#MiMascarillaMiHistoria: “Simplemente donaremos y continuaremos ayudando hasta que la pandemia esté bajo control.”

Oficina Nacional  | 12 septiembre, 2020
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Parte de nuestra campaña Unidos en la Distancia, #MiMascarillaMiHistoria incluye una colección de historias de personas, que de alguna manera han sido impactadas muy de cerca por la pandemia del COVID-19. Las vivencias contadas fueron parte de las experiencias de aquellos que se ofrecieron como voluntarios, los que donaron y los que recibieron ayuda de parte de Tzu Chi. Los que se ofrecieron como voluntarios, los que donaron y los que recibieron ayuda de parte de Tzu Chi.

Traducido por Gerardo Bonilla
Editado por Maribel Suárez

“Cuando llegué a los Estados Unidos, vine con las manos vacías. Crecí en Tainan, Taiwán, llegué aquí a los 17 años. Me abrí paso estudiando inglés, y continuar mi educación universitaria, empecé a trabajar después de graduarme y creé mi negocio actual. Lo que tengo ahora, es todo lo que esta tierra me ha dado, así que a menudo pienso en cómo retribuir a la comunidad”.

“Nuestra empresa, Furniture of America, comenzó recientemente a fabricar mascarillas en Estados Unidos. Fue casualidad, pero también el destino. Durante la pandemia en Taiwán y China, me enteré de fábricas que producen materia prima para producir mascarillas, fábricas con maquinaria para fabricar mascarillas … Además escuché la noticia de que las mascarillas se fabricaban principalmente fuera de los EE. UU. Pensamos que esta era una buena oportunidad, y ayudar a devolver la producción a la economía estadounidense, haciendo mascarillas en Estados Unidos, para que los estadounidenses las usen”.

“La otra razón por la que quería hacer mascarillas era para que las usaran nuestros empleados, y se sintieran más a gusto. Por eso decidimos intentarlo. Comenzamos este proyecto hace unos tres o cuatro meses. Hasta ahora, ha sido muy sencillo y exitoso. Las mascarillas, que producimos actualmente solo se regalan o donan, no se venden, porque no se siente bien venderlas durante esta situación”.

“Cada mes se donan entre 50.000 y 60.000 mascarillas. Las donaciones han sido para clientes de nuestra empresa de muebles (y) hospitales comunitarios. Además de eso, en nuestro sitio web de las mascarillas, Aidway, encontrará un enlace, para que cualquier persona se registre, explicando qué hospital o personas necesitan mascarillas. Haremos una revisión simple de su requerimiento, las empaquetamos y enviamos las mascarillas por correo. Así de fácil, lo hacemos en Aidway”.

“Más de $100.000 es el valor de las mascarillas donadas. En realidad, no habíamos calculado, que se necesitará tanta inversión cada mes. De hecho, originalmente solo queríamos hacer mascarillas, para los empleados de la compañía y donar las mascarillas sobrantes, para ayudar a los demás. Nuestro principal negocio de muebles está bien, la producción de mascarillas seguirá centrándose en el principio fundamental de cómo ayudar a la comunidad y evitar el crecimiento de la pandemia”.

“Pero, somos una fábrica de muebles sin muchos contactos o conexiones para llegar a los hospitales y aquellos que realmente necesitan mascarillas. Había visto muchas historias de Tzu Chi y de hecho, mi madre es voluntaria de Tzu Chi en Taiwán. Aquí, Rosi T. Ueng, una voluntaria de Tzu Chi y yo nos conocemos desde hace muchos años. La escuché decir [ellos] tienen muchas conexiones, para ayudar a las personas necesitadas … así que quería darles mascarillas a través de Tzu Chi para quienes necesiten usarlas

“Esperamos donar 2.000 mascarillas a Tzu Chi a través de Rosi cada mes, y seguiremos haciéndolo, de acuerdo con las necesidades de Tzu Chi. Simplemente donaremos y continuaremos donando, hasta que la pandemia se haya aliviado, luego discutiremos cómo desarrollar nuestro modelo comercial al término de esto. Después de todo, la pandemia sigue siendo muy grave”.

“Si cada persona, cada una con su propia fuerza puede ayudar a otra, esta energía puede unir a más personas para participar en hacer de nuestro mundo un lugar mejor. Siento que esto es algo que todo el mundo debería hacer”.

Ronald Kuo es propietario de Furniture of America & Aidway Personal Care Product, Inc. y reside en California con su esposa e hijos. Su reciente donación de 1.000 respiradores N95 en junio a Tzu Chi USA fue seguida por otros 2.000 en julio, con el compromiso de donar otros 2.000 N95 cada mes a Tzu Chi según sea necesario. Para ver la colección completa de #MiMascarillaMiHistoria, haz clic aquí.

Más Noticias

X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁