La Pandemia, La Guerra, y El Arrepentimiento

Oficina Nacional | junio 28, 2022

Enseñanzas de la Maestra Cheng Yen

Puede sentirse bastante insoportable llevar una mascarilla puesta todo el día. Pero de hecho, la presión en mi mente es aún más sofocante que el insoportable aire. Cuando puedo quitarme la mascarilla, me siento bendecida ya que tengo la oportunidad de estar sola y respirar libremente. Sin embargo, la presión en mi mente continua día y noche, y no hay espacio donde pueda sentirme a gusto. En el Sutra del Loto, está la parábola de la casa en llamas de los Tres Reinos. En el mundo actual, los incendios en muchos países son causados por desequilibrios en la naturaleza. También hay llamas de guerra hechas por el hombre encendidas por la ignorancia. ¡Todos estos diferentes tipos de incendios conducen a desastres!

Como todos vivimos en la misma Tierra, vemos que los desastres naturales continúan ocurriendo, como los incendios forestales que siguen ardiendo. Hemos estado escuchando sobre estos desastres naturales a menudo y durante mucho tiempo, y teniendo la sensación de que la Tierra es tan grande, nos acostumbramos a escuchar sobre ellos y pensamos que estas ocurrencias son normales.

Los humanos somos insignificantes comparados a la vasta Tierra, pero somos muy egocéntricos. En nuestras mentes, podemos pensar: “Los desastres que ocurren en otro lugar no tienen nada que ver conmigo”. Esta es la mentalidad de los seres ordinarios engañados y no iluminados, y un ejemplo de cómo las personas pueden ser egoístas y codiciosas.

Cuando se trata de las cosas que queremos o amamos, como la fama, las personas, los objetos, un ambiente, etc., queremos tomar posesión de ellos. Pero, de hecho, cuando extendemos los brazos, ¿cuánto podemos sostener? Incluso si tenemos los brazos llenos de cosas, ¿estamos satisfechos? ¡No! Nuestros ojos ven más cosas y nos volvemos codiciosos. No podemos dejar ir lo que tenemos y queremos aún más.

Cuando nunca estamos satisfechos con lo que tenemos, la vida es verdaderamente miserable. Vemos a mucha gente luchando y tomando cosas. Crean karma a partir de la codicia, la ira y la ignorancia, luchando y matándose unos a otros, lo que conduce a calamidades provocadas causadas por el hombre. Las llamas de la guerra hacen estragos, y la infraestructura en tierra es destruida en un instante. Las familias felices se reducen instantáneamente a viudas y huérfanos. Viendo como los seres queridos están separados en la vida o por la muerte, me siento completamente destrozada.

En las noticias, vi a una joven ucraniana enviar a una linda niña en un tren. Tal vez esta joven era la madre o hermana de la niña. Tocó la ventana con el dedo. ¿Esperaba tocar la mejilla de la niña? Ella no pudo, ya que estaban separadas por el vidrio. El tren estaba a punto de partir, y la mujer todavía estaba tocando el vidrio, no queriendo separarse. La niña no tenía expresión, y no podía decir si estaba feliz o triste.
Esto está sucediendo en un lugar lejano, pero ¿esto realmente no tiene nada que ver con nosotros? Si no queremos tratar de entenderlo y permanecer estoicos, entonces no tiene nada que ver con nosotros. Pero si nos ponemos en sus zapatos y observamos más conscientemente, podemos darnos cuenta: “Nadie está acompañando a esta niña” o ¿A dónde va esta niña? y que a veces las personas no tienen otra opción.

Pensando en hace más de 2000 años, ¿por qué el Buda renunció a la vida laica? Vivió una vida rica en una hermosa casa. Sin embargo, sintió que en la vida todos pasamos por el nacimiento, el envejecimiento, la enfermedad y la muerte, y que la vida está llena de impermanencia y sufrimiento. Si pensamos más profundamente, nos damos cuenta de que la ignorancia crea guerras entre países.

En las guerras del pasado, las partes luchaban y se mataban entre sí con espadas y lanzas. Ahora, las armas y la tecnología son muy poderosas. La gente da órdenes desde el suelo, y los drones comienzan a bombardear. Tales métodos inhumanos dañan la tierra y destruyen el mundo; cada vez es más preocupante. Por otro lado, en nuestras vidas, las personas todavía solo se enfocan en entregarse al presente y no pueden ver más allá de hoy. ¿Qué pasará mañana? Nadie sabe. ¿Cómo podemos llevar la pureza a los corazones de las personas? Desde la gente común hasta las celebridades en la sociedad, realmente debemos ponernos en los zapatos de los demás para comprender los sentimientos de las personas, las familias y la sociedad. ¿Cómo traemos la paz al mundo? Debemos desarrollar corazones de arrepentimiento.

De un solo pensamiento codicioso, buscando el poder de poseer algo, la gente intenta apoderarse de las cosas por la fuerza, lo que resulta en destrucción y daño. Sólo cuando las cosas que más aman sean destruidas, y se pongan en peligro y tormento, aprenderán a arrepentirse. Todos nosotros debemos arrepentirnos constantemente. Solo cuando tengamos empatía y pensamientos amorosos el uno por el otro, estaremos dispuestos a reconstruir con un esfuerzo concertado.

Mira las calamidades provocadas por el hombre en este mundo. Aquellos en Rusia y Ucrania solían ser como hermanos, pero el deseo de uno de tomar posesión de lo que pertenecía al otro condujo a una guerra entre los dos países, y civiles inocentes se han convertido ahora en refugiados. Los voluntarios de Tzu Chi han trascendido los límites de la religión y han trabajado con otras agencias para ayudar a los refugiados. Todos han trabajado juntos para pedir a la comunidad internacional que reúna cada gota de amor para ayudar.

Las organizaciones de caridad no solo deben recaudar fondos materiales para abastecer las líneas del frente del esfuerzo de socorro. Lo más importante es reunir amor y despertar los corazones engañados de las personas. Necesitamos despertar a las personas, inspirar su amor y ser vigilantes y reverentes. Necesitamos apreciar nuestras propias vidas, así como las vidas de los demás. Además, necesitamos amar y proteger las vidas no solo de humanos, sino de todos los seres sintientes.

Cuando cogemos un tenedor para comer, si comemos mariscos y otros seres que han sido asesinados, con el tiempo, el karma colectivo se acumula. Las causas kármicas conducen a efectos y retribuciones, y el asesinato de seres sintientes eventualmente se convierte en asesinato entres seres humanos.

Esto es cómo una pequeña chispa puede resultar en un gran incendio forestal. El fuego seguirá quemando los árboles y la tierra. Podemos considerar que la tierra es el macrocosmos, mientras que los humanos son un microcosmos. Sin embargo, si comparamos el macrocosmos con una persona, entonces cuando vemos incendios en la tierra, es como fuegos que queman el cabello, la piel, los tejidos y los huesos de una persona; el cuerpo de la persona estaría cubierto de lesiones.

¿Por qué estoy abrumada por la presión en mi mente? Pienso en las mentes de las personas, en las calamidades provocadas por el hombre y en el sufrimiento de personas inocentes; Pienso extensa y profundamente, y por lo tanto, siento una gran presión. Si todos nosotros podemos desarrollar una mente compasiva y despierta, y si podemos despertar nuestro amor y hacer surgir el poder del amor para consolar y educar fervientemente a los demás, entonces podemos traer paz a la humanidad, a la tierra y al mundo.

Compilado de las enseñanzas de la Maestra Cheng Yen en la Asamblea de Voluntarios de la Mañana el 3 de mayo de 2022.

Más enseñanzas de la maestra

X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁