Informe Reciente de Tzu Chi Durante la Pandemia: Campaña Alimentaria en Bangladesh e Insumos Médicos Llegan a la India y Sudeste Asiático

Región Noreste  |  11 junio, 2021
Voluntarios de Tzu Chi, en la colecta de alimentos. Este fue el séptimo evento de distribución de alimentos que la Fundación Budista Tzu Chi ha organizado en Bangladesh desde el inicio de la pandemia en 2020. Crédito de la foto: Fundación Budista Tzu Chi

En la mañana del 28 de mayo de 2021, un grupo de voluntarios en Bangladesh, apilaban un montón de sacos, empacados cuidadosamente y listos para usar, con el logotipo de la Fundación Budista Tzu Chi. Estos sacos llenos de comida y otros artículos básicos, se prepararon para una distribución de alimentos que beneficiaría a 150 familias ese día.

En el evento participó Rajib, un voluntario de Bangladesh, que conoció a Tzu Chi por primera vez en 2020. Desde entonces, Rajib ha ayudado a organizar seis campañas de recolección de alimentos de Tzu Chi en el país. Sin embargo, para el evento del 28 de mayo, Rajib había decidido dar un paso atrás y dejar que los voluntarios locales, la Sra. Sahida y el Sr. Elias, tomaran la iniciativa. Aparte de ellos tres, había otros 11 voluntarios.

Sacos de comida preparados y listos para repartir. Crédito de la foto: Fundación Budista Tzu Chi

Rajib había establecido una regla personal desde el comienzo de la pandemia del COVID-19 el año pasado, aplicada a la campañas de recolección de alimentos de Tzu Chi, Esto lo hizo, para asegurarse de que las familias de los voluntarios estuvieran de acuerdo de que salieran de sus casas, para ayudar en los eventos de prevención contra el covid-19 tomando las medidas necesarias, para protegerse y no exponer a su familia. Afortunadamente, esto nunca fue un problema y muchos voluntarios dedicaron su tiempo y esfuerzo generosamente ayudando a los necesitados. Pero cuando Rajib volvió a preguntarle a los voluntarios, esta vez tuvo una respuesta inesperada.

En Bangladesh, es poco común encontrar mujeres que trabajen fuera de sus hogares. Sahida, la joven que lideraría esta colecta de alimentos, proviene de una devota familia musulmana. A la madre de Sahida no le gusta que su hija salga mucho, incluso sin la amenaza de la pandemia. Mucho menos le permitiría permanecer fuera durante largos períodos de tiempo ultimando los detalles para el evento. En la noche del 27 de mayo, en particular, los voluntarios tuvieron que quedarse hasta la noche asegurándose de que todo estuviera listo para el día siguiente.

El mostrador de registro en la colecta de alimentos. Crédito de la foto: Fundación Budista Tzu Chi

Rajib reflexionó, la preocupación de una madre y decidió visitar a la mamá de Sahida, para explicarle, que la Fundación Budista Tzu Chi estaba organizando este evento. El cual, se llevaría a cabo, en apoyo a miles de personas que en Bangladesh habían perdido su sustento debido a la pandemia, agregando que Tzu Chi, quería ayudar a tantos como les fuera posible. Fue un acto de bondad, desinteresado por parte de Sahida, ofrecer su tiempo y esfuerzo, y Rajib, esperaba que la madre de la joven entendiera.

Afortunadamente, la madre de Sahida, no solo comprendió la explicación compasiva de Rajib, por lo que finalmente, permitió que Sahida continuará colaborando en la campaña de recolección de alimentos. La madre además sorprendió a Rajib al ofrecer su ayuda.. El día del evento, fue muy conmovedor ver a Sahida trabajando codo con codo con su madre, su hermana menor e incluso con cuatro niños de su familia que su madre había traído. Todos los voluntarios trabajaron juntos para repartir los paquetes de alimentos. Algunos ayudaron a cargar los paquetes a las mujeres y personas mayores que no podían levantar los sacos pesados, llenos de comida, que los ayudará alimentar a sus familias durante un tiempo en este momento difícil.

Familias de Bangladesh haciendo fila para recibir paquetes de alimentos. Crédito de la foto: Fundación Budista Tzu Chi.

Algunos de los esfuerzos anteriores de ayuda de Tzu Chi en la India y otros países del sur y sudeste de Asia han comenzado a dar sus frutos. El 29 de mayo, un envío de 30 concentradores de oxígeno llegó a la ciudad capital de Camboya, Phnom Penh. También 103 cajas de mascarillas faciales en ruta desde Taiwán, 42 de las cuales ya habían llegado, mientras que las otras 61 estaban programadas para llegar en el próximo vuelo. Estas cajas contienen un total de 44,980 mascarillas faciales KN95 se entregaron a la Asociación de Médicos Voluntarios Juveniles Samdech Techo (TYDA) en Camboya, una organización que ha estado en la primera línea de riesgo durante la lucha contra el COVID-19 en el país.

Voluntarios en Taiwán cargando un camión con mascarillas para ser enviado a Camboya. Crédito de la foto: Fundación Budista Tzu Chi.

En adición, el 29 de mayo, el segundo avión dedicado al transporte de suministros de socorro para Nepal llegó a Katmandú, capital de dicho país. El 29 de mayo era feriado nacional en Nepal, la oficina de aduanas estaría cerrada Sin embargo, en un esfuerzo coordinado, los oficiales de aduanas decidieron trabajar horas extras, para llevar estos insumos médicos a las enfermeras y médicos que luchan para acabar con la pandemia lo antes posible. De esta forma lograron despejar el envío que contenía un total de 39,120 trajes de protección personal y 43 gorros protectores y cubre zapatos. Estos suministros, se entregaron posteriormente al Hospital Docente de la Universidad de Tribhuvan (TUTH) en Nepal en una ceremonia de donación.

La ceremonia de donación en Nepal. Crédito de la foto: Fundación Budista Tzu Chi

Al día siguiente, 30 de mayo, EssEmm Corporation, una empresa con sede en Coimbatore, que se especializa en la automatización del procesamiento de alimentos, facilitó la donación de 600 concentradores de oxígeno en nombre de la Fundación Budista Tzu Chi. De estos, 400 se asignaron al estado de Tamil Nadu y 200 al estado de Kerala. A su llegada, serían distribuidos a varios hospitales gubernamentales y centros de salud en esos estados.

En nombre de la Fundación Budista Tzu Chi, EssEmm Corporation facilitó la donación de 600 concentradores de oxígeno. Crédito de la foto: News360

“Agradezco a la Fundación Tzu Chi por su gran apoyo y contribución a nuestro país durante estos tiempos de angustia”, dijo el Sr. Sathish Nair, MD, de EssEmm Corporation. “Continuaremos contribuyendo y siendo parte de nuestras necesidades públicas y sociales”.

Por último, pero no menos importante, el 1 de junio llegó a Vientián, la capital de Laos, un envío que contenía 1.600 buzos de protección impermeables , 3.040 trajes de protección personal, 6.400 cubre zapatos médicos, 6.000 gorros protectores médicos, 600 protectores faciales y 50 termómetros digitales. Estás 92 cajas de suministros médicos, se enviaron desde China continental. Los mismos fueron transportados por tierra desde Vientiane hasta Pakse, una ciudad al sur de Laos.

Más Noticias

X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁