Colaborando Para Proteger A Los Navajos En Medio De La Pandemia Del COVID-19

Oficina Nacional  | 18 noviembre, 2020
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Escrito por Ida Eva Zielinska
Traducido (Español) por Gerardo Bonilla
Editado por Maribel Suárez

A medida que el brote global de COVID-19, se extendió por los Estados Unidos en la primavera y principios del verano de 2020, la ciudad de Nueva York dominó los titulares, con el mayor número de casos confirmados. Sin embargo, al mismo tiempo la nación nativa americana Navajo, también fue la más afectada, cuando en mayo, tuvo una tasa de infección per cápita, más alta que cualquier otro estado de EE. UU.

Los voluntarios de Tzu Chi USA, en Phoenix tomaron en serio la difícil situación, de los navajos, que se hacen llamar Diné (La Gente), y se aventuraron en Diné Bikéyah (Navajoland) en Arizona, para ofrecer una mano de ayuda, distribuyendo equipos de protección personal (EPP). También se unieron con otros grupos, que se esfuerzan por proteger a esta población vulnerable, poniéndola en cuarentena en lugares remotos y aislados de la reserva, muchas veces sin agua ni corriente eléctrica.

Para servir a las familias, que viven alrededor de Sanders en el este de Arizona, una ciudad remota no incorporada,con una población de alrededor de 630 habitantes, localizada en el condado de Apache en la Nación Navajo, los voluntarios de Tzu Chi encontraron puntos de contacto a través de un grupo de voluntarios de la fe Bahá’í. Los Voluntarios de los Bahá’ís de Gallup, Nuevo México, han estado ayudando durante algún tiempo a los miembros más vulnerables de las comunidades nativas, con donaciones de alimentos, agua y productos básicos.

Play Video

Los voluntarios de Tzu Chi, junto con un equipo de voluntarios Bahá’í, viajaron a Sanders, para distribuir alimentos y otros suministros, proporcionados por los Bahá’ís de Gallup, complementado con el equipo de protección personal (EPP), donado por Tzu Chi USA. Para los voluntarios Bahá’ís, ayudar es una parte fundamental de su fe, como compartió Rosanne Groger-Bathke, miembro del grupo y voluntaria:

La Fe Bahá'í es una religión mundial y su principal principio fundamental, es la unidad y la unidad de la humanidad. Es tan natural querer ayudar a nuestros hermanos y hermanas, que se han visto afectados en toda la Nación Navajo. Como saben, este es un punto caliente [real] para COVID-19.

Rosanne Groger-Bathke Miembro y voluntario de Bahá'ís de Gallup

En cuanto a los voluntarios de Tzu Chi, la colaboración ofreció nuevas vías, para ayudar a las comunidades nativas americanas, explicó Ren Liu:

[El] grupo Bahá'í Fe, debido a que tienen una una larga relación, y [están] trabajando dentro de la reserva, han desarrollado una buena comunicación, y vínculos con y personas en las aldeas ayudando a organizar la distribución de comida. Pero la mayor necesidad, es de mascarillas médicas. Tzu Chi, ya [tiene] las mascarillas enviadas desde Taiwán, más las donadas por miembros en todo Estados Unidos. Así que, eso es un muy buen esfuerzo [cooperativo].

Ren Liu, Voluntario Tzu Chi

La labor conjunta, ha sido mutuamente beneficiosa, ya que, “con Tzu Chi, logrando proporcionar estas mascarillas y guantes, ahora podemos asignar esos fondos a otros activos o suministros necesarios, como blanqueadores. Todo el mundo quiere blanqueador para limpiar, y es difícil de encontrar. También, estamos ofreciendo productos cuando no podemos encontrar productos de, por ejemplo, la despensa de alimentos “, dijo Rosanne.

Cuando el equipo de voluntarios Bahá’í y Tzu Chi, llegó a Sanders, sirvieron a muchas familias, de varias generaciones, compartiendo el mismo techo, lo cual es común en las comunidades nativas americanas. El impacto de la pandemia, fue tristemente evidente, ya que muchos residentes compartieron historias de seres queridos, que perdieron. Algunos compartieron que “tratamos de quedarnos en casa todo lo que podemos para mantenernos [a distancia] de todos”. Sin embargo, para muchos, tales medidas fueron en vano, ya que alguien en su hogar había muerto a causa del virus y dijo: “Está en todas partes. Es horrible.”

Aún así, las familias Navajo, estaban muy agradecidas de ver a estos buenos samaritanos venir a ellos, con el regalo de los suministros, que tanto necesitaban.

Crees que vivimos bien, pero le tenemos miedo al virus. Y, estoy tratando de mantener felices a mis nietos, así que, nos mantenemos alejados de esas áreas donde conocen gente. Ustedes son las primeras personas que vinieron a entregarnos la comida, ¡y estoy muy feliz! Muchas gracias. Tengo una gran familia. Tengo nietos y mis hijas mayores, mi hijo mayor y mi esposo. Entonces, agradezco toda la comida. Sé que lo vamos a utilizar. [Y] realmente necesitábamos las mascarillas, el desinfectante y los guantes.

Jennie Golden, Beneficiario de atención en Sanders

Sunshine Yellowhorse, otra residente, encontró la ayuda reconfortante y dijo: “Nos hace sentir que alguien se preocupa por nosotros, en lugar de simplemente [olvidarnos]. Sabes, realmente me tocó el corazón ver cosas así, gente ayudando a la Nación Navajo”.

Play Video

Tzu Chi Phoenix también trabajó junto a Ethel Branch fundadora del Fondo de Ayuda COVID-19 de las Familias Navajo y las Familias Hopi. Branch había presenciado personalmente los desafíos, que enfrentan las comunidades nativas americanas durante la pandemia, y se ofreció a hacer algo al respecto.

Arizona estaba comenzando a verse afectada por la epidemia de COVID-19. Estaba haciendo compras para mí y mi mamá, que cuida a mis sobrinas; ella vive en la Nación Navajo. No tienen agua corriente ni electricidad, y no pude encontrar muchas cosas, que ella necesitaba. Entonces, decidí que valía la pena seguir adelante y comenzar un GoFundMe, y a las 11 en punto de esa noche, habíamos recaudado $5,000.

Ethel Branch, Fundadora del Fondo de Ayuda COVID-19 para las familia Navajo y las familia Hopi

El fondo de ayuda, floreció rápidamente y ahora es una iniciativa de ayuda “liderada por indígenas de base y voluntarios” quienes brindan ayuda a las familias Diné y Hopi afectadas por la crisis del COVID-19. El fondo da prioridad a “los ancianos (especialmente los que crían a sus nietos), los padres solteros y las familias con dificultades, ayudándoles a comprar alimentos, agua y suministros de salud”. El grupo también se esfuerza por “[protegerlos] (y sus comunidades vulnerables) de la exposición mediante la participación de voluntarios para hacer las compras y entregarlos a un lugar de transferencia seguro para las familias”.

Juntos, Tzu Chi USA y el Fondo de Ayuda COVID-19 para las Familias Navajo y las Familias Hopi, abordaron ciertas necesidades únicas, que surgieron en algunas comunidades. Mientras la Nación Navajo lucha contra la pandemia de COVID-19, muchos hogares multigeneracionales luchan por encontrar un lugar, para poner en cuarentena a familiares infectados con el virus, como fue el caso en el pueblo de White Cone, Arizona, en el cual los voluntarios de Tzu Chi visitaron en junio para un entrega de (EPP).

Play Video

Al asociarse, Tzu Chi USA y el Fondo de Ayuda COVID-19 para las Familias Navajo y las Familias Hopi pudieron movilizar y brindar una solución, para los residentes de la aldea White Cone. El 14 de julio, el Fondo de Ayuda COVID-19 de las Familias Navajo y Hopi proporcionó tiendas de campaña junto a las casas de los pacientes COVID-19 para separar a los infectados de sus familiares. A su vez, Tzu Chi, proporcionó camas plegables para que los pacientes pudieran ponerse en cuarentena cómodamente, junto con una donación de EPP para la comunidad, por un total de 500 mascarillas médicas, 400 respiradores KN95, 50 batas de aislamiento y 250 mascarillas de tela.

Las colaboraciones entre los voluntarios de Tzu Chi Phoenix y los de otros grupos de ayuda, también llevaron a las donaciones, de (EPP) de Tzu Chi USA al Sage Memorial Hospital, ubicado en Ganado, Arizona, dentro de la Reserva Navajo. El hospital es parte del primer sistema de salud integral administrado por nativos en los Estados Unidos. Durante la pandemia, se enfrenta a desafíos particulares en términos de obtener (EPP), como compartió Jefferson James, supervisor de compras de Sage Memorial:

Estamos ubicados en un área remota, y muchos de los envíos no son fácilmente accesibles para nosotros ... porque la mayoría de nuestros suministros provienen de todo el país.

Jefferson “Jack” James, Supervisor de Compras del Sage Memorial Hospital

Ethel Branch, del Fondo de Ayuda COVID-19 de las familias Navajo y Hopi señaló, que los voluntarios de diferentes grupos de ayuda que trabajan juntos durante la pandemia serán de beneficio a largo plazo: “Para que estas redes de voluntarios, se formen ahora, creo, que va a ser realmente útil para ayudar a nuestras comunidades a responder a futuras emergencias. Creo que esa infraestructura de voluntarios será realmente importante en el futuro para salvar vidas adicionales ”.

Jefferson James, del Sage Memorial Hospital, agregó que Tzu Chi y los Navajos comparten valores similares: “No todo se trata de [materialismo], ya sabes. Los Navajo, tenemos, lo que llamamos Sistema de Clan y ese sistema de clanes es lo que nos mantiene unidos, nos comunicamos, y nos ayudamos unos a otros. Compartes este amor y muchas de estas relaciones internas. Esa es la forma en que veo su Fundación Tzu Chi. Realmente lo apreciamos”. De hecho, esos sentimientos humanitarios resuenan en las palabras de la Venerable Maestra de Dharma, Cheng Yen: “Cuando consideramos a los seres sintientes como nuestros seres queridos, sería insoportable verlos sufrir”.

Play Video

El esfuerzo de ayuda del equipo luego se dirigió a Piñón, Arizona, una comunidad aislada, que a veces se siente olvidada.

Somos una de las personas remotas. Nos pasan por alto, todo el tiempo. Simplemente dicen: "Bueno, ya sabes, Piñón y el resto de la comunidad, no notarán nada". Y este es el primer, primer proyecto, que es tan cariñoso. Alguien en el mundo tiene compasión y amor para dar su dinero ganado con tanto esfuerzo, es solo el amor por su gente. La compasión que tienes, creo que eso es lo que tiene este proyecto de ayuda.

Bessie Allen, Residente local y voluntaria

Aquí, el Fondo de Ayuda COVID-19 de las Familias Navajo y Hopi distribuyó paquetes de atención, que incluían mascarillas proporcionadas por Tzu Chi Phoenix. La comida en sí es de gran beneficio para muchas familias en el área, explicó Ethel: “Usted sabe, que una comida por valor de $100,000 sirve a alrededor de 1,000 hogares y cada hogar tiene un promedio de cuatro personas por hogar, por lo que estamos sirviendo a unas 4,000 personas cada semana.” En cuanto a las mascarillas proporcionadas por Tzu Chi, también fueron una gran bendición, como compartió Wanda Tsedah, una residente local: “Algunas personas por aquí cobran por … ya sabes, para comprar, tienes que comprar mascarillas, y nosotros no tenemos mascarillas. Que nos den mascarillas gratis [es] realmente útil”.

La ayuda de Tzu Chi USA, para comunidades vulnerables como los Navajos, es continua y responde a sus necesidades a medida que evolucionan durante la pandemia. Apoye nuestras actividades Unidos en la Distancia: en el largo camino de compasión, para ayudar a que  colaboraciones beneficiosas como estas,  emerjan y prosperen en el futuro, para ayudar a los más necesitados durante esta crisis de salud global.

Más Noticias

X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁