#MiMascarillaMiHistoria: “Encontré un placer genuino a través de la elaboración de mascarillas”

Región del Washington DC  |  1 septiembre, 2020

Parte de nuestra campaña Unidos en la Distancia, #MiMascarillaMiHistoria incluye una colección de historias de personas, que de alguna manera han sido impactadas muy de cerca por la pandemia del COVID-19. Las vivencias contadas por quienes las experimentaron. Los que se ofrecieron como voluntarios, los que donaron y los que recibieron ayuda de parte de Tzu Chi.

Tranducido por Gerardo Bonilla
Editado por Maribel Suárez

“A mediados de marzo, las clases de la Academia Tzu Chi hicieron la transición para ofrecer los cursos en línea (en inglés), debido a la pandemia de coronavirus. Como maestra y administradora de la escuela, tuve que aprender rápidamente cómo llevar a cabo las instrucciones en línea y revisar los planes de lecciones y los procedimientos de evaluación”.

“Al mismo tiempo, también comencé a aprender a coser mascarillas faciales, con cualquier material que tuviera en casa viendo videos por internet. Después de hacer algunas versiones (estilos) diferentes, me di cuenta de que encontré un verdadero placer a través de su elaboración. Además del trabajo y la preparación de la clase (para enseñar en línea), estaba haciendo mascarillas de tela para mí, mi familia y mis amigos que las necesitábamos”.

“A mediados de abril, el equipo de fabricación de mascarillas de Tzu Chi Washington DC, ya había cosido y donado casi 300 mascarillas de tela. Eric Tong, líder en comunicaciones, me invitó a participar. Además, mi antigua compañera de trabajo, Stacey, me contó sobre una iglesia que tenía distribuciones de alimentos todos los jueves. Le dije a Eric, y se puso en contacto con la iglesia. En menos de dos semanas, nuestro pequeño, pero poderoso equipo hizo suficientes mascarillas de tela para la próxima donación. Todos ayudaron a verificar las mascarillas, plancharlas y empacarlas con una tarjeta de felicitación ”.

“El 18 de junio, llevé a mis dos hijos, Stephanie y Stephen Ho, a la iglesia para distribuir las mascarillas de tela. Cuando llegaron a las 3:30 p.m., el estacionamiento de la iglesia, ya tenía 50-60 autos esperando en la fila, para la distribución de alimentos a las 4:00 p.m. El personal de la iglesia inmediatamente nos dio la bienvenida, y luego nos sugirieron, a acercarnos a cada auto, y hablar con los ocupantes, sobre las mascarillas de tela reutilizables hechas a mano ”.

“Mis compañeros de equipo habían separado las mascarillas en diferentes tamaños, colores y patrones, porque algunas podrían ser más adecuadas para niños, mujeres u hombres. Todos los conductores y pasajeros expresaron su gratitud. Cuando vieron las diferentes opciones de color, todos tenían sonrisas brillantes en sus rostros. Debatiendo, cuál les gustaría usar, o si a la abuela en casa, le gustaría un determinado color. Aquellos con niños nos dijeron que sus hijos estarían muy felices al ver estas lindas mascarillas. En una hora, habíamos regalado casi 200 mascarillas de tela”.

“Estaba muy agradecida de que mis hijos y yo tuvimos la oportunidad de retribuir a la comunidad. Desde marzo, escuchaban el sonido de la máquina de coser todas las noches después de la cena. Al principio, mis hijos no entendían porqué necesitaba coser tantas mascarillas, somos una familia de cuatro miembros. Ahora que han participado en la distribución, y han hablado con la gente sobre estas mascarillas de tela, viendo la gratitud de todos de primera mano, finalmente entienden cómo un gesto y un esfuerzo tan pequeños pueden traer tanta alegría a las personas necesitadas “.

Jean Ho es educadora y administradora de la Academia Tzu Chi, en Washington D.C. Aprenda más sobre los esfuerzos de fabricación de mascarillas y descubra la colección de historias #MiMascarillaMiHistoria aquí.

Más Noticias

X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁