Suministro De Útiles Escolares Y Comida Para Las Familias En San Bernardino

Oficina Nacional  |  7 octubre, 2021
Los voluntarios presentan mochilas nuevas cuidadosamente preparadas y llenas de material de oficina a los estudiantes de familias desfavorecidas para que los niños puedan regresar a la escuela con tranquilidad. Foto / I Wen Chiu

Escrito por Chung Chiu Chen
Traducido por H.B. Qin
Editado por Ida Eva Zielinska
Traducido (Español) por Gerardo Bonilla
Editado en (Español) por Maribel Suarez

¡Comenzó el semestre de otoño de 2021! En agosto 22, voluntarios de la sede nacional de Tzu Chi USA, regresaron a la escuela elemental Juanita B. Jones en San Bernardino, California. Allí tenían como objetivo realizar simultáneamente dos tipos de reparto en el recinto escolar: un equipo de alimentación y el otro de mochilas y material de oficina. Será un esfuerzo ambicioso pero incluso una empresa con ambiciones estresantes puede sentir placer y disfrutar la alegría cuando está motivada por el amor y la compasión.

Mientras los voluntarios de Tzu Chi, se ocupaban de los preparativos finales, ya se había formado una fila de padres ansiosos a lo largo de la acera de la escuela esperando que empezara el evento. Mientras un grupo de voluntarios de Tzu Chi clasificaba afanosamente una amplia variedad de alimentos a través del camino hacia la entrada de la escuela. Mientras, otro grupo estaba en el comedor detrás del edificio, clasificando las mochilas, el material de oficina al tiempo que preparaban el lugar para la distribución. Finalmente, todo quedó listo para este particular evento. Cabe destacar que Tzu Chi siempre tuvo presencia constante en la escuela durante la pandemia COVID-19.

Durante el último año, los voluntarios de Tzu Chi han estado cuidando a esta comunidad empobrecida del área metropolitana conocida como Inland Empire en el sur de California muy cerca de la ciudad de Los Ángeles. De esta forma han ayudado a aliviar las presiones económicas producidas por la pandemia, de las familias con niños de edad escolar, mediante la distribución regular de alimentos. Tzu Chi no se va olvidar de los niños, ahora que el gobierno ya informó sobre las clases presenciales.

Cada niño recibía una mochila nueva a medida que los beneficiarios de la ayuda recogían los alimentos para su familia. Las mochilas estaban llenas de artículos escolares esenciales por lo que estos estudiantes podrán atender sus estudios sin la falta de materiales. De esta forma se sentirán seguros y preparados mientras avanzan a paso firme en su preparación para el futuro.

Mochilas de colores debidamente organizadas esperan a que los estudiantes las recojan junto con la distribución de alimentos. Foto / I Wen Chiu

También hubo algunos jóvenes en el equipo de voluntarios de Tzu Chi en la distribución de este mes. Estudiantes de la preparatoria Pacific del Distrito Escolar Unificado de la ciudad de San Bernardino, dirigidos por su maestro Eric Harworth. Desde hace unos años, con el respaldo de las autoridades del Distrito Escolar, la escuela preparatoria Pacific tenía la intención de que sus estudiantes participaran en actividades de servicio social como un medio para pagarle a la sociedad. Sin embargo, aunque los profesores y estudiantes habían identificado algunos problemas sociales en la comunidad, no sabían por dónde empezar.

Eventualmente, la preparatoria Pacific determinó comenzar con actividades limitadas, simples y de fácil participación parecía la mejor ruta hacia el servicio social. El voluntariado para ayudar durante las actividades de Tzu Chi fue ideal y marcó el comienzo de que los maestros y estudiantes de la escuela lograran retribuir a su comunidad. Desafortunadamente, la pandemia interrumpió la participación hasta el presente.

Estoy emocionado de volver y participar en las actividades de Tzu Chi con mis alumnos. Debido a la pandemia de COVID-19, los estudiantes no han participado en ninguna actividad de servicio durante mucho tiempo. Por lo tanto, estoy agradecido por la oportunidad de llevar a los estudiantes a participar en actividades por primera vez desde que [comenzó] la pandemia.

Eric Harworth
Maestro de preparatoria
Distrito Unificado de San Bernardino
Voluntarios desempacan cajas de alimentos en preparación para la distribución. Foto / I Wen Chiu

Los estudiantes de secundaria que vinieron con Eric ese día, rápidamente tomaron sus puestos de voluntario, listos para servirles con cuidado a los miembros de la comunidad.
Jasmine Nelson, estudiante de último año, asumió la labor de preparar toallas mojadas para borrar el número de registro de distribución, que se había marcado temporalmente en las ventanas de los automóviles, antes de que los beneficiarios de la ayuda se marcharan.

“Nuestro maestro de economía de la preparatoria nos contó sobre la historia de Tzu Chi y sobre sus distribuciones de comida gratuitas y de cómo desde un principio esta organización benéfica se estableció para ayudar a otros. Me conmovió mucho”, expresó Jasmine para luego añadir, “Me parece maravilloso que estas familias sepan que cuentan con esta alternativa y que pueden recibir comida gratis en la distribución”.

Como es costumbre, casi todos los residentes del vecindario manejaron para recoger comida. Mientras, algunos que viven en apartamentos para adultos mayores al lado de la escuela, se acercaron para recoger la comida. Los estudiantes de la secundaria se alegraron de poder ayudarlos. Es por esto que con entusiasmo le pusieron bolsas de comida en los carritos que los propios beneficiarios habían traído, para así transportar los pesados suministros de regreso a sus respectivas residencias.

Los voluntarios pusieron comida en los carritos de las personas mayores que se acercaron desde sus residencias cercanas. Foto / I Wen Chiu

Comida Con Mensaje

El Sr. Wu, uno de los mayores receptores de ayuda, compartió que para él, la distribución de alimentos de Tzu Chi significa algo más que ayudarlos a alimentarse. “Tzu Chi me ha sido de gran ayuda porque toda la comida es vegetariana y soy básicamente vegetariano. Además Tzu Chi hace distribuciones todos los meses, lo que atiende a quienes están en dificultades económicas“, sostuvo.

Wu contó también que había vivido antes en una comunidad budista y apreció la defensa de Tzu Chi por las dietas vegetarianas por lo que explicó lo siguiente: “Viví en la ciudad de los diez mil budas durante algún tiempo, por eso me gusta la comida vegetariana. El propósito de ser vegetariano es dejar de matar; si somos vegetarianos no habrá matanza”, indicó.

En realidad, las distribuciones de alimentos de Tzu Chi ofrecen más que una repartición de las despensas de víveres a los hogares de los beneficiarios. Y es que también brindan un mensaje compasivo, ambiental y consciente de salud y sobre los beneficios que ofrecen las dietas vegetarianas, Tzu Chi ha fomentado el vegetarianismo durante muchos años.

Luego del brote de COVID-19, Tzu Chi USA lanzó el Movimiento Vegetariano, que ha hecho grandes avances en la promoción de una dieta vegetariana al cooperar con los restaurantes para ofrecer ofertas y ofertas para comidas vegetarianas. Las palabras del Sr. Wu demostraron que las actividades de Tzu Chi cuentan con el apoyo del público.

Un cartel que pide el vegetarianismo el día de la distribución en la escuela primaria Juanita B. Jones en San Bernardino, California, el 22 de agosto de 2021. Foto / I Wen Chiu

Un Asunto Familiar

Los cuatro miembros de la familia Ye, participaron juntos en la distribución de Tzu Chi en la escuela Li Li Lin, y la madre de familia dijo: “Nuestros dos hijos son estudiantes de secundaria. Esta es la segunda vez que participamos en las actividades de Tzu Chi. Los niños nunca antes habían tenido la oportunidad de participar en este tipo de actividades de servicio comunitario. Espero que esta oportunidad les permita devolverle el dinero a la sociedad, salir de su zona de confort y también conocer a otras personas de su edad que estén interesadas en devolverle el dinero a la sociedad “.

Además de las mochilas llenas de amor que recibieron los niños, las familias se llevaron a casa varios alimentos, incluidos alimentos vegetales enlatados, mantequilla de maní, verduras frescas, jugo de frutas y tortillas. Estos alimentos ayudarán a las familias necesitadas a alimentar a sus seres queridos, no solo durante la pandemia sino también en épocas normales.

Los voluntarios de Tzu Chi en el evento también esperaban que los jóvenes que vinieron a ayudar reconocieran que tener una comida saludable no debe darse por seguro, ya que muchas familias luchan por mantener a sus hijos. Al final, la gratitud por nuestras bendiciones y levantarles la motivación para ayudar a los necesitados fue el mensaje que esperan que retengan los estudiantes de secundaria siempre, para así llevarlos hacia adelante en la vida.

 

Más Noticias

X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁