Centro Médico Tzu Chi Brinda El Derecho A Una Buena Salud Administrando Vacunas Contra COVID-19 A La Comunidad

Oficina Nacional  |  12 Marzo, 2021
Voluntarios médicos de Tzu Chi vacunan a un residente local con atención. Foto: Wesley Tsai.

Escrito por Jennifer Chien
Traducido (Inglés) por Diana Chang
Traducido (Español) por Hernán Goicochea
Editado por Maribel Suárez

En los EE.UU., la Fundación Médica Tzu Chi (TCMF, por su siglas en inglés) recibieron un lote de dosis de la vacuna contra el COVID-19 emitida por el gobierno en febrero de 2021, con el fin de ayudar a la comunidad mientras la pandemia aún continúa. La administración de la vacuna, se llevó a cabo entre las fechas 9 y 11 de febrero, en el Centro Médico Tzu Chi, ubicado dentro de la ciudad de Alhambra, California.

Vacunación en fases

El Dr. Stephen Denq, director ejecutivo de TCMF en los EE.UU., dijo que la pandemia en los Estados Unidos aún sigue siendo grave y que la única manera de controlar la propagación del virus es confiando en la vacunación adecuada. Dado que la fundación médica recibió su certificación como un Centro de Salud Calificado por el gobierno federal (FQHC Look-Alike, en inglés), pudo solicitar estas vacunas.

El Dr. Stephen Denq, director ejecutivo de la Fundación Médica Tzu Chi en los EE. UU., habla sobre la entrega de la vacuna. Foto: Mandy Lo.

El Dr. Denq explicó cómo Tzu Chi, siguió cuidadosamente las fases de administración de la vacuna. Primero, todos los médicos y el personal de las clínicas administradas por la Fundación Médica recibieron, cada uno, dos dosis de la vacuna. Después de eso, se puso a disposición de los residentes mayores de edad, 65 años y más. Luego, la siguiente fase de vacunación fue para los trabajadores de la agricultura y alimentación, educación, cuidado infantil y servicios de emergencia.

A finales de enero, la Fundación Médica Tzu Chi en los Estados Unidos, estableció una línea directa para que los pacientes y voluntarios pudieran registrarse y hacer cita para recibir la vacuna. Una vez que la vacuna estuvo disponible, los voluntarios siguieron el procedimiento de registro y notificaron a las personas elegibles para que fueran a la clínica. Debido que la cantidad de vacunas disponibles es limitada, los voluntarios recordaron a los residentes calificados, que se registren en la oficina de salud del condado para asegurarse de que puedan recibir la vacuna.

La enfermera Emma Aguirre explica cómo el Centro Médico Tzu Chi, sigue las pautas del gobierno para vacunar a los pacientes. Foto: Mandy Lo.
Luego de administrar la vacuna dentro del centro médico, el día 9 de febrero, el equipo médico cambia su flujo de trabajo para realizar la vacunación al aire libre al día siguiente. Foto: Wesley Tsai.

Emma Aguirre, enfermera a cargo del cronograma de administración de la vacuna, explicó que aquella tarea puede ser muy estresante. “Porque debemos cumplir con las regulaciones gubernamentales, y los pacientes también deben ser informados de que debemos seguir las pautas requeridas para registrarse primero, y luego hacer arreglos para que las personas calificadas sean vacunadas de acuerdo con el registro de la orden”.

Sirviendo a los residentes cada paso del camino

Aunque el gobierno ha establecido muchos lugares donde se puede administrar la vacuna contra el COVID-19, muchos residentes de habla china todavía dependen en gran medida de los servicios médicos de Tzu Chi. La Dra. Julie Lam, directora médica (CMO, en inglés) de la Fundación Médica Tzu Chi en los EE.UU., describió un caso como un ejemplo en el que un paciente con discapacidad visual que no entendía inglés necesitaba la vacuna. La pareja no tiene hijos, parientes o amistades que puedan ayudar a registrarlos. Tampoco tienen acceso fácil al transporte público para llegar a otras estaciones de vacunación, como la del Estadio de los Dodgers. TCMF, donde los voluntarios pueden hablar el idioma chino y ayudar a completar los formularios, fue el único donde pudieron obtener convenientemente la atención que necesitaban.

Tzu Chi puede ayudar a estos pacientes a obtener la vacuna que necesitan y ese es el mejor servicio para los residentes de la comunidad.

Dra. Julie Lam, Directora Médica de la Fundación Médica Tzu Chi, EE.UU.
La Dra. Julie Lam (centro), directora médica de TCMF en los EE.UU., da instrucciones a las enfermeras para registrar a los pacientes en el sistema de vacunación. Foto: Mandy Lo.
Una vez que el residente reciba su vacuna, la Dra. Julie Lam visita el área de descanso para brindar a los pacientes información que deben conocer después. Foto: Wesley Tsai.

Se deben tomar acciones preventivas durante el proceso de vacunación, y el equipo médico de Tzu Chi continúa mejorando su flujo de trabajo al tratarse de ese proceso. El primer día de vacunación, se administró en la clínica. Al día siguiente, se instalaron carpas en el espacio abierto detrás de la clínica para establecer un sitio de vacunación al aire libre. Con ese espacio al aire libre adicional, los pacientes pudieron esperar afuera de manera segura, mientras se adhieren a los procedimientos de distanciamiento social.

Cada frasco de vacuna recibido, se divide en diez dosis. Sin embargo, una vez sacada de la refrigeración, estas diez dosis deben dividirse inmediatamente y administrarse dentro seis horas, para que sean efectivas. Por eso, los voluntarios concertaron citas en grupos de diez personas, dándoles tiempo para administrar las vacunas y orientar a los pacientes para evitar aglomeraciones. El amor y cuidado de ambos, el personal médico y los voluntarios, prospera siempre firmemente en mente a través de la atención a los detalles, la salud y seguridad de los pacientes.

La Fundación Médica Tzu Chi administra la vacuna contra el COVID-19 a los residentes de la comunidad. Foto: Jennifer Chien.

Un sentido de pertenencia a Tzu Chi

FengLian, es una paciente, y su esposo es médico de Tzu Chi. Apenas llegó al área de registro, fue recibida por los voluntarios. Cuando se le preguntó por qué decidió ir al Centro Médico Tzu Chi para recibir la vacuna, dijo que era porque el centro médico es un lugar cálido y confortable. También señaló que TCMF es conocido por sus voluntarios dedicados y enfermeras capacitadas que siempre están listas para ayudar. El centro médico también queda relativamente cerca de donde vive.

Yan Li acompañó a sus padres al Centro Médico Tzu Chi para que reciban sus vacunas. Durante la visita, elogió a los médicos y los voluntarios por la atención que les brindaron, y su madre felizmente compartió: “La enfermera es experta y no siento dolor por la inyección. Me siento más a gusto después de la primera [dosis]. Estoy segura de que después del segundo, estaré completamente aliviada”.

El Dr. Ji (derecha) es el esposo de Fenglian, y un médico que ejerce en la clínica de Tzu Chi. También hizo una cita para recibir la vacuna. Foto: Mandy Lo.
Los voluntarios ayudan a Yan Li y sus padres a completar el formulario de registro para la vacuna. Foto: Mandy Lo.

Huijun Ma y su esposo Chuanzhou Cao fueron parte del primer grupo de voluntarios TCMF en los Estados Unidos. Condujeron durante más de una hora, desde Santa hasta el centro médico, para recibir las vacunas. Recordaron cómo solían venir a Tzu Chi como voluntarios hace años y como los eventos de brigada médica, se llevaron a cabo en aldeas remotas y más allá. Hoy en día, rara vez salen, y hablar de esos días en Tzu Chi provocó muchas emociones.

Somos el primer grupo de voluntarios de Tzu Chi en los Estados Unidos. Tenemos sentimientos profundos por este lugar y, por supuesto, tenemos confianza en los servicios médicos de Tzu Chi. El sentido de pertenencia al regresar de visita no tiene parangón en otras clínicas.

Huijun Ma, Ex Voluntaria de Tzu Chi

Cuando la pandemia se extendió por los Estados Unidos, los voluntarios de Tzu Chi entregaron Equipos de Protección Personal (EPP), que quedaban en escasez, a los trabajadores médicos de primera línea que lo necesitaban con urgencia. Cuando el gobierno federal inició el programa de vacunación, el equipo médico de Tzu Chi, solicitó ayuda inmediatamente a la comunidad local. Mientras la pandemia aún continúa, el personal médico y los voluntarios de Tzu Chi, continúan salvaguardando la salud de la comunidad. Y a través de estos esfuerzos concentrados en medio de esta pandemia, esperamos dar la bienvenida a la llegada de la primavera, sin la propagación continua del COVID-19.

TzuChiUSA-Medical-upholding-community-good-health-through-vaccination-030921-7.jpg
Los voluntarios ayudan a Huijun Ma a completar el formulario de registro para recibir la vacuna. Foto: Mandy Lo.

El verdadero valor de la vida está en realizar acciones significativas.

Aforismo Jing Si de la venerable Maestra Cheng Yen

Más Noticias

X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁