Entrega de Alimentos y Cuidado a los Adultos Mayores de la Ciudad de San Dimas

Oficina Nacional  |  17 julio, 2020
Los voluntarios de Tzu Chi participan en el Proyecto San Dimas Cares que la ciudad ha organizado, para ayudar a las personas mayores con la entrega semanal de alimentos.
Foto Michael Tseng.

Escrito porJennifer Chien
Traducido por Gerardo Bonilla
Editado por Maribel Suárez

Voluntarios de Tzu Chi USA de la Región de la Sede Nacional han estado participando en el Proyecto San Dimas Cares (Proyecto de cuidado San Dimas), organizado por la Ciudad de San Dimas, el cual busca brindar asistencia a las personas de la tercera edad durante la pandemia de COVID-19 ante las nuevas medidas de permanecer en casa. El proyecto tiene como objetivo entregar lo esencial a los adultos mayores directamente en sus hogares, y así minimizar los riesgos asociados con estar afuera, protegiendo la salud y seguridad de las personas de edad avanzada.

A tales fines, todos los jueves por la mañana, los voluntarios de Tzu Chi se reunirán frente al municipio de San Dimas, para recoger una ruta de asignación de entregas para los alimentos que han preparado y que ya han cargado en sus vehículos. Luego, los voluntarios se disponen a entregar frutas y verduras frescas a los residentes mayores, y luego continúan las entregas siguiendo una lista de hogares que el Departamento de Parques y Recreación de San Dimas contactó previamente.

San Dimas City Seniors
Los voluntarios de Tzu Chi se reúnen en el Municipio de San Dimas todos los jueves, luego siguen una ruta de distribución de acuerdo con la lista provista por la ciudad. Foto: Michael Tseng.

La nutrición adecuada es vital

Desde la primera distribución realizada desde el 16 de abril, hasta el 11 de junio, los voluntarios habían completado nueve servicios de entrega de alimentos y repartido víveres a más de 50 hogares por semana. Para garantizar que cada hogar de estas personas de edad avanzada puedan obtener una comida equilibrada, los voluntarios de Tzu Chi USA preparan una caja que contiene productos secos proporcionados por el Banco de Alimentos de Los Ángeles y una caja de frutas y verduras frescas.

Cada caja de comida pesa hasta veinte libras, y algunos de los adultos mayores viven en los últimos pisos de los edificios residenciales. Es por esto que ver a los voluntarios de Tzu Chi subir las cajas por las escaleras en un día caluroso tocó los corazones de los que recibieron la ayuda a la vez que dejó una gran impresión en la comunidad.

Los voluntarios de Tzu Chi USA preparan cajas de alimentos con frutas frescas, verduras y productos secos para los hogares de personas mayores e incluyen también un diario sobre Tzu Chi. Foto: Margaret Ho.
Voluntarios de Tzu Chi también ayudan a llevar los comestibles a los que viven en pisos superiores. Foto: Michael Tseng.

Conexión y cuidado que ablanda corazones

Cada entrega de alimentos ofrece la oportunidad de crear una conexión cálida con cada adulto mayor. Ofrecerles un momento de compañía es realmente importante, ya que los adultos mayores pueden sentirse solos debido al nuevo estilo de vida que les impone el quedarse en casa en respuesta a la pandemia.

La voluntaria de Tzu Chi, Helen Cheng, recuerda con cariño el momento en el que le entregó comida a la Sra. Lee, una abuela taiwanesa, con quien se reunió el 4 de junio. La abuela Lee había emigrado a los Estados Unidos hace más de 30 años y estaba encantada cuando llegaron los voluntarios. Además se sintió muy feliz de conversar con ellos en taiwanés.

La Sra. Lee incluso invitó a los voluntarios a su casa a tomar un té. Helen expresó su gratitud por la invitación pero rechazó amablemente la oferta debido a las directivas de distanciamiento social, y por la misión de entregar alimentos que tenían que completar ese día. Antes de irse, la Sra. Lee sonrió y les pidió a los voluntarios que adivinaran cuántos años tenía. Resultó que la abuela Lee tiene 91 años.

La Sra. Lee (izquierda) estuvo encantada de conocer a la voluntaria de Tzu Chi, Helen Cheng, durante la entrega de comestibles con quien pudo conversar en taiwanés. Foto: Helen Cheng.

Más adelante, en su ruta de entrega los voluntarios se asombraron cuando una mujer hispana los saludó en idioma chino. Luego les informó que su abuelo era chino e incluso le habló cantonés a los voluntarios.

Una mujer hispana se muestra encantada de saludar a los voluntarios a quienes les habló en cantonés y hasta compartió un poco sobre su ascendencia asiática mientras recibía la entrega de alimentos. Foto: Helen Cheng.

Cada entrega les trajo sorpresas a los voluntarios participantes. Algunos conocieron a adultos mayores que viven solos mientras que otros se encontraron con envejecientes que tenían equipos médicos conectados a sus cuerpos. Al ver las diversas necesidades de las personas que conocieron ese día, los voluntarios estaban extremadamente agradecidos por la oportunidad de ofrecer apoyo, en especial para aquellos que por sus padecimientos confrontan limitaciones de movilidad.

Un momento especial aconteció cuando uno de los adultos mayores le pidió a los voluntarios que trajeran una donación de $10 para la Ciudad de San Dimas, con la esperanza de pagar la ayuda en la comunidad. Esta consideración se hizo eco de la sabiduría genuina de la Maestra del Dharma, Cheng Yen, según expresa en su libro de aforismos Jing Si (Jing Si Aphorisms):

Contribuye de acuerdo a tus capacidades; pequeñas gotas de amor tienen el poder colectivo de lograr grandes cosas.

Voluntarios entregan alimentos a familias necesitadas que envían solicitudes de asistencia a través del Proyecto San Dimas Cares. Foto: Michael Tseng.
Los beneficiarios de la ayuda siempre agradecen la entrega de alimentos por parte de voluntarios con una cálida sonrisa en su rostro. Foto: Margaret Ho.

Esta iniciativa contó con nuevos participantes. El 11 de junio, ocho voluntarios participaron en la distribución y cuatro de ellos se unieron al equipo de entrega de comestibles por primera vez. Entre los nuevos participantes se encontraba Matthew, el hijo menor del voluntario Chengwen Ku. Al final de un laborioso día, Matthew expresó su sentir luego de su experiencia como voluntario la cual le hizo concientizarse de las necesidades de su comunidad. «La mayoría de las personas mayores necesitan personas que les entreguen comida», expresó emocionado Matthew.

Respondiendo a las necesidades de la comunidad

San Dimas ha sido el hogar de la Sede Nacional de Tzu Chi USA durante casi dos décadas y muchos voluntarios han visitado con frecuencia el campus para participar en diversas actividades. Sin embargo, algunos no habían tenido la oportunidad de participar directamente en un proyecto comunitario. Esta iniciativa semanal de entrega de alimentos del Proyecto San Dimas Cares, que surgió debido a la pandemia, creó la oportunidad para que muchos tuvieran la experiencia de ser parte de un proyecto de asistencia comunitaria.

Para la voluntaria Jenny Chang y su esposo, quienes participaron en las entregas de alimentos el 11 de junio, fue una experiencia gratificante que les permitió  responder personalmente a las necesidades de la comunidad y conocer mejor a las personas además de conocer el área. Por ello, Jenny se sintió bastante emocionada una vez culminadas las labores del día. «Desde que Tzu Chi USA se mudó a San Dimas, este fue mi primer acercamiento a los alrededores de la comunidad y fue genial conducir por la ciudad».

Voluntarios están muy agradecidos por la oportunidad de servir a la comunidad en San Dimas.
Foto: Michael Tseng.

La pandemia de COVID-19 plantea una crisis económica y social sin precedentes en todo el país. Aunque debemos mantener una distancia física entre nosotros por seguridad, eso no significa que nuestros corazones deben sentirse distanciados o separados. Los continuos esfuerzos de ayuda de la fundación Tzu Chi a medio y largo plazo son un esfuerzo de cuidado y amor para apoyar a nuestras comunidades. Su participación permitirá que las poblaciones más vulnerables que han sido particularmente afectadas por la pandemia reciban apoyo.

Más Noticias

Mantente Conectado

Reciba las últimas historias y actualizaciones.

Conéctate con nosotros

T: +1 (909) 447.7799

¿Buscando una forma alternativa de dar?

Dona tu vehículo no deseado

Tzu Chi USA recibirá los ingresos de su donación deducible de impuestos.

Buddhist Tzu Chi Foundation is a 501(c)(3). Copyright © Buddhist Tzu Chi Foundation, 2020. Políticas de Privacidad | Términos y Condiciones

X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁