Tracy explicó sus próximos pasos: la familia se reuniría a continuación con el fabricante para realizar más trámites. La oferta se recibiría por la propiedad para ser revisada por el coordinador del proyecto y el analista de construcción. Una vez aprobados, se archivarán los permisos. Después de que los permisos hayan sido aprobados por la jurisdicción local, el coordinador del proyecto estaría considerando ordenar la casa prefabricada, lo que generalmente demora entre seis y ocho semanas. Una vez que la casa fue entregada al condado de Butte, llevaría de seis a ocho semanas instalarla en la propiedad.

Nada salió según el plan. La pandemia global dejó paralizadas muchas empresas; muchas agencias y departamentos también se habían pasado a operaciones virtuales. El avance del trabajo se vio drásticamente afectado y, por lo tanto, retrasado.

Varios meses después, una vez que se levantó la orden de quedarse en casa, los negocios en el condado de Butte se reanudaron gradualmente. Skip Culton fue quien dio la buena noticia: la casa prefabricada se entregaría al condado de Butte a mediados de agosto.

El 17 de agosto de 2020, los residentes del condado de Butte se despertaron bajo un cielo rojo anaranjado. El incendio del complejo norte ocurrió en el cercano condado de Plumas. Debido al clima seco y al fuerte viento, el mismo día, muchos incendios forestales quemaron diferentes áreas de California. El Estado Dorado declaró una emergencia y los residentes se mantuvieron en alerta.

Era casi imposible para una casa prefabricada viajar desde la fábrica en el sur de California, pasar por las zonas de incendios en llamas en el centro de California para así llegar al norte de California de manera segura. Nuevamente, el plan se pospuso. Al mismo tiempo, el contratista también necesitaba proteger su casa del incendio forestal en Concow.

El 8 de septiembre, el Incendio Del Complejo Norte se extendió a gran velocidad hacia el oeste, amenazando las zonas residenciales del condado de Butte. Todo el condado había tenido mala calidad del aire. El fuego invadió la zona montañosa cercana y los residentes de Concow recibieron órdenes de evacuación.

Un mes después, se contuvieron la mayoría de los incendios. Por fin, la casa prefabricada de Brazell tenía fijada una nueva fecha de entrega.

La administradora de casos de desastre, Bobbie, dijo que una familia tenía que tomar una cantidad de pequeños pasos para obtener una vivienda segura y sostenible como esta. Ella compartió que cuando se trabaja en la gestión de casos de desastres con Tzu Chi, los administradores de casos no solo ayudan a los clientes a navegar por los recursos y establecer planes de recuperación. “Gran parte de nuestro trabajo consiste en estar ahí y alentar y apoyar hasta el final”.

El aire lleno de humo se desvaneció después de varias semanas, y el cielo azul claro sobre el condado de Butte indicó que era un buen día para disfrutar del aire libre.

Temprano en la mañana del 13 de octubre de 2020, Bobbie y el equipo, se dirigieron a la propiedad de Brazell. Como las carreteras de Concow son estrechas y en parte sin pavimentar, les llevó más de una hora completar el viaje que normalmente dura diez minutos.

Mientras esperaban, Bobbie y la familia permanecía a la expectativa esperando. Bobbie dijo que fue hace un año cuando hizo los trámites de casos con la familia, y ahora era como si un ciclo finalmente se hubiera completado.

La familia Brazell anticipa la llegada de su nuevo hogar. Foto de Huan Xun Chan.

Andrea también recordó la primera reunión con Bobbie por lo que dijo: “Ella vino a nuestra dirección, nos sentamos en esa pared. Ella hizo algunas preguntas, cómo hemos estado, qué hemos estado haciendo, qué tenemos, qué necesitamos, qué planeamos hacer. Ella hizo esta pregunta muy importante: ¿Estamos planeando quedarnos? ” Andrea dijo que esa era la pregunta principal. Ella y Jason respondieron que sí, querían quedarse, la propiedad era todo lo que tenían. Aunque no sabían lo que les depararía financieramente en el futuro, Bobbie les ayudó a poner las piezas juntas y a construir un plan de recuperación con ellos.

Disaster case manager Bobbie Rae Jones witnesses the new home’s arrival with the Brazell family. Photo by Huan Xun Chan.

Sólo cuando apareció el camión de remolque en la intersección, Andrea sintió que la realidad se estaba acentuando. “Oh, Dios mío. Ahí está ”, dijo. Sin embargo, casi parecía demasiado bueno para ser verdad. “¿Estoy soñando? ¿Es esto real?” La casa llegó al camino de entrada, acercándose lentamente a Andrea. Ella miró fijamente la nueva casa, se dio la vuelta y vio la caravana detrás de ellos, miró a las personas que vinieron a celebrar este momento. Todo le decía que el nuevo hogar era real.

En la mañana del 13 de octubre de 2020, la casa prefabricada de la familia Brazell se entrega a la propiedad en Concow. Foto de Huan Xun Chan.

Al ver la nueva casa, Jason dijo: “Conseguimos estar estables de nuevo, cocinar normalmente, bañarnos normalmente, tener una sala de estar real donde la familia pueda sentarse junta, sin tropezar entre sí”.

Andrea está emocionada de ver el refrigerador y la estufa en la casa. Foto de Huan Xun Chan.

No todos los miembros de la familia pudieron superar las difíciles condiciones de vida. Su hijo menor de 14 años, se había mudado para quedarse con su hermano mayor. Le había dicho a su padre que volvería cuando tuvieran un nuevo hogar, y ha vuelto a casa desde hace dos meses. Jason compartió con entusiasmo que el adolescente también tendría su propia habitación. “Hemos estado hablando de cómo quiere decorarlo. Escogió el color en la casa “.

 

Como era demasiado estrecho para que siete personas vivieran en el remolque, la hija y el hijo adolescentes de Andrea y Jason se quedaron temporalmente en otro lugar. Sin embargo, tener un nuevo hogar volvió a unir a la familia. Foto de Huan Xun Chan.

Tener una nueva casa significa que ya no necesitan hervir agua y verterla en el área que se conecta a la ducha. No volverían a ser heridos por los pestillos y no tendrían más cicatrices en los brazos. La nueva casa venía con una nevera, una estufa, un lavaplatos y más. Andrea esperaba ansiosamente cocinar y hornear en una cocina equipada nuevamente.

Con respecto al remolque de cinco ruedas, Jason dijo que se lo darían a otra familia sin hogar. “Sabemos lo que es estar sin hogar, obviamente. Simplemente sentimos que es lo correcto ayudar a alguien más “.

Cuando se acercaba el Día de Acción de Gracias. Andrea dijo, que no habían podido celebrar durante dos años por lo que esperaba que la nueva casa pudiera unir a la familia y que pudieran crear nuevos recuerdos allí. Al final del año, una de sus hijas dio a luz y la familia recibió a su primer nieto. Más tarde, Andrea se sometió a una cirugía y pudo quedarse en una casa cálida mientras se recuperaba. El administrador de casos Skip Culton los ayudó a solicitar ayuda para comprar muebles.

Al entrar en 2021, la familia Brazell finalmente sintió que había llegado a su destino en su viaje hacia la recuperación. Mirando hacia atrás en su experiencia posterior al desastre, el vínculo entre la familia Brazell y Tzu Chi parecía otro círculo que se había realizado por completo. Justo después de que ocurriera el incendio del campamento en 2018, la familia había recibido una tarjeta de efectivo de ayuda de emergencia de los voluntarios de Tzu Chi, recordó Andrea. Dijo que fue una experiencia muy diferente a la de otras agencias. Los voluntarios de Tzu Chi los trataron con amor y oraron por ellos con sinceridad. Andrea todavía recordaba cuando entró por la puerta ese día y se sintió esperanzada sabiendo que habría gente útil disponible para el futuro.

El Camp Fire destruyó la casa de los Brazell, frenó el sueño de Jason de comenzar una organización agrícola sin fines de lucro y amenazó la salud de Andrea como sobreviviente de cáncer. Dos años después, la llegada de un nuevo hogar abre un nuevo capítulo para la familia Brazell. Foto de Huan Xun Chan.

Las bendiciones provienen de actos de generosidad; sabiduría, desde la satisfacción y la comprensión empática

Aforismo Jing Si de la Maestra del Dharma, Cheng Yen

Más Noticias

X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁