Reanudan Distribuciones De Arroz En Haití, Aliviando El Hambre y La Desesperación

Tzu Chi Center  |  9 agosto, 2021
La primera distribución de arroz, que realizó Tzu Chi en 2021, en el que la policía se desplegó para mantener el orden, y se unió a las filas de los distribuidores. [Foto: Keziah Jean]

Escrito por Pheel Wang
Traducido por Hernán Goicochea
Editado por Maribel Suárez

Como un maremoto, más de tres mil personas, se precipitaron hacia Las Escuelas Pequeñas Del Padre Bohnen (OPEPB), una institución educativa que trabaja por el bienestar social de los niños y jóvenes marginados en La Saline, Haití. Era la primera distribución de arroz, que se llevaba a cabo, por parte de los voluntarios de Tzu Chi, en 2021. Más de un año después de que inició la pandemia de COVID-19, todavía no estaba disponible la vacuna. Pero, afortunadamente, había arroz para aquellos que lo necesitaban.

El padre Zucchi Olibrice, director de OPEPB y voluntario de Tzu Chi, llevó a la multitud a orar con devoción: “Querido señor, es la primera vez que nos reunimos aquí en 2021 en preparación para la primera distribución de arroz del año. Contamos con su apoyo para llevar a cabo esta misión sin problemas. Apreciando el momento, para agradecerles a ustedes que nos dan esperanza de vida, también apreciamos todas las manos a la obra por esta distribución, y más específicamente, un agradecimiento especial para los voluntarios de la Maestra Cheng Yen y Tzu Chi, quienes inician la distribución de arroz para Haití cada año en el espíritu del amor incondicional de Tzu Chi trasciende las fronteras nacionales. Con esta sincera oración y deseándote todo lo mejor en la vida, Amén”.

La reunión de tres mil familias, que se encontraban dentro de la escuela OPEPB, se desarrolló de manera ordenada y pacífica a diferencia de lo que sucedía afuera del establecimiento escolar, como si fuera un universo paralelo. Fuera del campus, era como una jungla en la que la seguridad pública era extremadamente deficiente. Pero una vez que ponían un pie en el campus, todo el mundo – ya fuera una futura madre, persona de mayor edad o joven adulto – inmediatamente se sentiría como en casa, disolviendo gradualmente la sensación de ansiedad y pérdida que habían tenido antes de llegar. No hubo robo, ni daños aquí, solo sentimientos desinteresados en la devoción, la gente naturalmente se alineó y todo encajó en su lugar en perfecto orden.

Sin contienda, sin agarre, la fuerza del orden pacífico se manifiesta a través de la distribución de arroz dentro de la pared de la escuela, que rara vez se ve en Haití. [Foto: Keziah Jean]

Mientras que el Padre Olibrice, dirigía a la multitud a orar, aun estando en el escenario, informó a sus compatriotas que en Taiwán, donde queda ubicado la Sede Global de Tzu Chi y reside la Maestra Cheng Yen, ocurrió un desgarrador accidente ferroviario en marzo, lo que dejó a 50 fallecidos y ciento de heridos. Luego, hizo un gesto a todos los residentes que estaban presentes, para que guardaran un minuto de silencio por las vidas perdidas en el accidente ferroviario Taroko Express y oraran por los heridos y sus familias.

Johnson Chang, un voluntario de Tzu Chi, con una alcancía de bambú en la mano, caminaba humildemente entre la multitud. Una persona de mayor edad fue la primera en entregar todo su sencillo, seguido por un policía, una mujer con un pañuelo de encaje y otra quien se encontraba a su lado. Todos esperando en fila para contribuir. El tintineo de las monedas cayendo en la alcancía de bambú se escuchaba en todo el sitio.

No importa cuánto o qué tan poco, la recaudación de fondos con la alcancía de bambú de Tzu Chi es necesaria para compartir el espíritu.

Johnson Chang, Voluntaria de Tzu Chi

El poder del apoyo que cruzan los océanos se transmite a las manos de las familias que sufren debido al accidente ferroviario Taroko Express. [Foto: Keziah Jean]

Johnson Chang, habla francés y criollo haitiano, para explicar sobre el espíritu de la alcancía de bambú, y que la muestra de gran compasión, reflejada en 3885 gourdes (USD $44 dólares) donadas, sería traída por James Chen, un voluntario de Tzu Chi USA a la Sede Global de Tzu Chi en su fondo de asistencia para las secuelas de los desastres. Dar bendiciones a otros es crear bendiciones para uno mismo.

La primera distribución de arroz del 2021, por parte de Tzu Chi, se realizó el 12 de abril, desde las 10:00 AM hasta el mediodía, durante las cuales se distribuyeron de manera eficiente 6.300 bolsas de arroz a 3.150 familias. La segunda ronda de distribución benefició a otras 3.000 familias. Un total de más de 20.000 personas se beneficiaron del evento.

Ruego a Dios que bendiga a Tzu Chi, cuyos voluntarios a menudo vienen aquí para ayudar a nuestra gente. Porque si no estuvieras aquí, me temo que no tendríamos nada para comer. Así que me alegro de haber recibido arroz hoy y también lo compartiré con mis vecinos.

Marlene Beneficiara

En Haití, la gente de los barrios afectados por la pobreza, lo tomarán todo con calma, como si caminaran sobre las nubes durante un período de tiempo, porque no habrá miedo ni hambre en el futuro cercano.

Al sentir el poder de paz y seguridad, la gente recorre a grandes pasos la distancia entre el lugar de distribución y los hogares, a pesar de que están cargando grandes cantidades de arroz. [Foto: Keziah Jean]

Más Noticias

X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁