Amor Y Cuidado Llega A Durham Durante Misión de Rescate En Carolina Del Norte

Región del Washington DC  | 5 agosto, 2021
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Los voluntarios del Centro de Servicio de Raleigh de Tzu Chi USA colaboran con la Misión de Rescate de Durham para realizar un evento de distribución de comidas al aire libre. Foto / Yungshih Huang

Escrito por Yungshih Huang, Chiuyueh Hung
Traducido por Diana Chang
Editado por Ida Eva Zielinska
Traducido (Español) por Gerardo Bonilla
Editado (Español) por Maribel Suárez

El 15 de mayo de 2021, el clima en Raleigh, Carolina del Norte, fue agradable, lo que se sumó a la atmósfera alegre cuando a las 10:15 en la mañana, los voluntarios del Centro de Servicio de Raleigh de Tzu Chi USA se reunieron en el estacionamiento del refugio para personas sin hogar de la Misión de Rescate de Durham.

Estaban allí para proporcionar comidas calientes y otros servicios comunitarios. Los 12 voluntarios se dividieron en dos grupos: uno distribuía comidas calientes y el otro limpiaba las calles cercanas al refugio de hombres. Entre ellos, algunos estaban sirviendo en un evento comunitario de este tipo por primera vez.

Jenna Schaeffer se había ofrecido previamente como voluntaria en refugios de animales y con la Cruz Roja Estadounidense, pero no se había unido a un evento de servicio de comidas antes. Scott Lee, quien por lo general participa en el grupo de estudio de libros en inglés semanal del Centro de Servicio de Raleigh, sabía que ese servicio comunitario requeriría trabajo, así que se arremangó y se ofreció como voluntario para ayudar.

Para otros, fue un asunto familiar, ya que los padres trajeron a sus hijos para ayudar. Woonchoi Ho, vino con su esposo, Phooiseng Lim, y sus dos hijos, Shenyang y Shenwey Lim, ansiosos por servir a la comunidad. Calvin Kao y sus hijos Isabel y Rayan Kao estuvieron entre los que empezaron a barrer las calles.

La llegada de los voluntarios tampoco pasó desapercibida.

La participación de los voluntarios de Tzu Chi, es de gran importancia para los residentes aquí porque cada vez que vienen los voluntarios de Tzu Chi, sentimos que la sociedad no nos ha olvidado. Estoy muy agradecido con los voluntarios por su cuidado en la comunidad.

Mr. Randolph Residente de Misión De Rescate De Durham
El Sr. Randolph (segundo a la derecha) explica los elementos del menú que están sirviendo y el proceso del servicio de comidas a los voluntarios. Foto / Yungshih Huang

El Sr. Randolph, que vino a vivir al refugio de la Misión De Rescate De Durham hace nueve meses, se hizo cargo de dirigir a los voluntarios. Explicó que la Misión de Rescate de Durham organiza de siete a ocho eventos de servicio de comidas al aire libre cada año. Señalando una mesa preestablecida debajo de un gran árbol y una parrilla, dijo que allí era donde se asaría la comida y luego se distribuiría. La Misión de Rescate estimó que unas cien personas vendrían a comer durante las horas del almuerzo.

Una vez que el Sr. Randolph terminó su explicación, los voluntarios se pusieron a trabajar. Pusieron paquetes de hot dogs vegetarianos a la parrilla y se prepararon para distribuirlos de manera ordenada. Tan pronto los perros calientes estuvieron listos, los voluntarios le sirvieron uno por uno a los beneficiarios de la atención quienes esperaban pacientemente en la fila. Además, cada voluntario era responsable de una tarea específica y estaba destinado en esa área a lo largo del proceso de distribución de comida caliente.

Yungshih Huang, se encargó de repartir servilletas y cucharas. Jyhshing Chen se encargó de servir los rollitos, poniendo uno en cada plato. Scott Lee puso hot dog en cada pan. Jenna Schaeffer agregó chile y ensalada de col en cada plato. Woonchoi Ho sirvió bebidas y sus hijos, Shenyang y Shenwey Lim, le dieron una bolsa de papas fritas a cada persona.

Una vez que se pusieron en marcha, el servicio de comidas ininterrumpido mantuvo a todos ocupados y felices. Al ver a los residentes sentados en el área de picnic al aire libre disfrutando de un maravilloso almuerzo bajo el cielo azul y las nubes blancas, todos los voluntarios se sintieron satisfechos, alegres, con el corazón en paz por servir a la comunidad con amor.

Shenyang y Shenwey Lim, participaron en una distribución de comida caliente por primera vez. Su madre, Woonchoi Ho, dijo que siempre quiso que sus hijos fueran voluntarios en los eventos de Tzu Chi. Para una distribución de alimentos en abril, cada uno de los hermanos donó US $15 de su asignación del Año Nuevo Lunar. Woonchoi usó ese dinero para comprar pasta, salsa para pasta y cereales para el evento de distribución de alimentos.

Cuando Woonchoi Ho, llegó a casa, les mostró a los niños toda la comida obtenida gracias a su donación, diciendo: “¡Puedes comprar mucha comida por USD $15 y dársela a los necesitados!” Por lo general, ambos hermanos van a la oficina de Tzu Chi los sábados para una clase de chino, por lo que no pueden participar en eventos comunitarios ese día. Sin embargo, ahora que terminó el semestre, Woonchoi, los llevó con ella a esta distribución de comida caliente.

Por un lado, los niños pueden aprender muchas cosas del voluntariado. Por otro lado, este voluntariado puede reducir el tiempo que pasan jugando a los videojuegos en casa. Además, participar en las actividades de Tzu Chi siembra las semillas del amor y la bondad en sus corazones.

Durante este evento de servicio comunitario, los niños ayudaron a distribuir papas fritas a los residentes del refugio, que vinieron a comer. Muchos volvieron después para agradecerles. Los dos hermanos estaban realmente felices de ayudar a los demás y quieren participar nuevamente en actividades similares cuando surja la oportunidad.

Mientras que las comidas fueron distribuidas por una parte del equipo de voluntarios, otro estaba ocupado limpiando las calles, recogiendo basura y escombros, incluidos pequeños clavos y objetos afilados al costado de la carretera.

Si estos clavos afilados u objetos metálicos se atascan en una llanta, la llanta perderá aire y el propietario tendrá que gastar dinero para repararla. Definitivamente será problemático, por lo que los limpiamos para evitar que sucedan tales cosas

Chiuyueh Hung, Voluntario de Tzu Chi

El equipo también encontró botellas, algunas con algo de líquido en el interior, que tuvieron que vaciarse antes de ponerlas en bolsas de basura. Además, recolectaron muchas colillas de cigarrillos y pequeños fragmentos de escombros destrozados por una cortadora de césped. Aunque gran parte de lo que se sacó de las carreteras y aceras eran pequeños trozos de basura, Isabel y Rayan Kao, los recogieron con diligencia y paciencia.

Su padre, Calvin Kao, aprovechó la oportunidad para compartir una analogía para enseñar a sus dos hijos. Dijo: “Recoger basura es como limpiar los problemas de la mente. Los problemas grandes son fáciles de ver y eliminar, pero si se aplastan y se convierten en muchos problemas pequeños, será difícil solucionarlos ”.

Aunque en su mayoría encontraron pequeños trozos de basura, Isabel y Rayan Kao, fueron muy pacientes al recogerlos uno por uno. Foto / Calvin Kao
Los voluntarios Isabel y Ryan Kao limpian las calles junto con su padre, Calvin Kao. Foto / Chiu Yueh Hung

La distribución anterior de comida caliente en las instalaciones de la Misión de Rescate de Durham fue para los residentes del refugio de mujeres, y las actividades posteriores incluyeron una recolección de juguetes y distribución de alimentos en respuesta a la pandemia. En cada encuentro entre los voluntarios de Tzu Chi y aquellos a quienes sirve la Misión de Rescate de Durham, se forjan conexiones amorosas que transforman a los extraños en amigos. Porque después de todo, somos una familia en este mundo.

Más Noticias

X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁