La historia de Nancy Tituaña Un Ejemplo de Valor y Bondad

Región Noreste  |  2 febrero, 2022
Play Video

Escrito por Welling Wang
Adaptado al español por Gerardo Bonilla
Editado por Maribel Suárez

Desde pequeña fue marcada por fuertes experiencias y las adversidades han sido parte de su vida, pero la fuerza de voluntad de esta mujer la llevó a sobreponerse a las grandes dificultades de su camino demostrando una admirable combinación de valentía, alegría y compasión.

Hablamos de la vida de Nancy Tituaña, una mujer ecuatoriana de carácter jovial, quien hace años se estableció en los Estados Unidos buscando una mejor vida, pero sin perder nunca su interés en ayudar a los más necesitados.

La fuerza de su compasión llevó a Nancy a ser voluntaria de la organización Brigada de Esperanza NY, creando una relación con Tzu Chi Región Noreste con quienes unieron esfuerzos para realizar distribuciones semanales masivas de frutas y verduras para familias hispanas desfavorecidas en Queens luego del brote de COVID-19 en 2020.

Durante su trabajo como voluntaria Nancy se proyectó siempre como una luchadora. Su voz, tono y acciones revelaban perseverancia, pasión y determinación, siempre con una sonrisa en su rostro. “Nancy es una de nuestras voluntarias y era la coordinadora de distribución… Al comienzo de COVID teníamos un sistema donde la gente nos llamaba e íbamos a entregar comida… Fue entonces cuando Nancy tuvo el problema “, recordó la Jueza Carmen Velásquez directora ejecutiva de Brigada de Esperanza NY, sobre aquel fatídico día de junio del 2020 cuando Nancy sufrió una de sus peores experiencias de vida.

“Era la última entrega. La camioneta estaba estacionada y ella fue a la parte de atrás y un conductor ebrio… “, narró Velásquez notablemente afectada al recordar el terrible y lamentable impacto.

Resulta que aquel día Nancy se disponía a entregar bolsas de frutas y verduras a las familias desfavorecidas e infectadas con COVID-19 por lo que se bajó y se dirigió a la parte posterior de su vehículo cuando de repente un auto a gran velocidad se estrelló contra ella.

El fuerte impacto provocó que a Nancy le tuvieran que amputar la pierna izquierda, sufriendo además múltiples fracturas en su pierna derecha.

Nancy camina con la ayuda de Joe Chang, terapeuta voluntario de la Asociación Médica de Tzu Chi

“El diagnóstico médico al inicio fue que a los dos años recién me iba a levantar. Resulta que, gracias a Dios, no antes del año, ya me pude levantar y estar de pie. Me pude mover y pues, le vamos ganando como un año al diagnóstico. Ahorita, recién estoy en el mejor proyecto de mi vida… “, añadió con el optimismo y la alegría que la caracteriza.

“Me encuentro mejor por tener la oportunidad de despertar, de respirar y de sentir que los dolores paulatinamente van disminuyendo… los tres primeros meses desde que desperté han sido tres meses en los que no dormí, tres meses en los que pasaba solo gritando del dolor y si en algún momento cerraba mis ojos era porque me desmayaba del dolor“, comentó Nancy Tituaña sobre sus largos días que pasó en el hospital.

Con Su Alegría Siempre Presente

Nancy pasó por un proceso agónico que terminó con una prótesis al perder su pierna izquierda. Sin embargo, lo más importante para ella es que logró salvar su vida que es lo más preciado, y de lo que realmente está agradecida, ya que puede seguir compartiendo con sus seres queridos y seguir ayudando al necesitado.

“En casa tengo a mi mamá y dos hermanos, tengo tres hijos, mi hija mayor tiene 24 años, está casada y vive feliz”, compartió Nancy recientemente durante una entrevista y rodeada de sus compañeros voluntarios de Brigada de Esperanza NY.

El accidente la dejó sin capacidad para caminar libremente, pero no se llevo su sentido del humor. De hecho, la sonrisa de Nancy sigue igual de brillante y su positivismo se mantiene vibrante.

“El ánimo, lo tengo muy bien a pesar de las circunstancias. Hay personas que incluso dicen ¿Cómo es posible que pueda reír? digo ¡y por qué no! “, afirmó con entusiasmo.

Fuertes Experiencias de Vida

“Mi vida tiene muchas historias. Desafortunadamente, fui violada a los 12 años y di a luz a mi hija mayor cuando tenía 13… Pero decidí no culpar a esta pequeña vida… Ella nació, creció, ahora tiene 24 años, está casada, ¡soy abuela de dos nietos!”, indicó con su natural alegría.

A pesar de los tropiezos o de lo cruel que pudiera ser su vida, Nancy siempre se mostraba con buen ánimo y llena de energía, inspirando y levantando la moral de todas las familias necesitadas.

“¿Cómo va tu tema de dolor? “, se le preguntó a Nancy en una breve tertulia a lo que contestó: “¡Yo trato de darle miedo al dolor!” replicó entre risas demostrando que la alegría es otra de sus armas de vida.

“A pesar de la realidad, mantengo una mentalidad positiva, y algunos incluso pueden decir, ¿cómo puedo seguir riendo? Mi respuesta es, ¿por qué no?”.
Nancy Tituaña, voluntaria de Brigada de Esperanza NY.

Nancy Tituaña, voluntaria de Brigada de Esperanza NY, fundación asociada con la Región de Tzu Chi Noreste, en la distribución de alimentos, vuelve a ponerse de pie, con la ayuda de voluntarios de Tzu Chi, luego de ser gravemente herida, por un conductor ebrio en junio de 2020,. Captura de pantalla de foto/video

Con Un Gran Espíritu de Lucha

Luego del accidente, Nancy caminó por una calle de Nueva York acompañada de su fisioterapeuta, Joe Chang Durante su recorrido seguía las instrucciones propias que le ayudarían a controlar sus movimientos para así reducir el dolor.

“La primera vez que vine a visitarla, apenas podía caminar, tenía tanto miedo de caminar…” comentó Chang, un voluntario de la Asociación Médica Tzu Chi que trabaja en el barrio donde vive Nancy.

Antes de comenzar la rehabilitación, la Maestra Zong Chuan, quien también es voluntaria de la Asociación Médica Humanitaria Tzu Chi, trató a Nancy con agujas de acupuntura en la pierna que no le fue amputada y en muchas partes de su cuerpo.

“Ahora está recibiendo tratamiento de acupuntura, pero después del tratamiento de acupuntura, haremos algunos ejercicios”, sostuvo Chuan.

“Sí, el dolor es mucho menor ahora, pero eso también se debe a que hago ejercicios básicos todos los días”, confesó Nancy quien por meses siguió recibiendo tratamientos gratuitos de rehabilitación y acupuntura con la ayuda de voluntarios de la Asociación Médica.

Cuando comenzó el tratamiento de acupuntura, Nancy no tenía ninguna reacción ni sensación en el pie. Cada vez que el Maestro Zong Chuan clavaba una aguja, la sensación de dolor y entumecimiento hacía que Nancy cerrara los labios con fuerza y frunciera el ceño. No obstante, Nancy afirmó sentir más alivio desde el día que comenzó las terapias.

Tzu Chi como una Familia

No hay duda de que Nancy necesitó mucha fuerza de voluntad después de esas experiencias. Especialmente cuando casi pierde la mitad inferior de su cuerpo por un conductor ebrio y el tremendo dolor durante largos días y noches.

Por eso la Región Noreste de Tzu Chi incluyó a la voluntaria Nancy Tituaña como un caso de atención de Tzu Chi por lo que la visitan todos los meses.

“Para mí, Tzu Chi son como una familia, me traen artículos de primera necesidad y tarjetas de debito prepagadas que me permiten comprar artículos de primera necesidad” indicó Nancy sobre los voluntarios de Tzu Chi quienes le expresaron que “¡solo se concentrara en recuperarse! “.

Los voluntarios de Tzu Chi NY se aseguran que Nancy reciba una tarjeta de efectivo y alimentos para apoyar en su recuperación Photo Source/ Video Screenshot

Conde Cabrera, voluntario de Brigada de Esperanza NY, reconoce la fuerza de voluntad con la que cuenta Nancy, y asegura que ella no se rendirá hasta volver a poder servirle a los necesitados.

Gracias al Señor que puedo pararme y caminar en menos de un año. ¡Sí, superamos todas las probabilidades! ¡En menos de un año!Nancy Tituaña, voluntaria de Brigada Esperanza NY.

“El deseo de Nancy de regresar y servir a su comunidad la ha hecho trabajar duro y la ha empoderado… ¡Esta energía positiva nos ha contagiado y le hemos respondido!”, afirmó Cabrera.

Un Encuentro Muy Esperado

Luego de mucho tiempo Nancy demostró una recuperación significativa por lo que decidió presentarse a una de las distribuciones lideradas por la jueza Carmen, de la Brigada de Esperanza NY.

¡Y así llegó el momento que todos habían estado esperando durante la distribución!

La jueza Carmen se emocionó al ver a Nancy, quien llegó caminando con sus muletas, y vestida de voluntaria con el uniforme azul claro de la organización.

Una vez se vieron, ambas se acercaron y se confundieron en un fuerte abrazo.

“Tzu Chi posee el poder de brindar felicidad a las personas, ellas le brindan a ella (Nancy) alegría y esperanza, ¡y siempre hay alguien para ayudarla! ¡Realmente significa mucho ayudar a personas como Nancy que están sirviendo a la comunidad!”, expresó la Jueza emocionada.

Aunque Nancy, no pudo participar en la distribución, el lugar se llenó ante su presencia. El ambiente hizo que Nancy volviera a mostrar el brillo de su sonrisa al tiempo que compartió su testimonio que bien demuestra que ante los infortunios de la vida, debemos ser valientes y mantenernos alegres sin olvidarnos nunca de los menos afortunados.

Una de las cosas que más motiva a Nancy es poder regresar a servir a su comunidad, esto ha hecho que avance cada vez más rápido en su recuperación. Photo/ Video Screenshot

Más Noticias

X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁