Comunidad Last Chance Fertiliza Cenizas De Fuego Con Amor

Región Noroeste  | 12 agosto, 2021
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Voluntarios de la región noroeste de Tzu Chi USA en Silicon Valley visitan una pequeña comunidad de montaña conocida como Last Chance para brindar atención a los sobrevivientes de incendios forestales, y un lugareño llamado Victoria devuelve a través de un banco de bambú lleno. Foto / Judy Liao

Escrito por Christina Chang
Traducido por Hong (Ariel) Chan
Editado por Diana Chang y Adriana DiBenedetto
Traducido (Español) por Gerardo Bonilla
Editado (Español) por Maribel Suárez

El primer domingo de mayo, voluntarios de la región noroeste de Tzu Chi USA visitaron una pequeña comunidad montañosa conocida como Last Chance para brindar atención a los sobrevivientes de incendios forestales.

Era casi mediodía cuando llegaron los voluntarios quienes habían viajado por el único camino de montaña que existe dentro o fuera de la comunidad. Cubiertos de polvo, los voluntarios descargan rápidamente un camión lleno de materiales de ayuda y cajas de comida vegetariana. Los voluntarios se prepararon con anticipación para casi 30 miembros de la comunidad que estaban celebrando una reunión mensual de reconstrucción de incendios forestales.

Los incendios del Complejo Relámpago (CZU) se iniciaron en el norte de California a partir del 16 de agosto de 2020 y fueron el resultado de una tormenta eléctrica que produjo casi 11,000 rayos. Los rayos encendieron trágicamente cientos de incendios en todo California, consumiendo 1,490 estructuras y abarcando 86,509 acres. Poco después, los voluntarios de la región noroeste de Tzu Chi USA comenzaron a brindar ayuda en casos de desastre, con la esperanza de empoderar a los sobrevivientes con el amor y los recursos necesarios para reconstruir sus vidas.

Aún se pueden ver señales del incendio en los cuerpos de los árboles que bordean el único camino de entrada y salida de la comunidad. Foto / Andy Chiang

La pequeña comunidad montañosa conocida como Last Chance es un lugar de reunión para los residentes que han vivido de manera respetuosa con el medio ambiente cerca de la tierra durante décadas. Sin el uso de energía hidroeléctrica comercial, los que allí viven dependen de los recursos naturales para su sustento. Sin embargo, docenas de casas en la comunidad fueron devastadas por el incendio y, debido a su ubicación remota, la reconstrucción ha sido un desafío continuo. Después de que se contuvo el fuego, el primer domingo de cada mes, los residentes realizaron reuniones de reconstrucción en la plaza al aire libre de la comunidad. Durante ocho meses, los residentes solo pudieron limpiar sus casas dañadas, ya que los planes de reconstrucción aún estaban en la etapa de discusión debido a los complicados procedimientos de solicitud y planificación. El camino hacia la reconstrucción es realmente largo y tortuoso. Este esfuerzo con frecuencia pone a prueba el coraje y la paciencia de los supervivientes. Es por ello que los voluntarios de Tzu Chi se esfuerzan por estar allí durante todo el proceso.

Los residentes de Last Chance entregan a los voluntarios de Tzu Chi una tarjeta de agradecimiento escrita a mano. Foto / Andy Chiang

Los voluntarios de Tzu Chi en el Área de la Bahía, se reunieron por primera vez con los habitantes de Last Chance durante una distribución de tarjetas de efectivo de emergencia en el verano de 2020. Desde entonces han estado en contacto, ayudando a la comunidad a través del suministro de tarjetas de efectivo y artículos de primera necesidad. La mayoría de los residentes cuyas casas sufrieron daños severos alquilaron casas en los pequeños pueblos debajo de la montaña. Recientemente, algunos lugareños se han mudado a la comunidad y residen en remolques o carpas. Sin embargo, las temperaturas pueden bajar a cero en las montañas por la noche. Chi-Jen Huang, una voluntaria de Tzu Chi que se ha ocupado de los residentes de la comunidad desde que comenzaron los esfuerzos de ayuda de Tzu Chi, expresó que, “Como tal, Tzu Chi ha preparado mantas y suministros para atender las necesidades de los residentes en las montañas”.

El día de la reunión, los voluntarios de Tzu Chi, llevaron 25 loncheras vegetarianas las cuales fueron proporcionadas amablemente por Sumo, un restaurante japonés en el Área de la Bahía.

Sumo, un restaurante japonés en el Área de la Bahía, ofrece generosamente 25 loncheras vegetarianas gratis. Foto / Judy Liao

Una alcancía de bambú llena de amor

Al presenciar la llegada de los voluntarios de Tzu Chi, Victoria Culjan rápidamente, les entregó una alcancía de bambú llena de billetes y monedas. Cuando Victoria recibió la tarjeta de efectivo de emergencia de Tzu Chi en el verano de 2020, también se llevó a casa una alcancía de bambú vacía, decidida a ayudar a alguien más algún día y asegurarse de que sepan que no están solos. La tarjeta de efectivo de emergencia ayudó a su familia a comprar alimentos y utensilios de cocina después del desastre, aliviando algunas de sus necesidades a corto plazo. Anteriormente, Culjan había aprendido que los fondos para las donaciones con tarjetas de efectivo se obtienen del amor de personas de todo el mundo. Inspirada por su origen y la capacidad de marcar una diferencia positiva, Victoria se dedicó a arrojar monedas sueltas constantemente o billetes de dólar todos los días en la alcancía hasta que se reunió con los voluntarios nuevamente.

Cuando tuve algo de dinero, lo primero que pensé, fue hacer algo por mi propia casa. Pero al mismo tiempo, pensé en otras personas necesitadas, así como en ustedes [los voluntarios de Tzu Chi]. Quería darle algo de dinero a Tzu Chi, para que sus acciones pudieran continuar.

Victoria Culjan, Sobreviviente del Incendio Relámpago

Victoria ha vivido en Last Chance durante 41 años. Los incendios forestales de 2020 devastaron las casas que construyeron a través de años con arduos esfuerzos. Aunque sabían que la reconstrucción tomaría una cantidad considerable de tiempo y dinero, la pareja aún esperaba reconstruir su casa en las montañas. Victoria miró hacia el hermoso jardín compartido por los residentes de la comunidad y dijo: “¿Cómo puedes encontrar un jardín tan vibrante en la ciudad? La tierra en el bosque de la montaña me ha curado, y yo también sanaré esta tierra “. Cuando regresaron por primera vez después del desastre, todo lo que quedaba de su jardín eran algunos insectos que revoloteaban de un lado a otro. Parecía que incluso el canto de los pájaros, una vez ininterrumpido, se había desvanecido. Sin embargo, lentamente, las abejas han regresado. “Las abejas son la esperanza de la vida”, dijo Victoria. Al cuidar el jardín, Victoria y algunos residentes de la comunidad volvieron a cultivar todo tipo de frutas y verduras.

Victoria y varios miembros de la comunidad revitalizan sus jardines en un intento por curar este pedazo de tierra herido durante los incendios del Complejo Relámpago (CZU). Foto / Andy Chiang

En su prisa por escapar del caos del fuego que se desarrollaba rápidamente, el esposo de Victoria, Bob Culjan, no tuvo tiempo de agarrar nada. Durante la visita de Tzu Chi, aceptó con gratitud los nuevos jeans que le habían proporcionado los voluntarios. También mencionó cómo había leído una de las publicaciones de Tzu Chi y cómo había aprendido más sobre las otras misiones de ayuda humanitaria de la fundación. Mientras charlaba con los voluntarios, sus ojos se mostraban como los rayos del amanecer. La alegría que emanaba no solo era por recibir ropa nueva, sino por encontrar nuevos amigos, y eso conmovió profundamente los corazones de los voluntarios.

Los voluntarios de Tzu Chi proporcionan un nuevo par de jeans para que Bob pueda reemplazar su par ya gastado. Foto / Judy Liao

Una sanación de comunidad

Esta vez, los voluntarios de Tzu Chi, recibieron cuatro alcancías de bambú llenos de amor de cuatro residentes de Last Chance. Una persona no identificada incluso había contado cuidadosamente la cantidad de monedas una por una y les había dicho a los voluntarios la suma completa. “Quiero agradecerles por su continua amabilidad. Todavía estamos alquilando una casa en la ciudad de abajo. Aunque hay demasiados procedimientos con los que lidiar para la reconstrucción de nuestro hogar, lo haremos paso a paso”, dijo esta persona al tiempo que le extendía la alcancía de bambú a un voluntario. Cuando recibió una mochila azul que le habían traído los voluntarios de Tzu Chi, volvió a sonreír y dijo: “Este es mi color favorito”.

Los que reciben ayudas aceptan con gusto las mochilas azules que les traen los voluntarios de Tzu Chi. Foto / Andy Chiang

Además de las mochilas, los voluntarios de Tzu Chi también trajeron mantas, calcetines, artículos de limpieza y suministros de emergencias a los afectados. Otro residente agradeció a los voluntarios expresando: “Había establecido una carpa en un espacio abierto frente a la playa. Es genial tener esta cálida manta durante la noche “. El voluntario sostuvo la manta en una mano y señaló su alcancía de bambú con su otra mano “Cuando llene la alcancía de bambú con cambio (monedas), la llamaré para que regrese y se lleve la alcancía”, dijo con entusiasmo.

Los voluntarios de Tzu Chi entregan artículos de limpieza a los sobrevivientes en la zona montañosa. Foto / Andy Chiang

Asistencia directa y práctica

Susie Devergranne estaba encantada de saber que los voluntarios de Tzu Chi visitarán la comunidad nuevamente en mayo. Ella envió un correo electrónico a los voluntarios preguntando; si traerán, las mochilas que proporcionaron antes y una de nuestras emblemáticas mantas ecológicas. Cuando recibió los suministros proporcionados por los voluntarios de Tzu Chi, Susie felizmente explicó cómo resolvió sus necesidades inmediatas. Tanto su esposo como su hijo de 16 años planeaban ir a Hawai en una semana y conducir un velero que tenían allí de regreso a San Francisco. La familia planificó donar las ganancias de la venta de su bote a un fondo de reconstrucción de viviendas. Cada uno con sus propias mochilas, los tres estaban listos para empacar y partir.

La familia de Susie se ha mudado nuevamente al área, viviendo temporalmente tanto en un remolque como en una tienda de campaña que le prestó un amigo. Foto / Andy Chiang

Jessica Martinez-McKinney fue la primera residente en ser contactada por Tzu Chi en el verano de 2020 cuando se emitieron tarjetas de efectivo, para socorro en casos de desastre. Gracias a su ayuda, los voluntarios de Tzu Chi de Silicon Valley, se enteraron de la comunidad remota que necesitaba apoyo. Jessica dijo que Last Chance ha sido un refugio pacífico y seguro durante décadas. Los residentes dependen de la naturaleza y de los demás para subsistir. Por lo tanto, todos los residentes estaban decididos a regresar y reconstruir.

Aun así, Jessica ha expresado su profunda preocupación por regresar a la comunidad.

El cambio climático lo ha cambiado todo y me preocupa mucho que vuelva a ocurrir la catástrofe de los incendios forestales.

Jessica Martinez-McKinney, sobreviviente del Incendio Relámpago (CZU)
A Jessica le preocupa que el cambio climático provoque otra tragedia. Foto / Judy Liao

Una fuerza renovada para siempre

Afortunadamente, tanto Joe como su perro habían escapado de su casa con la ayuda de los vecinos. Después del incendio, regresaron a la comunidad y continuaron su vida en la montaña desde el auto de Joe. Joe expresó su agradecimiento a los voluntarios por proporcionar suministros esenciales durante su última visita, incluso cuando estaba ausente. “Me gusta especialmente esa bolsa de fideos Jing Si”, dijo. “Es realmente increíble.”

Joe y su perro grande y amigable se unen al evento de ayuda. Joe además cuenta cómo se alejó de su casa en la noche mientras los relámpagos y los incendios forestales avanzaban rápidamente. Foto / Judy Liao

“Los volveremos a ver”, dijeron los voluntarios mientras se despedían de la comunidad. Y en el camino hacia la reconstrucción de sus vidas, los voluntarios saben que la fuerza de esta comunidad solo seguirá creciendo junto con las flores y la vegetación que regresan y que han cuidado con tanto cariño.

Los voluntarios de Tzu Chi se despiden y prometen mantener a la comunidad cerca en sus corazones. Foto / Judy Liao

Más Noticias

X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁