Ayudando a los Residentes de Nueva York en la Limpieza Luego de la Inundación del Huracán Ida

Región Noreste  | 5 noviembre, 2021
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Los pasajeros de un autobús huyen de un autobús inundado hasta el techo, debido a las lluvias torrenciales causadas por la Tormenta Tropical Ida en Nueva York en la noche del 1 de septiembre. Foto de Su Man Chou

Escrito en Mandarín por Daphne Liu
Traducido al Inglés por H. B. Qin
Editado en Inglés por Ida Eva Zielinska
Traducido al Español por Francisco Ayala Silva
Editado en Español por Maribel Suárez

Aunque la categoría del Huracán Ida, se redujo a tormenta tropical al atravesar el estado de Nueva York el pasado 1 de septiembre, la tormenta llegó sin aviso a la ciudad de Nueva York a altas horas de la noche. Según el alcalde Bill de Blasio, el pronóstico del clima fue totalmente inexacto y eso impidió que la municipalidad respondiera a tiempo.

Asimismo, las 3.5 pulgadas (8.89 centímetros) de agua acumulada durante la hora que duró el aguacero superó la capacidad de las alcantarillas de la ciudad. Como resultado, las aguas subieron hasta inundar muchas rutas del metro, residencias, dejando bajo el agua a autobuses y vehículos y, trágicamente, provocó la muerte de varios residentes que no pudieron ponerse a salvo.

La tormenta azotó con más fuerza algunas áreas del distrito de Queens. El vecindario cerca de la intersección del Bulevar Kissena con la Avenida Peck en el Este de Flushing ha sufrido algunas inundaciones en el pasado debido a las fuertes lluvias. Sin embargo, esta vez casi todas las viviendas de la zona quedaron inundadas. Una familia china de tres personas que vivían en el sótano de un edificio quedaron atrapados esa noche y no pudieron escapar. La policía encontró sus cuerpos sin vida al siguiente día.

Su vecina de al lado, Yu Guei Wu, una veterana voluntaria comunitaria de Tzu Chi, vio como todo su sótano se inundaba completamente. Asimismo, su cielo falso colapsó y el agua llegó hasta la ventilación del aire acondicionado del primer piso.

La intersección de Bulevar Kissena y la Avenida Peck fue el área más afectada por la inundación. El 2 de septiembre, cuando la lluvia cesó, las familias sacaron su basura y muebles fuera de los sótanos llenando la calle con el olor inconfundible de las alcantarillas subterráneas. Foto de Shan Shan Chiang

El Parque Cercano a sus Casas se Convierte en Océano

La Sra. Tseng, una sobreviviente de esa noche de terror, vivía en el punto más bajo de la zona más golpeada. Ella recuerda que bastaron tres minutos de lluvia, para que todo se inundara. Usualmente, la pareja de esposos, se quedaban viendo televisión en el sótano hasta dormirse y a la media noche se levantaban para subir a su habitación. En la noche de las lluvias el esposo estaba muy animado por lo que subió a su habitación más temprano de lo usual y eso lo salvó del desastre. Él pudo haberse quedado dormido en el sótano, como era su costumbre, y eso le habría hecho que su escape fuera difícil, sino imposible.

Yu Guei Wu, cuyos vecinos se ahogaron en el sótano de su respectiva vivienda, está agradecida de seguir con vida. Sin embargo, su casa, que también es la sede de su negocio, sufrió daños materiales devastadores . “El sótano es una barbería; el equipo y los muebles se mojaron y quedaron dañados totalmente. La espuma y el aislante térmico de las paredes, el cielo falso, todo se vino abajo. Era difícil de imaginar”. Yu Guei ha operado la barbería por más de cuarenta años.

Ella también es entregada a la labor social y fue una de las primeras estilistas en ofrecer cortes de cabello gratuitos al Hogar de Ancianos de Staten Island en Nueva York, una institución que recibe la visita de voluntarios de Tzu Chi que llegan a ofrecer compañía y cariño a sus residentes. Los voluntarios conocían a Yu Guei, por haber trabajado juntos ayudando a la comunidad. Por eso la contactaron al siguiente día después de la inundación y llegaron a visitarla con comida hecha en casa. Al ver la destrucción de la barbería se dieron cuenta de la furia con que atacaron las lluvias.

El desastre natural no tuvo piedad. Las intensas lluvias nocturnas causaron pérdidas incalculables en mi hogar. Cuando me sentía más perdida mi familia de Tzu Chi inmediatamente me llamó, para saludarme e incluso vinieron a mi casa para cuidarme, lo que me sacó lágrimas de emoción

Yu Gei Wu
Sobreviviente del desastre

Si seguimos la ruta al norte del Bulevar Kissena, este se convierte en la Avenida Rose cuya zona aledaña también, quedó inundada en la noche del 1 de septiembre. Luego de que las aguas bajaran de nivel al siguiente día, sus residentes comenzaron a limpiar sus sótanos anegados, tratando de sacar el agua aún acumulada. Chun Tzu Chung, una voluntaria octogenaria de Tzu Chi, recuerda con estremecimiento la situación de aquella noche:

Fue peor que el desastre causado por el Huracán Sandy hace 10 años. Las aguas comenzaron a subir alrededor de las 11:30 p.m. de esa noche y todo el sótano estaba inundado a las 12 p.m. Ya era muy tarde para mover las cosas y el agua ya llegaba al primer piso. Mi esposo y yo no nos atrevimos a cerrar nuestros ojos para dormir hasta que llegó la madrugada y nuestro hijo se hizo cargo

Chun Tzu Chung
Voluntaria de Tzu Chi
Sobreviviente del Desastre

Chun Tzu, estaba tan asustada que no podía dormir, pero inmediatamente pensó en las enseñanzas de la Maestra del Dharma Cheng Yen y así su mente cambió, dejó ir el miedo y su corazón se tranquilizó naturalmente. Aun así, a la mañana siguiente ella recordó la gravedad de la catástrofe cuando vio el estacionamiento al otro lado de la calle convertido en un océano.

La casa de Chun Tzu Chung, voluntaria de Tzu Chi, está en una zona que quedó inundada y cuyo sótano quedó sumergido hasta el techo. Casi todos los muebles y pertenencias quedaron calados por el agua.
Sobrevivientes de la inundación sacan al sol sus bienes aun rescatables para secarlos y eliminar el desagradable olor a alcantarilla. Foto de Shan Shan Chiang

Entre los voluntarios de Tzu Chi en Nueva York, la residencia de Chun Tzu fue una de las más inundadas. Esa misma noche los voluntarios que viven en la zona utilizaron un grupo telefónico para informar sobre la situación de la vivienda de ella y todos se movilizaron para ayudar en la limpieza al siguiente día.

En la mañana del 2 de septiembre Chin Lung y su esposa Chun Mei Tsai fueron los primeros en llegar a la casa de Chun Tzu con cuatro bombas de agua para desaguar el sótano. Después los voluntarios Hsiu Hua He y Su Man Chou tomaron las riendas y limpiaron el lodo y la basura. Según Su Man, las aguas negras se derramaron y por eso todo el sótano y las calles vecinas apestaban a alcantarillas. El calor del sol intensifica el mal olor.

Por la tarde, Shan Shan y Chang Tung Chiang, trajeron comida caliente. A lo largo del día los voluntarios de Tzu Chi llegaron uno después de otro a ayudar con la limpieza, haciéndose cargo espontáneamente de lo que fuera necesario, demostrando el amor y afecto sincero que brilla en el espíritu de la familia de Tzu Chi. A pesar de los montones de basura húmeda y maloliente regados por toda la casa, brilló ese bello espíritu trayendo alivio de otro tipo.

Las llamadas de preocupación y los voluntarios que ayudaron a lo largo del día fueron reconfortantes

Chun Tzu Chung
Voluntaria de Tzu Chi
Yan He, voluntaria de Tzu Chi, limpia el agua del sótano de la casa de Chun Tzu Chung el 3 de septiembre. Foto de Su Man Zhou
Voluntarios cuidan a Chun Tzu Chung (al centro) y su familia demostrando el espíritu de Tzu Chi. Foto de Hsiu Hua He

Ming Yu Li, otro miembro mayor del grupo de voluntarios de Tzu Chi que vive sola en el cruce de la Calle 166 y la Avenida 29 en Queens, también vio como su sótano quedaba completamente inundado, como ella misma lo cuenta: 

Llovía con fuerza a las 2 a.m. En plena noche escuché el sonido de las aguas en la planta baja y el sótano comenzó a acumular agua y ésta crecía y crecía. Llamé a la policía y ellos me dijeron que tomarían medidas en cuanto pudieran pero luego de las 3 p.m. en medio de la noche, nadie vino

Min Yu Li
Voluntaria de Tzu Chi
Sobreviviente del Desastre
El agua se comienza a acumular en el sótano de la casa de Min Yu Li, voluntaria de Tzu Chi, a mitad de la noche. Foto de Shan Shan Chiang

Min Yu, se ponía cada vez más nerviosa a medida que el desastre empeoraba. Ella no tenía amigos o parientes en las zonas cercanas. La primera cosa en que pensó fue en su familia de Tzu Chi. Al amanecer ella contactó a sus colegas voluntarios y no tuvo que esperar mucho para que los esposos Chiang y los voluntarios de la zona Ching Hsiu Lin y Ling Fan, llegaran a ayudar a limpiar. Incluso llegó el voluntario Lai Ti Ni, cuyo hogar también se había inundado, a ayudar luego de resolver los problemas de su propia casa.

Hogares y Negocios Destruidos

Aparte de ayudar a limpiar el interior de las casas de los voluntarios cuyas viviendas resultaron dañadas, Tse Jen Chu. trabajadora social de Tzu Chi, llamó uno por uno a más de 10 beneficiarios de cuidados de caridad a largo plazo en la mañana del 2 de septiembre, Todos ellos viven en sótanos y Tse Jen descubrió que dos de ellos habían sufrido severas inundaciones en sus hogares. Los voluntarios de Tzu Chi salieron a visitarlos.

Uno de los beneficiarios de ayuda es una madre soltera que vive en el vecindario de Kissena Park, que está en una zona poco elevada. El sótano se había inundado y el agua le llegaba hasta la cintura dañando colchones y libreros. Ella se había mudado temporalmente al apartamento de su casero, que está en el piso superior. Rápidamente los voluntarios trajeron colchones y gabinetes usados. Otros suministros fueron llevados después.

Esta familia beneficiaria de los servicios de caridad a largo plazo de Tzu Chi vive en un sótano que se inundó hasta la altura de su cintura. Hasta el refrigerador se desplomó. Foto de Shan Shan Chiang

La oficina en Flushing de la Región Noreste de Tzu Chi USA también acumuló agua durante la inundación, así como el sótano del Centro de Ayuda Compasiva de Tzu Chi en Manhattan.

La oficina de la Región Noreste de Tzu Chi USA ubicada en Flushing sufre una ligera acumulación de agua en algunos lugares del edificio y del sótano. Los voluntarios sacaron las ropas y pertenencias mojadas al estacionamiento para que el sol las secara. Foto de John Cheng.
El agua causó algunos daños en el sótano del Centro de Ayuda Compasiva de Tzu Chi en Manhattan. El voluntario Yang Li junto con algunos más ayudan en la limpieza e identificación de daños en la propiedad. Afortunadamente estos no fueron significativos. Foto de Freeman Su

Aparte de Queens, otras regiones del estado de Nueva York también experimentaron inundaciones importantes. La lavandería automática de Li Li Mei, voluntaria de Tzu Chi, ubicada en Rye, Condado Westchester, sufrió daños severos. El agua se precipitó dentro del negocio y le llegó hasta la cintura, inundó el sótano, dañó la cocina y el equipo, incluyendo las lavadoras, secadoras, secadoras en seco, el calentador, la refrigeradora y otras máquinas.

La inundación también arrastró una gran cantidad de lodo que se derramó en el sótano. Partes del cielo falso colapsaron y hasta algunos árboles fueron arrancados de raíz y arrastrados. Tomará una semana para que las operaciones de limpieza se completen.

A medida que la ciudad de Nueva York experimentaba las lluvias más copiosas en un siglo, el número de familias afectadas incrementaron por el desastre. El 3 de septiembre los voluntarios de Tzu Chi en la ciudad establecieron el Centro de Ayuda de Emergencia por las Tormentas del Huracán Ida en la Ciudad de Nueva York. Ellos realizarán visitas a los hogares y negocios dañados, distribuirán fondos de ayuda de emergencia y ayudarán a la Cruz Roja Estadounidense en la investigación de casos y cuidados posteriores.

 

Más Noticias

X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁