Programa Happy Campus de Tzu Chi Ayuda A Los Alumnos Del Este De Palo Alto A Culminar Su Año Escolar

Región Noroeste  |  3 diciembre, 2021
Un voluntario de Tzu Chi, Dizhong Cao, ayuda a los estudiantes a aprender a escribir con la atención cariñosa de un padre de familia. Foto / Xiuru Xie

Escrito por Ping Lee
Traducido por Hong (Ariel) Chan
Editado por Adriana DiBenedetto
Traducido (Español) por Gerardo Bonilla
Editado (Español) por Maribel Suárez

Hace diez años, los voluntarios de Tzu Chi, ingresaron a la comunidad del este de Palo Alto, con su equipo de “Happy Campus“ (Campus Feliz, en español) para apoyar activamente a los maestros de la escuela para brindar cursos de cultura humanística dentro del distrito local, y para ayudar a impulsar la tasa de asistencia de los estudiantes. Juntos, establecieron una tienda Tiger Paw (Garras de tigre, en español) en una escuela asociada llamada Belle Haven School, para recompensar a los estudiantes semanalmente por su asistencia y atención a clases. Los estudiantes usan los puntos que han ganado a lo largo del tiempo del programa para canjear una variedad de artículos de la tienda. Entre los artículos se incluyen; juguetes, calcomanías, carpetas de hojas sueltas o incluso bocadillos. Las Ceremonias de Premiación de Asistencia Perfecta también se llevaron a cabo en la escuela en agradecimiento a la presencia diaria de cada uno.

Conectando La Comunidad Con El Campus

Los voluntarios de Tzu Chi, también alentaron a los estudiantes de secundaria a solicitar las becas de Tzu Chi. A medida que pasaba el tiempo, Tzu Chi, se expandió más allá de las escuelas, llegando a la comunidad en general, organizando clínicas dentales gratuitas, apoyando las distribuciones en los campos de alimentos de la comunidad y organizando distribuciones de ropa de invierno. Antes de las distribuciones bimensuales del banco de alimentos, los voluntarios de Tzu Chi también prepararon el desayuno con sus propios fondos para los voluntarios de la comunidad local que ayudaron en la distribución de alimentos. De esta forma, lograron establecer una profunda amistad con los voluntarios locales a través de estas reuniones de desayuno e incluso inspiraron a algunos voluntarios de la comunidad local a convertirse en voluntarios de Tzu Chi. 

Los voluntarios de Tzu Chi, invitan a los estudiantes de la escuela secundaria local a participar en una sesión informativa sobre becas de Tzu Chi, y el voluntario de Tzu Chi, Liu Wenting, explica las condiciones y métodos de solicitud. Foto / Xiuru Xie
El 14 de diciembre de 2019, los voluntarios de Tzu Chi tomaron prestado el espacio provisto por el banco de alimentos en la escuela Costano, para realizar una clínica dental gratuita, brindando 75 tratamientos. Foto / Guoan Jiang

El método de distribución del Banco de Alimentos del este de Palo Alto, se transforma en una distribución directa para mantener el distanciamiento social adecuado durante la pandemia. Foto / Lu Wanjie

Amor Constante

Cuando el COVID-19 comenzó a extenderse por los Estados Unidos en 2020, los voluntarios de Tzu Chi proporcionaron mascarillas y suministros, para varias instituciones conociendo más a la comunidad en el este de Palo Alto. Particularmente, las familias que se vieron afectadas económicamente por la pandemia, que se habían enfrentado al coronavirus y que necesitaban urgentemente acceso a lo esencial.

Los voluntarios de Tzu Chi donan mascarillas al distrito escolar de la ciudad de Ravenswood. La ministra de Asuntos Estudiantiles, Cindy Chin, acepta la donación en nombre del distrito escolar. Foto / Xiuru Xie, Weng Xiuyu

Además de distribuir folletos a las familias de la comunidad con la ayuda de la escuela, los voluntarios de Tzu Chi, utilizaron la página de Facebook de la comunidad del este de Palo Alto y otros canales para incrementar la consistencia sobre las ayudas de Tzu Chi. El voluntario de Tzu Chi, Xiuru Xie, quien estuvo a cargo de la planificación del evento, dijo que el mes pasado, aproximadamente 500 familias habían venido al banco de alimentos, para recolectar alimentos. Durante esa época del pasado año, cuando la pandemia fue especialmente severa, aproximadamente 600 familias necesitaron los servicios del banco de alimentos. Fue entonces que Tzu Chi aceleró su ritmo y se propuso en diseñar formas más efectivas para ayudar a más familias lo antes posible. Dado que los voluntarios de Tzu Chi habían estado ayudando con el banco de alimentos en el distrito escolar, las familias se alegraron de ver a los voluntarios de Tzu Chi recogiendo los alimentos en el banco de alimentos de la comunidad. 

51347142669_03323c9f7a_b
Tzu Chi, lanzó de inmediato un programa de ayuda de emergencia COVID-19, imprimiendo folletos a través de la ayuda del distrito escolar para ayudar a las familias afectadas por la pandemia. Foto / Xiuru Xie
TzuchiUSA-NCA-happy-compus-help-Gisselle Barragan-_0013_50006195981_8d0991feb9_k
Un padre del distrito escolar de la ciudad de Ravenswood recibe los volantes de ayuda de emergencia de Tzu Chi de la escuela y visita el Banco de Alimentos del este de Palo Alto en busca de ayuda. Giselle (segunda desde la izquierda), una estudiante de secundaria local en ese momento, amablemente ayuda con la traducción al español. Foto / Lijuan Chen

Al ver que la pandemia se estaba volviendo cada vez más grave, los voluntarios de Tzu Chi obtuvieron información de familias necesitadas de recursos. Debido a que Tzu Chi había estado profundamente involucrado en el programa Happy Campus del distrito escolar durante diez  años, el distrito escolar se sintió cómodo al proporcionar la información necesaria a Tzu Chi, al obtener la información necesaria de las familias. 

Brindando Atención Oportuna

Entre los hogares que recibieron ayuda se encontraba el de Linda, quien diera positivo a COVID-19 en dos ocasiones en solo seis meses. Primero dio positivo alrededor de la temporada navideña y estuvo hospitalizada durante varios días debido a la gravedad de su condición. Fue puesta en cuarentena para recuperarse por lo que temporalmente no pudo trabajar. Después de enterarse de la situación de Linda, los voluntarios de Tzu Chi le brindaron ayuda económica directa, paquetes de atención que contenían suministros de limpieza, desinfectantes y ropa de abrigo.

Después de experimentar su primer caso positivo de COVID-19, la condición de Linda había estado grave y estuvo hospitalizada durante varios días. El distrito escolar refirió a Tzu Chi para una visita, y el voluntario de Tzu Chi, Weng Xiuyu, proporcionó fondos de emergencia, suministros y ropa de invierno. Foto / Xiuru Xie

Luego de brindar su ayuda, los voluntarios de Tzu Chi visitaban a Linda de vez en cuando. En abril, los voluntarios de Tzu Chi vieron su nombre una vez más en la lista enviada por el distrito escolar ya que había experimentado COVID-19 por segunda vez en solo seis meses. Los voluntarios la contactaron de inmediato para conocer la situación. Resultó que Linda había agendado una cita para vacunarse, pero se volvió a infectar unos días. Afortunadamente, esta vez no hubo necesidad de ser hospitalizada, pero estaba sufriendo físicamente. Como Linda estaba en cuarentena en su casa, pasaba por una escasez en productos de necesidad diaria por lo que los voluntarios brindaron su ayuda de inmediato. Incapaz de ofrecer su agradecimiento en persona, Linda colocó una nota en la puerta agradeciendo sinceramente a los voluntarios. Durante la primera visita, Linda dijo que estaba muy agradecida con los voluntarios de Tzu Chi porque ella trabajaba muy duro. Nadie se preocupaba por ella como lo hacían los voluntarios de Tzu Chi. La experiencia realmente conmovió su corazón.

Incapaz de expresar su gratitud en persona, Linda publicó una nota en la puerta para expresar su más sincero agradecimiento. Foto / Xiuyu Weng
Luego de recuperarse, Linda regresa al banco de alimentos en junio para agradecer personalmente a los voluntarios de Tzu Chi, Xie Xiuru y Weng Xiuyu. Foto / Lu Wanjie

Motivación Para El Futuro Con Apoyo y Amabilidad

El inglés no era el idioma principal que se hablaba en la casa de muchas familias locales, y la buena suerte reunió a los voluntarios locales con Tzu Chi.

 

Una traductora voluntaria fue Giselle Barragán. Debido a la pandemia en curso, los voluntarios no pudieron realizar visitas domiciliarias y Giselle brindó una valiosa ayuda durante los chequeos telefónicos.

Con fluidez tanto en español como en inglés, Giselle Barragán ayuda a los voluntarios de Tzu Chi, con la traducción durante los esfuerzos de ayuda de COVID-19. Foto / Xiuru Xie

Giselle proviene de una familia monoparental. Su padre falleció en un accidente automovilístico tres meses antes de que ella naciera. En ese momento, sus padres se acababan de mudar a los Estados Unidos y la vida era muy desafiante. Había cuatro hijos en la familia. Cuando su madre estaba embarazada de ella, esperaba trillizos, pero una de las hermanas de Giselle, falleció debido a una enfermedad.

La madre trabajaba como limpiadora y Giselle siempre usaba su tiempo libre para ayudar, en las tareas diarias y mantener un buen desempeño en la escuela, por lo que rara vez estuvo ausente en los últimos cuatro años mientras trabajaba en el banco de alimentos. Cuando los estudiantes de undécimo y duodécimo grado estaban a punto de postularse para la universidad, los voluntarios con niños que también planeaban postularse; preguntaron sobre el progreso de Giselle, la puntuación del SAT y la preparación de los formularios  de solicitud para la universidad. Al enterarse de que Giselle, tuvo problemas con su computadora prestada por la escuela para preparar  las solicitudes, los voluntarios colaboraron y le compraron una computadora portátil con la esperanza de facilitar un poco el proceso de solicitud. Cuando se enteraron de que Giselle solo podía completar ocho solicitudes universitarias, los voluntarios ayudaron a Giselle con las tarifas de solicitud para otras escuelas para que así pudiera postularse a más escuelas y entrar en la universidad ideal para ella.

Los voluntarios de Tzu Chi le dan a Giselle una computadora portátil para ayudarla a prepararse para la universidad. Foto / Lijuan Chen, Xiuru Xie

Después de que se publicó la lista, Giselle decidió asistir a la Universidad de California, Berkeley. Los voluntarios de Tzu Chi y los voluntarios locales, se alegraron mucho por ella y ayudaron a organizar una celebración para agradecerle su dedicación a Tzu Chi  y al banco de alimentos durante los últimos cuatro años. Con el corazón lleno de amor y gratitud, le desearon la mejor de las suertes en su camino a la escuela de medicina, para que se convierta en una doctora amable y solidaria.

Después de ser aceptada en Berkeley, Giselle comparte las buenas noticias con los voluntarios de Tzu Chi, y los voluntarios de Tzu Chi, Weng Xiuyu y Liu Wenting, la felicitan con alegría. Foto / Xiuru Xie

La celebración, se realizó en la cafetería de la escuela donde se ubicaba el banco de alimentos. Los voluntarios prepararon obsequios para ella, algunos eran las necesidades diarias que requería la universidad, y que podrían usarse de inmediato. Otro de los obsequios incluía fotos de Giselle mientras servía junto a los voluntarios en el banco de alimentos. Giselle expresó su agradecimiento por los obsequios que contenían tantos recuerdos y dijo que mientras regrese a casa durante las vacaciones, irá al banco de alimentos, para ver a todos y continuar ayudando a la comunidad.

Los voluntarios de Tzu Chi organizan una celebración para Giselle, felicitándola por su admisión a Berkeley y agradeciéndole su dedicación. Foto / Lu Wanjie
Abundan las cálidas bendiciones. Foto / Lu Wanjie

Los voluntarios de Tzu Chi hacen tres carteles que incluyen maravillosos recuerdos a lo largo de los años. Foto / Lu Wanjie

La madre de Giselle está conmovida por el amor de todos los presentes. Foto / Lu Wanjie
Al final de la celebración, los voluntarios de Tzu Chi, los residentes locales, Giselle y su madre, felizmente se tomaron una foto grupal. Foto / Lu Wanjie

Promoviendo La Educación Con Amor

En los primeros seis meses después de la graduación, Giselle, ya comenzó a llevar hacia adelante lo que aprendió con los voluntarios. Le entregó las obligaciones a las hermanas Guadalupe y María, quienes estaban a punto de ingresar al duodécimo grado. Ellas serán responsables del registro en el banco de alimentos y sus habilidades bilingües pueden ayudar a muchas familias en la comunidad. 

Las gemelas Guadalupe y María serán de gran ayuda en el banco de alimentos local. Foto / Xiuru Xie

Los voluntarios de Tzu Chi estaban felices de ver a más y más jóvenes dispuestos a servir a sus comunidades, y continuaron acompañando a estos futuros líderes con la esperanza de que ellos también puedan asistir a sus universidades ideales y hacer lo mejor por sus comunidades.

La voluntaria de Tzu Chi, Leslie Shieh, dijo que en el futuro, Tzu Chi utilizará el banco de alimentos del este de Palo Alto como punto de partida para ampliar el alcance profundo de los servicios comunitarios y ayudar a más familias.

Jaliyah Smith fue admitido temprano por la Universidad Clark Atlanta y es uno de los ganadores de la Beca Tzu Chi de este año. Ella admira mucho a la Maestra Cheng Yen. Por lo tanto, la voluntaria de Tzu Chi, Xiuyu Weng, le entrega una autobiografía en inglés de la Maestra Cheng Yen y un libro de aforismos de Jing Si en cuatro idiomas. Foto / Xiuru Xie 

Más Noticias

X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁