El Voto De Una Pequeña Hormiga

Oficina Nacional | abril 8, 2022

Enseñanzas de la Maestra Cheng Yen

A menudo mencionó la analogía de “la pequeña hormiga y el Monte Sumeru”. Todos los días miro la pequeña figura de hormiga en la esquina del reloj que se encuentra en mi mesa. Está hecha de tres semillas que están conectadas entre sí.

El tiempo sigue pasando. Sin embargo, veo que la pequeña hormiga permanece quieta, todavía sentada en la esquina del reloj. ¿Cuándo podrá escalar el Monte Sumeru?

Cuándo pienso en ello, me siento triste. Hay tantos desastres en este mundo y tantas cosas que quiero lograr, pero la vida es corta y nuestra mano de obra es escasa. Aunque el espacio es ilimitado, y el tiempo es infinito, nuestras vidas son realmente limitadas.

Recientemente me enteré de que muchos países, entre ellos Malasia, Filipinas y los Estados Unidos experimentaron un año de precipitaciones en solo unos días. Las aguas de la inundación que resultaron fueron tan altas como los techos de las casas, y la gente estaba remando por las carreteras en botes. Una fuerte lluvia de esta magnitud no se había visto en más de un siglo.

El CEO de Tzu Chi Australia, el hermano Dharma Song Yigang, compartió que la casa de un voluntario de Tzu Chi se inundó. Sin embargo, ese voluntario aún así salió a brindar ayuda de emergencia, se preparó para el alivio de desastres y entregó alimentos y bebidas a los demás afectados.

Para estos voluntarios de Tzu Chi que viven en Australia, cuándo ocurrió el desastre, lo primero que les vino a la mente fue cuidar a los demás. Dejaron sus propios hogares y se dedicaron a “la gran familia”.

Si las personas solo se preocupan por sus propios hogares, no habrá suficiente ayuda para limpiar cada casa. Hoy en día la sociedad está principalmente compuesta por familias pequeñas, por no hablar de los ancianos que viven solos. Puede que haya solo dos o cuatro manos para limpiar. Por eso, después de un desastre, debemos movilizar a todos para que se cuiden unos a otros. Con fuerza mutua podemos ayudar a otros, y luego otros pueden ayudar a sus familiares y amigos. Luego los familiares y amigos pueden ayudar a más personas, y este ciclo continuará. A medida que la ayuda se extienda hacia afuera, seguimos ayudándonos unos a otros.

Todos limpian en armonía casa por casa y barrio por barrio. Al hacerlo, cada pueblo y vecindario puede recuperarse rápidamente. Necesitamos que las personas reúnan a sus vecinos, combinando sus esfuerzos para ayudar de inmediato a las personas, vecindarios y aldeas.
Debemos de promover “el espíritu de un corazón abierto”; no podemos simplemente protegernos a nosotros mismos. En el cultivo espiritual debemos recordar que hay que “cultivar de manera consciente nuestro espíritu y nuestras prácticas”. No es correcto solo preguntar a otros, ¿estás participando en el cultivo espiritual? sin hacerlo nosotros mismos.

Al participar en la práctica espiritual y cultivar nuestra conducta, debemos reflexionar constantemente sobre nosotros mismos para ver si nuestros puntos de vista son correctos y si tenemos una mente abierta. Cuando algo suceda en nuestro vecindario, debemos reunir nuestras fuerzas y dedicarnos al mundo. Entonces, naturalmente, estaremos a salvo.

Este concepto es el mismo del concepto de “la pequeña hormiga”. Todo un grupo de hormigas puede levantar una galleta grande. Mientras una hormiga tenga la voluntad, puede escalar el Monte Sumeru. Si no nos movemos y nos quedamos para siempre al pie de la montaña lamentándonos de lo alto que es, ¿cómo podemos subir el Monte Sumeru? Si nuestros puntos de vista no son correctos, ¿cómo podemos cuidar y transmitir el Buda Dharma a los demás? Solo al participar en el cultivo espiritual y dedicar nuestras fuerzas a las personas, nos convertimos en un modelo a seguir.

Cada “pequeña hormiga” debe tener el poder de los votos para ayudar a los demás. El Buda vino a este mundo para enseñar y guiar a los seres sintientes para formar grandes aspiraciones y tener grandes votos. Después de formar aspiraciones y hacer votos, debemos de mantener nuestro propio cultivo espiritual. Que todos unan sus fuerzas y hagan juntos buenas obras en este mundo. Al hacerlo, el mundo estará en paz.

Compilado de las enseñanzas de la Maestra Cheng Yen en La Asamblea de Voluntarios de la Mañana el 8 de marzo de 2022

Más enseñanzas de la maestra

X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁