Brindando alivio tras las inundaciones en Ecuador

Oficina Nacional  |  27 abril, 2017

Ha transcurrido poco más un año desde aquel terremoto con magnitud de 7,8 grados que devastó partes del Ecuador en abril del 2016. Desde aquel entonces, muchos ciudadanos afectados por el desastre aún continúan en la marcha lenta hacia la recuperación.

Ellos nunca dijeron que al reconstruir sus ciudades sería fácil. Sin embargo, nunca se apartaron de la tarea. Y con la llegada de la fundación Tzu Chi al país, muchos de los residentes locales se unieron con fortaleza y compasión a nuestros voluntarios y emprendieron juntos el esfuerzo.

Durante nuestro tiempo en Ecuador, introducimos un programa llamado Efectivo por alivio (o Cash-For-Relief, en inglés) con el objetivo de ayudar a aquellos residentes a reconstruir sus hogares, ladrillo por ladrillo. Además, establecer el marco para la reconstrucción de una nueva iglesia católica e inspirar esperanza dentro de ellos.

Sin embargo, a medida del progreso, nuevamente apareció otro obstáculo que llega a montar sobre la carga ya demasiado pesado, por la cual llevan aquellos residentes de la zona sobre sus hombros.

En marzo de este año, lluvias torrenciales provocó daños adicionales en partes del Ecuador, amenazando el duro trabajo de recuperación realizados por aquellos residentes. Las lluvias causaron inundaciones levantadas en las calles y los deslizamientos de lodo incrustaron aparentemente todas las superficies a la vista. Debido a estas ocurrencias, nuestros voluntarios nuevamente han regresado para restablecer el programa Efectivo por alivio y poder brindar ayuda una vez más.

3 de mayo 2017

Voluntarios de Tzu Chi están llevando a cabo una ceremonia budista de baño para los residentes de Santa Ana, inspirando a todos para que extendieran sus manos en ayuda al concluir el programa Efectivo por alivio.

Santa Ana se había convertido en barro, pero ahora estamos mejores que antes.

Angel Molina, dueño de negocio local

2 de mayo 2017

Durante los esfuerzos por llevar a cabo el programa Efectivo por alivio, nuestros voluntarios brindaron 14.625 oportunidades de trabajo temporales, distribuyendo una suma total de $219,780 en ayuda humanitaria para aquellos pasando por momentos difíciles después de la inundación. En el último día de nuestro programa en Pisloy, Portoviejo, uno de los participantes nos dio esta sincera despedida:

Sinceramente, desde lo más profundo de mi corazón, hablo en nombre de todos nosotros los ecuatorianos. Les agradecemos. Estamos muy agradecidos por su ayuda. Los queremos mucho. Gracias, miles de gracias con mucho amor y cariño.

Las mujeres ecuatorianas representan una fuerte pilar dentro de la sociedad, por lo que suelen inspirar a todos sus paisanos. Las madres y matriarcas de Pisloy salieron en medio del calor para ayudar con la restauración de sus comunidades y construir una vida mejor para sus hijos. Nuestros esfuerzos continúan ayudando a estas mujeres con corazones de leonas.

En poco tiempo, los residentes de Santa Ana quienes siguen trabajando a través de nuestro programa han realizado grandes avances en sus esfuerzos por restablecer sus comunidades. Trabajadores dedicados han liderado el camino hacia la reparación de muchos hogares, restaurando también la fe de aquellos residentes en el proceso. Nuestra misión ha causado impactos positivos dentro de muchos residentes quienes participaron en nuestra misión. Debido aquel impacto, ellos desean continuar haciendo este tipo de trabajo aún después de completar la reconstrucción de sus hogares.

1 de mayo 2017

En el séptimo día de nuestra misión, se llevaron a cabo programas de Cash-For Relief tanto en Santa Ana como en Portoviejo, donde se unieron alrededor de 3.300 personas.

Mujeres trabajadoras de familias con bajos ingresos, entraron a los campos e hicieron enormes esfuerzos no sólo para reconstruir sus comunidades, sino también para obtener acceso a los recursos educativos necesarios para cada uno de sus hijos.

Hasta la fecha de hoy, nuestro programa Cash-For-Relief ha proporcionado más de $168 mil en ayuda y ha creado 11.257 empleos temporales, beneficiando alrededor de 9 mil familias ecuatorianas. Cuando nuestro programa llega a comunidades empobrecidas, conmueven el sentimiento de aquellas personas desesperadas por mejorar sus vidas y quienes hacen todo lo posible por asegurar el bienestar de sus familiares.

30 de abril 2017

En el sexto día de nuestra misión, viajamos a Pisloy, un pueblito ubicado en Portoviejo donde existe una comunidad de solo 1.747 habitantes.

De todos los habitantes, sólo 752 personas participaron en nuestro programa, limpiando el barro que cubría sus calles. Además de la limpieza, los participantes también extendieron resueltamente sus manos tras encargarse de brindar apoyo para las personas ancianas y enfermas de cualquier manera posible, asegurándose de que nadie se quedará atrás.

El amor trae salvación, y es ese sentimiento el que une a todos los corazones, sin importar la distancia. Llenos de esperanza y profundamente satisfechos con lo que habían logrado juntos, el pueblo ecuatoriano está a un paso más cerca de lograr su objetivo.

29 de abril 2017

Santa Ana es una ciudad pequeña, a menudo olvidada, que sufrió alguna de las peores inundaciones debido a su proximidad al río Portoviejo. En los últimos 5 días, miles de residentes locales se unieron a nuestro programa Efectivo por alivio y ayudaron a limpiar las comunidades. Nuestra misión conmovieron los corazones de los que nos recibieron e inspiró dentro de ellos un nuevo sentido de creencia sobre el trabajo voluntario en Ecuador.

Las cataclísmicas inundaciones dejaron casas en ruinas y obligaron a algunos sobrevivientes a dejar atrás sus familiares. El alcalde de Santa Ana, Fernando Cedeño, se asoció con nosotros para organizar esfuerzos de limpieza, ayudando a traer inspiración y una nueva comprensión de la unidad comunitaria.

28 de abril 2017

Más de 1.500 residentes locales se unieron en el cuarto día de nuestro programa Efectivo por alivio en Manabí junto a otros voluntarios que vinieron desde lejos para extender sus manos. De pronto, fue ahí que La Dolorosa comenzó a lucir como antes de la inundación.

Gracias a la maquinaria prestada por el municipio, la suciedad pesada ha sido eliminada en muchas áreas, librando el camino para que la gente pueda limpiar el pavimento expuesto y restaurar las condiciones de las calles a lo que era antes. Las sonrisas abundan ya que todos, con amor y dedicación concertada, pueden ahora reclamar su ciudad natal después de la ira realizada por la Madre Naturaleza. Además, están pensando en la manera de cómo usar los preciosos ingresos que les otorgaron al final de cada día.

“Somos trabajadores. ¡No nos rendimos!” Y nosotros tampoco deberíamos hacerlo, porque incluso cuando la tarea parece insuperable, cada poquito de ayuda puede ayudarnos a marcar la diferencia.

27 de abril 2017

En el tercer día de nuestro programa Efectivo por alivio, al rededor de 859 personas se unieron para participar y cada uno de ellos llegaron ansiosos por librar a Santa Ana de la basura. Tanto así, algunos llegaron con los pies descalzos para ejecutar sus labores.

Los residentes salieron a las calles con renovado vigor, extendiendo sus manos hacia aquella gente vulnerable e enferma dentro de la comunidad. Entre vecinos, trabajaron para asegurar el bienestar de cada persona, ya que aumentaron su limpieza con ardor implacable. Al final del día, se entregó una suma total de $12,885 para todos los participantes y sus familias.

Cuando la señora mostró su gratitud por lo que estábamos haciendo, me emocioné. Sentí escalofrío y, la misma vez, quería llorar. Siento que mi alma se purifica incluso cuando ayudo solo un poco. Agregar aunque sea un grano de arena en Santa Ana significa mucho para mí.

Anita Sánchez

Gracias a nuestro programa Efectivo por alivio que llegó a esta ciudad después de las recientes inundaciones. Las cosas están empezando a mejorar, y se alienta a todos los demás en La Dolorosa a continuar trabajando.

26 de abril 2017

Hoy marcó el segundo día del programa Efectivo por alivio en Santa Ana, donde una multitud de 1.006 participantes se unieron para llevar a cabo la revitalización de sus comunidades. De hecho, la campaña de hoy resultó en una asombrosa cantidad de participantes 7 veces más que el dia anterior.

Armados con carretillas y llenos de determinación, el grupo de participantes trabajaron durante horas para eliminar el lodo endurecido que cubría La Dolorosa, una de las comunidades más pobres ubicada al norte de Santa Ana. Carretilla por carretilla, mano a mano, palearon y lavaron cientos de pies cuadrados. Con los músculos doloridos, los participantes trabajaron con entusiasmo. Al final del día, se entregaron una suma total de $15,090 a las personas que participaron en el programa.

25 de abril 2017

La inundación que traspasó por Manabí devastó muchas áreas, dejando muchos vecindarios cubierto en varios centímetros de lodo y escombro. Con palas, carretillas, y escobas en mano, los residentes de Santa Ana partieron, como parte del programa Efectivo por alivio, listos para marcar la diferencia en sus comunidades.

Primero, los voluntarios abordaron dos escuelas locales junto a las calles que rodean el mismo área. Y, a través del esfuerzo colectivo llevada a cabo por ellos mismos, desenterraron y limpiaron los escritorios hasta llegar al punto de sacarles brillo, llenando el edificio con sonrisas satisfechas.

Nuestra misión de socorro se expandirá en los próximos días, y seguirá ofreciendo ayuda en este país que todavía se está recuperando después del catastrófico terremoto que ocurrió en abril del 2016.

24 de abril 2017

Después de realizar una evaluación del desastre y de establecer las necesidades inmediatas de aquellos residentes afectados, nuestros voluntarios lanzaron hoy el programa llamado Efectivo por alivio (o Cash-For-Relief, en inglés) en Santa Ana, un cantón ubicado en la provincia de Manabí. Los residentes se unieron al programa con entusiasmo, resultando en una suma total de 200 registros durante el primer día. Cada uno de ellos se organizarán para limpiar la comunidad de Rodana y los distritos escolares cercanos, mientras reciben una compensación de $15 diario por su labor.

Unidos en solidaridad, somos una fuerza potente.

Luis Antonio Alcibar

Este programa permitirá a la gente de Santa Ana tomar literalmente la revitalización de sus propias comunidades, y convertirlo en algo de lo que puedan estar orgullosos.

16 de abril 2017

Una combinación de inundaciones repentinas y láminas gruesas de lodo plagaron gran partes del lado oeste de Sudamérica durante semanas. Entre las regiones afectadas, está Ecuador, y sus ciudadanos solo pueden esperar a que el agua se retire.

Muchos de ellos aún permanecen durmiendo en las calles mientras sus hogares se acumulan con aguas turbias. Debido a aquellas circunstancias, se ven forzados a lidiar con la falta de baños, resultando en que también enfrenten nuevos dilemas de salud pública. Se estima que alrededor de 1.500 residentes están sintiendo los efectos del desastre.

Nuestros voluntarios continúan el proceso de evaluación del desastre en Ecuador, monitoreando la situación de cerca.

Más Noticias

Mantente Conectado

Reciba las últimas historias y actualizaciones.

Conéctate con nosotros

T: +1 (909) 447.7799

¿Buscando una forma alternativa de dar?

Dona tu vehículo no deseado

Tzu Chi USA recibirá los ingresos de su donación deducible de impuestos.

Buddhist Tzu Chi Foundation is a 501(c)(3). Copyright © Buddhist Tzu Chi Foundation, 2020. Políticas de Privacidad | Términos y Condiciones

X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁