Creando Conexiones a Través de los Impuestos

Oficina Nacional  |  18 Marzo, 2022
En la sede de Tzu Chi USA, en el Centro de Servicio de El Monte, los voluntarios brindan amablemente, servicios de declaración de impuestos gratuitos a la comunidad. Foto/ Shu Li Lo

Escrito por Shu Li Lo
Adaptado al Español por  JuanMa Bonilla
Editado por Maribel Suárez

Para muchos, febrero puede ser el mes del amor, pero en Estados Unidos también significa temporada de declaración de impuestos. Es una época estresante, especialmente para los migrantes que viven ahí, debido a las leyes complejas y a la barrera del idioma que algunos enfrentan. Hay quienes prefieren dejárselo a sus contadores, sin embargo, este servicio tiene un costo y las personas de escasos recursos no tienen la capacidad de pagarlos. Por esta razón, cada año Tzu Chi USA brinda gratuitamente atención para la declaración de impuestos en el centro El Monte. Los voluntarios se reúnen para recibir a quienes necesiten ayuda con sus impuestos y ellos, amablemente, brindan sus conocimientos.

El 12 de febrero, la sede de Tzu Chi USA brindó servicios gratuitos de declaración de impuestos a muchos residentes de la comunidad en el Centro de Servicio en El Monte. Foto/ Shu Li Lo

Una atención incondicional

El 12 de febrero los voluntarios de Tzu Chi llegaron al Centro de Servicios en El Monte para prepararse ante la llegada de los beneficiarios. Se tomaron todas las medidas de bioseguridad necesarias para prevenir el contagio entre los asistentes. El evento se realizó parcialmente en el interior del edificio para minimizar la aglomeración de personas. Los voluntarios preparan estaciones de toma de temperatura, mascarillas, colocan tableros de aislamiento y se instalan purificadores de aire.

Los residentes que vienen para la declaración de impuestos pueden ingresar a nuestra casa club y cuando suministran toda la información que necesitamos, ellos deben retirarse mientras los voluntarios trabajan en la parte de atrás para que no haya demasiada gente en el lugar.

Xinying Chen, voluntaria
Para evitar que demasiadas personas se queden en el interior de las instalaciones, los residentes que presentan declaraciones de impuestos deben esperar pacientemente afuera. Foto/ Shu Li Lo

La logística se organizó con la idea de tener el mínimo de personas al interior del edificio para evitar el contacto prolongado. Por esto mismo, los visitantes debieron esperar afuera hasta que sea su turno de ser atendido por uno de los voluntarios. Cuando llegaba ese momento, el visitante entregaba toda la información básica y personal necesaria al voluntario correspondiente para que pudiera realizar la declaración de impuestos correctamente. Luego, el visitante se retiraba y debía volver a recolectar su papeles de declaración una semana después.

Tzu Chi lleva muchos años ofreciendo este servicio a las personas de la comunidad que necesitan ayuda. Una experiencia que comparten muchos de sus voluntarios, algunos de los cuales suman más de una década en esta tarea.

Xinying Chen, es una de ellos, ayuda a los contribuyentes con las declaraciones de impuestos desde hace 16 años. Ella se ha dedicado a llamar, contactar y capacitar a voluntarios en este trámite debido a su gran conocimiento en declaración de impuestos.

Debido a la pandemia, el gobierno ha implementado políticas para subsidiar al público, lo que afecta nuestra ley tributaria. Algunos detalles pueden ser tediosos y problemáticos, que requieren información cada vez más detallada.

Xinying Chen, voluntaria
Chen ha colaborado con el servicio durante 16 años. Foto/ Shu Li Lo
La voluntaria Xinying Chen (derecha) y otros voluntarios, se están preparando para el servicio de declaración de impuestos. Foto/ Shu Li Lo

Xinying comenta que gracias a tantos años de trayectoria que tiene Tzu Chi brindando este servicio, se ha establecido una gran confianza con los beneficiarios, quienes regresan cada año a realizar la declaración tributaria. Los voluntarios se preocupan por explicar a los visitantes y hablarles en su idioma materno, para que el lenguaje no sea un obstáculo en el cumplimiento de esta obligación. Esto genera mayor cercanía aún. Muchos de los visitantes y voluntarios han establecido una conexión importante al reencontrarse cada año, ya que el tema de los impuestos es muy personal y delicado.

Creciendo en el servicio a los demás

Honglai Wu, uno de los voluntarios, contó que hace varios años tuvo una mala experiencia con un contador de declaración de impuestos. Esto le provocó el deseo de aprender a hacerlo por sí mismo. Honglai estudió las leyes de los impuestos y se dió cuenta que este conocimiento lo podía transmitir a otros para ayudarles y evitarles problemas a futuro. Casualmente se enteró de que Tzu Chi hacía esta labor gratuitamente, por lo que decidió participar en la capacitación para voluntarios.

Así, cada año Honglai comparte un poco de lo que sabe apoyando a otras personas, al mismo tiempo que sigue aprendiendo y cultiva su propio ser. Al ser un budista, Honglai ha asumido el compromiso de trabajar duro en sí mismo y siempre tratar a los visitantes con respeto. Él comprende que a las personas que llegan les es difícil entender el tema de los impuestos y por ello, les explica con paciencia cada duda que tienen.

Espero mejorar mi autocultivo a través de los servicios de declaración de impuestos.

Honglai Wu, voluntario
El voluntario Honglai Wu sirvió pacientemente y reflexionó sobre sus palabras, hechos y prácticas. Foto/ Shu Li Lo

Muchos de los residentes y personas que llegaron a obtener el servicio no hablan Inglés, es por esto que se les hace muy complicado llenar sus papeles para la declaración tributaria anual. Los voluntarios conocen diferentes idiomas y dialectos, como taiwanés, hokkien, cantonés, vietnamita, etc. y esto hace que todo sea más fácil y cómodo para las personas que llegan.

Otra voluntaria, Qiuyue Zhang, se unió al equipo cuando sus hijos se fueron a estudiar a la universidad. Ella decidió utilizar su tiempo libre para ayudar a los demás. Qiuyue expresó que le gusta mucho participar en esta tarea cada año pues —afirmó— le ha dado la oportunidad de aprender. Además, reconoce el valor de ser bilingüe: “A veces, ayudamos a los que no hablan Inglés a llenar el formulario y también a quienes sí lo hablan y tienen preguntas. Por eso vine a ser voluntaria”.

En circunstancias especiales, los voluntarios de declaración de impuestos se apoyan mutuamente. Foto/ Shu Li Lo

Asistencia Considerada

John Smith, uno de los beneficiarios, lleva 20 años recibiendo ayuda médica en el Centro Médico de Tzu Chi en Alhambra y también realizando declaración de impuestos en el centro El Monte, donde aseguró, ha tenido siempre una buena experiencia. 

Sabía que podía obtener mucha ayuda y les estoy agradecido por completar mi declaración de impuestos. Mi asesor de impuestos fue muy amable y paciente, me recordó que olvidé completar una página de un formulario, estoy muy satisfecho con su servicio, y espero que pueda ayudarme cuando regrese el próximo año.

John Smith, beneficiario
En el lugar, personas de múltiples etnias acudieron al servicio de declaración de impuestos y los voluntarios recibieron amablemente a cada uno de ellos. Foto/ Shu Li Lo

Muchas personas no llenaron bien la información sobre sus impuestos y su trámite tardó más de lo previsto. Silan Fang llegó con su esposo al centro de servicios y admitió no tener mucho conocimiento en el tema. Ella esperaba que los profesionales de Tzu Chi pudieran ayudarlos  ya que sabía que es un lugar con mucha credibilidad y buena reputación. Silan comentó que tenía referencias de que gracias a la Fundación muchos inmigrantes lograban ahorrar tiempo y evitarse problemas en el cumplimiento de esta obligación. 

Cada vez que venimos a Tzu Chi, ya sea para declarar impuestos o participar en otras actividades, estamos agradecidos por la ayuda y dedicación de Tzu Chi hacia todos.

Silan Fang, beneficiaria

Susu Zhang vino a Tzu Chi acompañando a una amiga que vino a los EE. UU. no hace mucho tiempo. Su compañera no era buena para hablar inglés y no sabía mucho sobre las leyes fiscales, por lo que pidió a los voluntarios que la ayudaran con la declaración. Ella dijo: “Los voluntarios aquí explican muy claramente, con paciencia y nos ayudaron mucho. Estoy agradecida con ellos”.

Cada año se generan más experiencias y conexiones humanas importantes entre los voluntarios de Tzu Chi y los visitantes al Centro de Servicios en El Monte. Para todos es sumamente importante que estas actividades siempre lleven el sello de compasión y amor de la Fundación hacia los demás.

Los voluntarios estaban pacientemente explicando y transmitiendo información a los residentes. Foto/ Shu Li Lo
Los voluntarios explicaron cuidadosamente la información a los residentes. Foto/ Shu Li Lo

Más Noticias

X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁