Estudiantes Desfavorecidos se Benefician Del Programa “See 2 Hope”

Oficina Nacional  | 1 abril, 2021
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Voluntarios de Tzu Chi hacen un seguimiento después de distribuir los auriculares y visitan a los estudiantes para obtener comentarios sobre su uso durante el aprendizaje remoto en la pequeña habitación de su familia. Foto Lulu Yin.

Escrito por Lulu Yin
Traducido (Inglés) por Diana Chang
Editado por Ida Eva Zielinska
Traducido (Español) por Gerardo Bonilla
Editado (Español) por Maribel Suárez

En 2020, la pandemia de COVID-19 comenzó a tener un impacto socioeconómico de amplio alcance en todo el mundo, alterando los métodos de estudio tradicionales a medida que las escuelas implementan el aprendizaje en línea. Para muchos estudiantes, esto generó nuevos desafíos para adaptarse al aprendizaje remoto desde casa.

Los voluntarios de Tzu Chi, se esfuerzan por mantener la enseñanza de la Maestra Cheng Yen de “No se debe esperar para educar, los niños son la esperanza del futuro; la esperanza para su familia y la sociedad “. Por lo tanto, los voluntarios de Tzu Chi, comenzaron a investigar cómo llenar el vacío o la necesidad, que se presenta en la educación a distancia; De este modo, descubrieron que los estudiantes necesitan auriculares y pizarrones pequeños para usarlos durante la clase, según habían indicado los propios maestros.

Los consejeros escolares, conocen el entorno de los estudiantes, y confirmaron esta necesidad a esto se debe sumar que comparten la computadora y espacio de estudio con sus hermanos y hermanas. Los cuartos estrechos y el ruido muchas veces influye en la falta de concentración y aprovechamiento escolar.

Esta situación, sin duda fue una preocupación para los estudiantes de las escuelas de Chinatown y Bayview-Hunters Point en San Francisco. Esta última ha sido llamada “una isla de pobreza” en medio del paisaje urbano generalmente próspero de la ciudad. Los voluntarios de la región noroeste de Tzu Chi USA, junto con la sucursal de San Francisco decidieron tomar medidas en respuesta a esta situación.

Los voluntarios superan muchos desafíos para finalmente obtener auriculares adecuados para los estudiantes, esenciales para el aprendizaje remoto. Foto Lulu Yin.
Los voluntarios distribuyen pizarrones en la escuela primaria Gordon J. Lau en San Francisco. Foto Lulu Yin.

Un Programa Esperanzador

Durante el año escolar 2020, los voluntarios de Tzu Chi USA de la sucursal de San Francisco se ocuparon de familias en dificultades financieras para que el aprendizaje de sus hijos pudiera continuar sin interrupciones. Lanzaron el programa educativo “See 2 Hope”, que llegó a 201 estudiantes de la escuela primaria Gordon J. Lau en Chinatown y a 200 estudiantes de cuatro escuelas en Bayview-Hunters Point.

Los voluntarios se propusieron satisfacer la necesidad de auriculares y pizarrones para el aprendizaje remoto de los estudiantes. A través del programa, proporcionando una distribución de este equipo en la Escuela Primaria Gordon J. Lau, la escuela primaria más grande de Chinatown.

Durante la distribución, los voluntarios de Tzu Chi revisan el formulario de consentimiento de autorización con los padres. Foto Lulu Yin.

La Escuela Primaria Gordon J. Lau tiene 850 estudiantes desde kindergarten hasta quinto grado. Un  100% de las nuevas familias son inmigrantes y de bajos ingresos. Como escuela de Título 1 en California y al tener un alto porcentaje de niños de familias desfavorecidas, la escuela recibe asistencia financiera del Departamento de Educación de los Estados Unidos. De esta forma buscan garantizar que todos los estudiantes cumplan con los estándares académicos estatales. Como parte de la ayuda de la escuela a las familias, todos los niños pueden recibir un almuerzo gratis.

Alrededor del 25% de los estudiantes de la escuela primaria Gordon J. Lau viven en viviendas de una habitación individual (Single Room Occupancy), donde toda la familia comparte un espacio de entre 80 y 140 pies cuadrados. Además, más de una docena de hogares SRO comparten un baño y una cocina.  Los voluntarios visitaron varios hogares para comprender mejor las circunstancias de los niños, que aprenden de forma remota en las viviendas de una habitación.

De hecho, como habían mencionado los profesores, los auriculares son un elemento que se necesita con urgencia porque en espacios tan reducidos, cuando los adultos caminan o hablan, pueden distraer a los niños de sus estudios. En consecuencia, los voluntarios de Tzu Chi, Hsiuping Li y Shuyun Huang,  inmediatamente buscaron en línea unos auriculares adecuados para estudiantes, con la más alta calidad, y lo más importante que los auriculares proporcionan aislamiento del ruido exterior y sean cómodos de usar.

Sin embargo, los voluntarios encontraron algunos inconvenientes, para obtener el equipo. Y es que este artículo, ahora tiene una gran demanda luego de que todas las escuelas en los EE.UU., adoptaran métodos de educación a distancia en los cuales los auriculares son esenciales. Como resultado, tomó casi un mes ordenar y recibir todos los auriculares luego de encontrar el producto adecuado, las cantidades suficientes al mejor precio y con el proveedor adecuado.

Las pizarras blancas pequeñas son otra necesidad para el aprendizaje remoto. Foto Lulu Yin.
Antes de la distribución, los voluntarios prueban la calidad de cada auricular, verificando que la recepción del sonido sea clara, el funcionamiento adecuado del micrófono y conexiones estables. Foto Lulu Yin.

Para asegurarse de que los niños tengan audífonos de buena calidad para la clase, antes de la distribución, los voluntarios probaron todos los audífonos uno por uno para ver si podían escuchar con claridad. De esta forma verificaron si había algún problema con el micrófono y si las conexiones eran buenas. Luego, los voluntarios empacaron cuidadosamente las pequeñas pizarras, borradores y marcadores para distribuirlos el 13 de octubre, Día de Regreso a Clases.

¡Mucho Tiempo Sin Verte!

El 13 de octubre, un equipo de 15 voluntarios llegó a la Escuela Primaria Gordon J. Lau, una escuela a la que han estado apoyando con un evento de distribución de alimentos una vez a la semana durante los últimos 12 años. Sin embargo, Tzu Chi había suspendido su programa de distribución de alimentos debido a la pandemia y los padres y voluntarios no se habían visto desde que se emitió la primera orden de quedarse en casa el 17 de marzo.

Los padres estaban muy agradecidos de que los voluntarios de Tzu Chi hubieran regresado a la escuela a pesar de que la pandemia aún continuaba. Estaban tan felices de verse tal y como los amigos o familiares sienten al encontrarse luego de no haberse visto en mucho tiempo. Luego expresaron sus esperanzas para que los eventos de distribución de alimentos de Tzu Chi pudieran reanudarse pronto y que la crisis del COVID-19 terminara para que todos puedan volver a su estilo de vida normal.

Cuando los padres se reunieron con los voluntarios de Tzu Chi que repartían lo esencial, se alegraron de pasar un poco de tiempo juntos. Luego estuvieron ansiosos por volver a verse pronto. Foto Lulu Yin.

Aún así, los padres estaban encantados de obtener el equipo para ayudar a sus hijos a seguir las clases desde casa. Bingwen Chen, uno de los padres, explicó, “los auriculares son muy importantes para que los niños aprendan de forma remota. Después de usar los auriculares, no se oye ningún ruido o sonido al caminar “. Otro padre, el Sr. Guan, exclamó: “Gracias, voluntarios de Tzu Chi, por darnos los auriculares y la pizarra. Son muy útiles “.

Eva Kuang dijo: “Mi hijo está en segundo grado. Su auricular se rompió recientemente y consiguió el nuevo auricular justo a tiempo. ¡Gracias!” El sentimiento de gratitud fue ampliamente compartido, una madre llamada Ayi, quien también consiguió algunas mascarillas para su familia agregó: “Mis hijos necesitan pizarras blancas y auriculares para asistir a clases en línea en casa, y estas mascarillas también son útiles cuando salimos. Tzu Chi da todo lo que más necesitamos. Estoy muy agradecido por el apoyo de Tzu Chi “.
Los voluntarios de Tzu Chi también entregaron suministros de arroz instantáneo Jing Si, todos combinados, lo que hizo que los padres estuvieran más felices por el cuidado continuo, tal y como dijo Jinghua Chen, madre de dos hijos:

Estoy muy agradecida de que Tzu Chi me haya estado apoyando a mí y a mis dos hijos, tanto financieramente como con suministros esenciales. Recibimos una tarjeta de efectivo dos veces. A los niños les gusta mucho comer arroz Jing Si y fideos. Esta mañana, cociné arroz Jing Si para los niños. Y esta vez, recibo los auriculares, las pizarras, las mascarillas y el arroz Jing Si. Muchas gracias!

Jinghua Chen, Madre de un estudiante de la escuela Gordon J. Lau Elementary
Además de distribuir auriculares y pizarras blancas, los voluntarios también dan arroz instantáneo Jing Si de Tzu Chi a los padres. Foto Lulu Yin.
Un padre recibe arroz instantáneo Jing Si de Tzu Chi, que a sus hijos les encanta comer en casa. Foto Lulu Yin.

Gloria Choy, directora de la Escuela Primaria Gordon J. Lau, estuvo en la distribución y expresó su agradecimiento en nombre de la escuela por el apoyo continuo de Tzu Chi USA:

Gracias a Tzu Chi por distribuir ayuda de emergencia a las familias que viven en viviendas SRO en nuestra escuela. Conozco a Tzu Chi desde hace más de 12 años. Tzu Chi siempre se ha preocupado por los estudiantes, padres y profesores. Cuando hay un caso especial, lo primero en lo que pienso es en Tzu Chi. Gratitud desde el fondo de mi corazón.

Gloria Choy, Principal de la escuela Gordon J. Lau Elementary School

Comentarios Conmovedores

El día después de la distribución, los voluntarios de Tzu Chi visitaron a algunos estudiantes que vivían en viviendas de ocupación de una habitación individual para asegurarse de que los niños supieran cómo usar los auriculares que obtuvieron y ver cómo les estaba yendo. La Sra. Lin, quien es una de las madres, le dijo al equipo: “Estoy muy agradecida por el apoyo de Tzu Chi durante los últimos años. Nos complace recibir los auriculares, material de oficina, arroz y fideos “.

La Sra. Lin luego continuó diciendo: “Vivimos en viviendas de ocupación de una habitación y sin insonorización. Pero con los auriculares, no pueden escuchar los sonidos a su alrededor, por lo que pueden concentrarse en estudiar en línea. Gracias por darnos los auriculares”. Ver para creer y los voluntarios pudieron presenciar esto por sí mismos durante las visitas domiciliarias mientras veían a los jóvenes estudiar, completamente concentrados en las pantallas de sus computadoras.

Los voluntarios de Tzu Chi en San Francisco están profundamente involucrados en la comunidad y lo han estado por un tiempo. En Chinatown, los residentes se han familiarizado bastante con los uniformes azul y blanco de Tzu Chi. Cuando los voluntarios caminan por ese vecindario, siempre reciben un cordial saludo de los habitantes al igual que de amigos cercanos o familiares.

Mientras realizaban las visitas domiciliarias ese día, escucharon: “Hermanas y hermanos, ¿qué los trajo a Chinatown?” al tiempo que una residente, cariñosamente llamada “abuela Liu”, corrió desde el otro lado de la calle para saludarlos. La mujer expresó su agradecimiento con emoción en nombre de toda su familia extendida, diciendo:

Quiero agradecerles, agradecer a [Tzu Chi] por darle a mi nieto muchas cosas, la pequeña pizarra, los auriculares, el arroz y más. ¡Estoy tan conmovida que todos sean tan amables con mi nieto! Soy una anciana y no entiendo muchas cosas, pero realmente lo aprecio y muchas gracias por su apoyo.

Grandma Liu, Residente de Chinatown
La abuela Liu se apresura desde el otro lado de la calle para expresar su gratitud a los voluntarios que visitan Chinatown ese día. Foto Lulu Yin.

¡Apoyemos las necesidades de los niños desfavorecidos! A través de su programa “See 2 Hope”, los voluntarios de la sucursal de San Francisco de Tzu Chi USA están ayudando a los niños de familias desfavorecidas a tener éxito como aprendices remotos desde que las escuelas implementaron métodos de educación a distancia durante la pandemia. El éxito de los niños también les da tranquilidad a sus padres. Con su amor y ayuda, programas como estos pueden seguir iniciándose y prosperando.

Cada acto de bondad se traduce en una bendición y reduce el sufrimiento en el mundo.

Aforismo Jing Si de la Maestra del Dharma, Cheng Yen

Más Noticias

X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁