Voluntarios de Tzu Chi ayudan a sobrevivientes de inundaciones en Buchanan, Virginia

Región del Washington DC  |  28 septiembre, 2022
Los voluntarios de Tzu Chi realizaron una distribución de emergencia en el condado de Buchanan, Virginia, para ayudar a los sobrevivientes de las inundaciones. Foto/Wendy Tsai

Escrito por: Wendy Tsai, Eric Tong, Chiu-Yueh Hung
Adaptado al español por: JuanMa Bonilla
Editado por: M. Carolina Saheli

El 12 de julio, una tormenta azotó el oeste de Virginia. En pocas horas, las casas se inundaron, hubo cortes de energía y se cerraron varias carreteras debido a inundaciones y deslaves de tierra.

“Fue como si el cielo se hubiera abierto sin dejar de llover”, dijo Denise McGeorge, directora del Programa de Desastres del Departamento de Servicios Sociales del Condado de Buchanan. “Tuvimos inundaciones en un área donde nunca había habido antes”, añadió y explicó a los voluntarios que se reportaron más de 91 casas destruidas o con daños graves.

Los voluntarios de Tzu Chi de la Oficina Regional de Washington D.C., se movilizaron rápidamente a las zonas afectadas para evaluar los daños y organizaron una distribución de emergencia donde entregaron tarjetas de débito prepagadas y suministros de emergencia a 56 sobrevivientes.

La ayuda llega al condado de Buchanan

Los voluntarios viajan a través de los Estados Unidos para dimensionar los daños. Foto/Chunmei Zhang
Los rostros de los sobrevivientes se iluminan al recibir mantas ecológicas de los voluntarios. Foto/Wendy Tsai

La Oficina de la Región de Washington D.C. se puso en contacto con el Departamento de Manejo de Emergencias de Virginia (VDEM) y las Organizaciones Nacionales de Voluntarios Activos en Desastres (VOAD), para comprender las necesidades de los sobrevivientes. Un total de 17 voluntarios, cinco voluntarios del Centro de Servicio de Raleigh en Carolina del Norte, dos voluntarios del Centro de Servicio de Richmond en Virginia y diez voluntarios de la Región de Washington D.C., formaron un equipo para llevar a cabo los preparativos, planificar la distribución, y organizar los suministros.

El sitio de la distribución de ayuda en el condado rural de Virginia estaba aproximadamente a seis horas y media en auto desde Washington y Richmond, y alrededor de cuatro horas y media para los voluntarios de los dos Centros de Servicio en Carolina del Norte. Los voluntarios salieron temprano en la mañana ya que las calles aún necesitaban reparaciones. Mientras conducían por las áreas afectadas, vieron árboles, muebles, vehículos y materiales de construcción rotos en ambos lados de la carretera e incluso casas cuyos techos aún estaban enterrados en el barro y la tierra.

Cuando los voluntarios llegaron al centro de distribución, establecido temporalmente en un colegio local, ya se encontraban varios suministros de emergencia apilados en la entrada del edificio. United Way USA y el Departamento de Servicio Social del condado de Buchanan ayudaron a Tzu Chi con la distribución confirmando una lista de 68 hogares afectados. También ayudaron a los voluntarios a contactar a estas personas vía telefónica para darles detalles sobre la distribución.

Barridos por el lodo

Tommy (izquierda), un sobreviviente de la inundación, se ofrece a quedarse en el sitio para ayudar a otros con el papeleo. Foto/Chen Lee
Brenda Charles, una sobreviviente de la inundación, abraza a los voluntarios de Tzu Chi. Foto/Wendy Tsai

Hank Chi, un voluntario de Tzu Chi que también es miembro de Virginia VOAD, ayudó a la fundación a conectar con aliados locales. “Los voluntarios de Tzu Chi están agradecidos por la oportunidad de venir y ayudar a los sobrevivientes en este momento difícil”, dijo Hank Chi. “Los gobiernos locales, United Way y otras organizaciones pronto se unieron para cooperar e intercambiar información debido a la participación activa de Tzu Chi y las organizaciones comunitarias de socorro de emergencia”.

Tommy fue el primer sobreviviente en llegar al lugar del evento y saludó al voluntario Chiu-Yueh Hung con una sonrisa tímida. Cuando revivió los sucesos de aquella noche, sus manos comenzaron a temblar. Chiu-Yueh Hung se acercó y le sostuvo las manos mientras Tommy trataba de describir la situación. Su incredulidad ante el desastre era evidente en su rostro y sus palabras.

Cuando Chiu-Yueh Hung le dio la tarjeta de efectivo y le comentó sobre las alcancías de bambú, Tommy no pudo contener las lágrimas. La tarjeta de efectivo en su mano era el fruto del amor y las ganas de hacer una diferencia en el mundo de las personas que ayudan. Luego de recibir sus suministros, Tommy se ofreció a quedarse a ayudar en la distribución y se tomó una foto con los voluntarios.

Una sobreviviente de la inundación llamada Brenda Charles también habló con los voluntarios sobre la situación: “Todos estaban dormidos”, explicó, “Así que fui a tocar las puertas y dije: ‘Nos estamos inundando. ¡Levántense!’ Y todos los vecinos salieron a la calle y trataron de ayudarse unos a otros”.

Había bolsas debajo de mi casa que tenían todas las fotos de mi bebé. [La inundación] las arrastró.

Brenda Charles
sobreviviente de la inundación

Un descubrimiento aterrador

Tommy (izquierda), un sobreviviente de la inundación, se ofrece a quedarse en el sitio para ayudar a otros con el papeleo. Foto/Chen Lee
Brenda Charles, una sobreviviente de la inundación, abraza a los voluntarios de Tzu Chi. Foto/Wendy Tsai

Denise McGeorge, directora de Programas de Desastres del Departamento de Servicios Sociales del Condado de Buchanan, acompañó a tres voluntarios a las zonas afectadas por las inundaciones para evaluar los daños el 23 de julio.

Denise le comentó a los voluntarios sobre las experiencias de algunos sobrevivientes. Debido a que la inundación inició a altas horas de la noche, muchas personas estaban dormidas y se despertaron para encontrar un diluvio inesperado. Una pareja que Denise conocía le dijo que habían escuchado un ruido fuerte afuera y pensaron que algo había sucedido en la propiedad del vecino. El esposo salió de la cama para encontrarse con un charco de agua. Se volvió aún más consciente de la gravedad de la situación después de mirar por la ventana y observar cómo la inundación irrumpió en su casa.

La pareja se agarró a una viga del techo y rezó en voz alta hasta que el agua retrocedió. Después de la inundación, los miembros de la comunidad encontraron una capa de lodo que cubrió todas las superficies y destruyó casas y vehículos.

“Me alegró mucho cuando el Sr. Hank Chi se acercó y nos comentó que le gustaría llevar socorro a las familias que han sido afectadas por la inundación en el suroeste de Virginia”, dijo Denise. “Estamos muy agradecidos por lo que está haciendo esta fundación y cómo se están acercando a las personas. No solo se mantienen ayudando en su área, sino que llegan mucho más lejos. Van hasta las montañas del suroeste de Virginia, y nuestra gente está abrumada por la amabilidad y generosidad de su fundación, estamos muy agradecidos.

Los voluntarios entregan tarjetas de efectivo de Tzu Chi a los hogares afectados y hablan sobre la filosofía del “Gran Amor” de la Fundación. Foto/Wendy Tsai
Denise McGeorge (centro), directora de Programas de Desastres del Departamento de Servicios Sociales del Condado de Buchanan, agradece a los voluntarios de Tzu Chi por su ayuda. Foto/Wendy Tsai

La casa de Tammy Horn y Roger Mitmay fue gravemente dañada por el desastre. Sin embargo, luego de conocer su situación, los voluntarios de Tzu Chi fueron a visitarlos para ver cómo podían ayudarles.

“A las 7:00 de la mañana, pudimos contactarnos con nuestros vecinos”, dijo Tammy. “Nos dijeron que nuestra casa y nuestro auto fueron arrastrados por las lluvias. Todo por lo que hemos trabajado muy duro durante toda nuestra vida se había ido. Es como empezar de nuevo. Todo en lo que has invertido, todo lo que has adquirido a lo largo de tu vida… Y ambos hemos trabajado muy duro, y ahora estamos empezando de nuevo. Se ha ido, simplemente se lavó en veinte minutos”.

Tammy también está preocupada y desconsolada porque uno de sus perros sigue desaparecido tras el caos de la tormenta.

El camino hacia la recuperación continua

“Justo ahora, una familia de seis vino al centro de asistencia. Su casa fue severamente dañada. Les presenté a Tzu Chi y las alcancías de bambú y se conmovieron mucho cuando se enteraron de que la tarjeta de efectivo tenía un saldo de $1,000, no pudieron contener las lágrimas”, dijo Zhixing Chen, un voluntario, mientras también trataba de contener sus lágrimas. “Tzu Chi ha hecho muchas cosas significativas, reuniendo el amor de los voluntarios en todo el mundo para brindar ayuda en casos de desastre y cuidar a las familias afectadas. Debemos seguir trabajando duro”.

Cuando el equipo de socorro regresó al hotel, Mark McCain, miembro de Presbyterian Disaster Assistance (PDA), les dio una calurosa bienvenida al reconocer el uniforme de Tzu Chi de inmediato. Saludó amablemente a los voluntarios y explicó que había trabajado junto a Tzu Chi brindando ayuda en Nueva York después del 11 de septiembre. Ver a los voluntarios de Tzu Chi nuevamente durante otra operación de socorro por un desastre le trajo alivio. Los voluntarios lo invitaron a participar en una oración virtual organizada por Tzu Chi en el hotel, para enviar sus más sinceras esperanzas a todos los afectados por los desastres.

Mark McCain de PDA (segundo desde la izquierda, primera fila) se toma una foto grupal con los voluntarios. Foto/Wendy Tsai

Más Noticias

X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁