Nuestra misión por brindar alivio a la ciudad de Canoa, Ecuador, se ha culminado en la reconstrucción de La Parroquia San Andrés. Y por eso, celebramos la finalización del proyecto el 13 de julio 2019.

El Corazón de Canoa Vuelve a Latir

Play Video

El Corazón de Canoa Vuelve a Latir

El 16 de abril 2016, un terremoto con magnitud de 7,8 grados sacudió grandes partes de la costa del Ecuador. Aquel desastre niveló la infraestructura, reduciendo las casas y las escuelas a escombros. Pero más que nada, cobró la vida de cientos ecuatorianos y dejó a miles heridos. Escenas del inmenso dolor y de los graves daños se podían ver en toda la provincia de Manabí. Especialmente, en la pequeña ciudad de Canoa, por la cual cayó gravemente afectada.

La iglesia de Canoa, un centro de alabanza con sedes católicas y la cual se considera como el corazón de aquella comunidad, fue destruida como resultado del terremoto. En los últimos cuatro años, el alivio que la fundación Tzu Chi ha brindado hacia esta comunidad se ha culminado en la reconstrucción de este hogar espiritual. Debido a eso, celebramos la finalización del proyecto el 13 de julio 2019.

Play Video

2019

15 DE JULIO

Las campañas de atención médica continúan en marcha. Esta vez, dentro de la pequeña ciudad de San Mateo.

Los residentes llegaron temprano, algunos hasta amanecieron, y se encontraban esperando ansiosamente afuera de la entrada para asistir a las clínicas de atención médica, las cuales ofrecían el equipo de TIMA (Asociación Médica de Tzu Chi) sin ningún cargo. [Foto: Che-Jen Chu]
Con el objetivo de asegurar una provisión eficiente, los voluntarios de Tzu Chi dirigieron la multitud de personas asistiendo al evento al designar áreas de espera específicamente para la gente anciana y familias con niños(as). [Foto: Tina Tuan]
Durante el evento, el Dr. Ming-Hwang Liaw estuvo realizando uno-por-uno sesiones de acupuntura a un grupo de 15 personas como resultado de la gran multitud de pacientes esperando ansiosamente. [Foto: Che-Jen Chu]
Entre la multitud de pacientes, estuvo presente María López-Luca, una madre de tres quien recibió atención médica por los voluntarios de TIMA debido a la falta de cuidado de salud que existe en San Mateo. [Foto: Che-Jen Chu]
El Dr. Liaw realizó una sesión de acupuntura en el cuero cabelludo de Tranquilino Bello, un pescador de la zona, para ayudar aliviar los dolores crónicos que sentía en la cabeza y en las rodillas. [Foto: Mina Teslaru]
Después de haber recibido el tratamiento de acupuntura para el dolor, Tranquilino dijo sentirse “como un pollito”, osea como un hombre nuevo. [Foto: MT]
Entre otros, también estuvo presente Joselin, una residente local quien trajo a su hijo para que recibiera atención médica llevada a cabo por el Dr. Tung Cheung. [Foto: MT]
Alberto Franco, otros de los residentes quien estuvo presente, recibió tratamiento para su diabetes. Debido a su estado de salud, el quedó medio ciego y durante su visita, fue acompañado por su esposa para recibir los medicamentos que necesitaba. [Foto: Wendy Tsai]
Nislaidy Nataly, otra residente de San Mateo, esperando para recibir tratamiento de acupuntura mientras una voluntaria de Tzu Chi cargaba su bebé recién nacida. [Foto: Mina Teslaru]
Durante el evento, algunos residentes como Mercedes Andrea generosamente contribuyeron a Tzu Chi con pequeñas ofrendas y expresaron sentimientos profundos de gratitud hacia la fundación. [Foto: Che-Jen Chu]

14 DE JULIO

Ahora que la iglesia ha abierto sus puertas, prosigue una nueva etapa en la misión humanitaria de Tzu Chi en Ecuador.

Hoy, la Asociación Médica Tzu Chi (o TIMA, por sus siglas en inglés) realizó un evento para brindar atención médica a los residentes de Canoa. Aquel evento se llevó a cabo dentro en La Parroquia San Andrés, donde ellos ofrecieron servicios médicos especializados como odontología, acupuntura y hasta cortes de cabello. Más que nada, aquellos servicios fueron gratuitos para la gente de la comunidad.
Los residentes de Canoa se encontraban sentados en áreas de espera para recibir atención médica especializadas. Para muchos de ellos, el acceso a ciertos servicios no es fácil de adquirir. De hecho, muchas de las veces tienen que viajar lejos y aún así se les hace difícil.
Han Huang, el director ejecutivo de la fundación Tzu Chi en los EE.UU. (Tzu Chi USA, por su nombre en inglés), inició el evento con un pequeño discurso donde habló sobre la compasión y dedicación que han demostrado los voluntarios en Canoa desde el comienzo.
Rubén Vera, quien es de profesión periodista, vino al evento para recibir atención ya que sufre de dolores crónicos en las articulaciones. Según dice, “el sistema de salud aquí es ineficiente” y es por eso que se siente muy agradecido por el cuidado que le brinda el equipo médico de Tzu Chi.
Orlando Vera Rodríguez, quien ha residido en Canoa durante 15 años, vino para recibir un chequeo médico.
Anita Sánchez [izquierda], una de las voluntarias locales, ha servido a lado de Tzu Chi desde que la fundación inició su misión en Canoa. Hoy, trajo a su abuelita [derecha] para que visite la nueva iglesia y poder también recibir cuidado médico.
[Izquierda] Los voluntarios del equipo médico (TIMA) brindando asistencia médica a una paciente de Canoa. Esta es la primera vez que se lleva a cabo un evento de atención médica dentro del nuevo complejo. [Derecha] Dolores Farías vino al evento en busca de un chequeo dental ya que debido a su situación económica, no le alcanza ni siquiera para una simple visita al dentista.
También estuvieron presentes un grupo de estudiantes de odontología de la Universidad San Gregorio en Portoviejo para colaborar junto al equipo médico TIMA durante el evento. Entre los estudiantes, Melanie vino para llevar a cabo sus prácticas, y a la vez brindar ayuda a la comunidad de Canoa.
Dolores Farias is being attended to by San Gregorio University dentistry students.
TIMA volunteers set up impromptu haircut salon to administer all-encompassing support to Canoa residents. Photo MT
Vivian Jou, Tzu Ching graduate, traveled from Pennsylvania to assist at the outreach in Canoa with her family. Photo by MT
Local emergency nurse practitioner volunteers Christian Roldan Rivas and Lorena Rosados Saltos express feelings of fulfillment throughout the day. Photo by MT
Local resident and medical volunteer Yenny Carrillo expresses gratitude for Tzu Chi TIMA’s provision of aid and love that fulfills a vital need within the Canoa community. Photo by MT
Local resident and community leader Consuelo “Consuelita” Rivadeneira, pictured with her family second from the left, has been a Tzu Chi volunteer since the beginning of the outreach in Ecuador. Consuelo recruits additional volunteers for every medical outreach. Photo by MT
Brigitte Garcia, licensed nurse and Tzu Chi volunteer for 3 years, assists Dr. Jose Sanchez. “This is my first time volunteering with TIMA and would like to continue to volunteer. It is a privilege” - Dr. Jose Sanchez

Grand Opening Ceremony

We invite you to witness how the light of interfaith collaboration and humanity truly shines through to uplift those who are struggling. The mission to return La Parroquia San Andrés to the people of Canoa was brought to fruition through the power great love, and the extraordinary efforts put forth by everyone involved.

Watch the LIVE broadcast of the Grand Opening ceremony of La Parroquia San Andrés on July 13th, 2019. It’s a once in a lifetime opportunity to witness brotherhood, unity, and love amongst communities of different faiths.

Tzu Chi CEO Han Huang officiates opening of the ceremony with a ribbon cutting. Photo by Grace Chen
Tzu Chi USA’s CEO Han Huang and Tzu Chi USA volunteer Martin Kuo unveil the Tzu Chi plaque at La Parroquia San Andrés. Photo by Tina Tuan
People are starting to arrive as the local Mariachi band is playing traditional Canoan songs, including a song that they composed especially for Tzu Chi. Photo by Mina Teslaru
The Church of San Andres is soon filled to the brim with people that travelled from near and far to join this celebration. Photo by Mina Teslaru
As Tzu Chi volunteers performed “One Family / - Una Familia” - everyone sang along in Spanish and joined in the choreography. Photo by Wendy Tsai
Engineer Julián Zamora and family (Julian proposed to his girlfriend - pictured - during the ceremony, to everyone’s surprise) Photo by Mina Teslaru
As Tzu Chi volunteers performed “One Family / - Una Familia” - everyone sang along in Spanish and joined in the choreography. Photo by Peter Chu
Engineer Rossana Cevallos and Tzu Chi CEO Han Huang watch a short documentary about the rebuilding La Parroquia San Andrés Church. Photo by Wendy Tsai
Canoa church engineer Julian Zamora and fiance leaving the church at the end of the ceremony as everyone cheers and applauds. The Zamora wedding will be the first wedding to be held at the newly rebuilt La Parroquia San Andrés Church. Photo by Mina Teslaru
Tzu Chi Canoa kitchen volunteers showed their gratitude through a special dance routine that they prepared for the Grand Opening and made an offering of vegetables from a handmade basket to honor the Buddhist Vegetarian Lifestyle. Photo by Wendy Tsai
Tzu Chi Members & Local volunteers exchanged gifts that they prepared for each other. Photo by Wendy Tsai
It was a day full of love, gratitude and joy. The attendees danced, sang and laughed as the compassionate spirit of Tzu Chi filled the room. Gratitude and hope could be seen on all faces.
As Tzu Chi volunteers performed “One Family / - Una Familia” - everyone sang along in Spanish and joined in the choreography. Photo by Mina Teslaru
The compassionate spirit of Tzu Chi fills the community as the ceremony comes to a close.

Preparations for Grand Opening

On July 10th, 2019, a team of Tzu Chi volunteers returned to Canoa to begin preparations for our forthcoming medical outreach mission – and celebration. This was also the first time the volunteers had witnessed the newly completed project for themselves. Hand-in-hand with Canoa’s nuns and the locals we’d forged lasting bonds with, it had been an emotional day, indeed, but also a tremendously joyous one.

Local and global volunteers were up at the break of dawn to rehearse one more time and put the final touches on a very anticipated day of celebration.

TIMA volunteers practice dance routine one last time before the Grand Opening. Photo by Mina Teslaru
Volunteers preparing Tzu Chi gifts for the Grand Opening Ceremony attendees. Photo by Mina Teslaru
Lead by Tzu Chi Volunteers, local volunteers practice dance routine before the Grand Opening Ceremony. Photo by Mina Teslaru
Hermanas de San Andres are happy to show the Tzu Chi volunteers around their new quarters. Photo by Mina Teslaru
Sister Irmelia Zorga Gutierez pictured, demonstrating the restored happiness and hope cultivated within the community following the church’s completion. Photo by MT
TIMA volunteer administers medical services to promote mental wellness for the Sisters of La 7. Parroquia de San Andres prior to the ceremony. Photo by MT
Sister Mercedes’s parents, Eugenia Angela Jumbo Sarango and Marcos Jose Ajila Lapo, traveled from Nangaritza, Ecuador to join the celebratory event. Photo by MT
No details are missed in the preparation of the Grand Opening Ceremony celebration. Photo by MT

We’re so excited to look back and reflect on the success we’ve seen leading up to tomorrow’s grand re-opening of La Parroquia San Andrés, a beloved church in Canoa destroyed by the 2016 Ecuador Earthquake.

Play Video

“It’s way beyond our expectation… You know all these workers here, I see they are proud to be part of it.”

Martin Kuo, Tzu Chi volunteer

Tzu Chi volunteers had arrived in Ecuador on July 9th. Their first stop was in the coastal city of Manta, where volunteers mapped out all the logistics for the medical outreach. Manta Mayor, Agustín Intriago tells us that “working together means hope.” See more in our latest video:

Play Video

“Our territory needs a lot of help. The budget is limited and our people need assistance. We’re very happy there are hearts so kind to come back again to knock on our door.”

Agustín Intriago, Mayor of Manta, Ecuador

JUNE

A month before the opening ceremony, work continues to progress, one goal firmly held in their minds: to restore normalcy after a catastrophe had shattered all of their lives, and thus rekindling the light of love within their community.

The people of this pious community have endured the worst, with their homes and even their place of worship destroyed during the earthquake. The progress on this project is making their hearts soar. And, the construction crew is grateful to be a part of it, “I want to thank Master Cheng Yen for hiring the people of Canoa so we can have an income for our families.” – Guido Alcivar
The construction team had been working steadily on the grounds of the complex for months, completing other buildings. But when the rebuilding of the actual church began, there was a sense of excitement in the air. Soon, a roof will cover this sacred space where the whole community will once more be able to assemble and pray together.
he fact that the church is designed to withstand an earthquake of 9.0 magnitude means a lot to everyone here, allaying their fears about what could happen in the future. “Our work here is well done. I haven’t seen a structure as strong as this, and in a church no less.” – Modesto Castro, Master Welder
Dozens of construction workers have been putting their whole heart into making this church and every building on the grounds as strong and resilient as the people of Ecuador. “Our work has to be precise with exact measurements and a zero margin of error.” – Johnny Cirino, Assistant Ironsmith
The classrooms on the campus will be dedicated to providing Bible studies and can hold 25-30 children. As one takes a bird’s eye view of the church and grounds, it’s clear to see how this reconstruction can be seen as a beacon of light that reaffirms the faith of everyone in this community
The church has once again become a source of inspiration, beauty, joy and faith for the residents of Canoa. And, this is just the start of the deepening connection between Tzu Chi and the people of Ecuador. “After the construction is done, Tzu Chi is going to be here.” – Boris García, Contractor & Tzu Chi Volunteer

MAY

Canoa’s church is nearly completed! Take a video tour through La Parroquia San Andrés in Canoa, and witness the fruits of love, unity, and dedication in action.

Play Video

“People are excited. It’s the most spectacular thing to happen in Canoa right now”

Johnny Cirino, Assistant Ironsmith

United by the spirit of universal love and courage, local volunteers organized an interfaith Buddha Bathing Ceremony entirely on their own in Canoa.

Play Video

“What drives my motivation is Master Cheng Yen's example to work with love in order to serve others”

Tzu Chi Volunteer

While the completion of La Parroquia San Andrés in Canoa may mark the end of one chapter for Tzu Chi’s long-term relief mission, the next chapter has yet to be written. Indeed, an additional complex on the church campus has been devoted to carrying out Tzu Chi’s future outreach events in the area.

2016

ABRIL

Tzu Chi moviliza un equipo de nueve voluntarios que vienen desde los EE.UU y Chile para realizar una misión de evaluación tras el desastre que dejó aquel terremoto.

En una ciudad donde el 80% de los residentes trabajan en negocios relacionados con el turismo, el terremoto no solamente golpeó brutalmente la infraestructura, sino también sus fuentes de ingresos. Casi todos los residentes de Canoa quedaron repentinamente desempleados y en ruinas.
Aquel terremoto tomó a muchos residentes por sorpresa, haciéndolos entrar en shock. A medida que los edificios se desmoronaban, la gente se apresuraba por escapar, tratando de emerger a las calles. De hecho, ellos se sintieron vulnerables ya que sus casas, trabajos y algunos de sus seres queridos desaparecieron para siempre.
Los voluntarios de Tzu Chi pronto se dieron cuenta de que los recursos utilizados para llevar a cabo la recuperación se habían ido a las ciudades más pobladas.
Aunque la iglesia católica en Canoa permaneció en pie, su estructura recibió fuertes daños. Debido aquella circunstancia, la iglesia fue puesta para ser demolida.
Tzu Chi y su equipo de evaluación llamaron a un grupo de especialistas para unirse a la causa. Juntos, determinaron que la iglesia ya no podía mantenerse a salvo debido a los daños sustanciales que el edificio había sufrido.
La mayoría de los edificios en Canoa colapsaron durante el terremoto, causando a los residentes entrar en desesperación ya que ahora se ven con la obligación de empezar de nuevo. Un vendedor ambulante en particular, tomó aquella circunstancia muy en serio. Tanto así, el mismo cambio el letrero de su carrito a que diga “¡Yo amo a Canoa!” en inglés para levantar el ánimo de la gente, a la vez motivarlos.

Todo repentinamente resultó en una gran conmoción: en un momento, las monjas de la iglesia católica en Canoa se preparaban para la misa, y al siguiente, una gran parte de su querida iglesia había sido reclamada por el terremoto. Aquel hogar espiritual era el centro de sus vidas, a la vez un lugar donde las personas podían buscar orientación y apoyo durante tiempos difíciles. Pero ahora, en lo que quizás fue su mayor momento de necesidad para la gente de Canoa, el edificio quedó terriblemente dañado.

Play Video

“Después del terremoto, se han perdido muchas esperanzas [...] pero al menos sabemos que la solidaridad de la gente es algo verdadero"

Sister Maria Luiz

Sin un hogar al que volver, aquellas hermanas quienes habían dedicado sus vidas a servir a las personas también necesitaban ayuda. Sin embargo, gracias a diez mujeres quienes formaron parte del programa Efectivo-por-Alivio, gran parte de la iglesia fue limpiada en un solo día.

 Luego, se compartió un momento de oración entre las mujeres para que así pudieran evitar desastres naturales como aquel terremoto en el futuro.

Sin un hogar al que volver, aquellas hermanas quienes habían dedicado sus vidas a servir a las personas también necesitaban ayuda. Sin embargo, gracias a diez mujeres quienes formaron parte del programa Efectivo-por-Alivio, gran parte de la iglesia fue limpiada en un solo día. Luego, se compartió un momento de oración entre las mujeres para que así pudieran evitar desastres naturales como aquel terremoto en el futuro. 

MAYO

El 6 de mayo, el programa Efectivo por Alivio en Ecuador se lanza simultáneamente en las ciudades de Manta y Portoviejo, por lo cual luego harán rumbo a Canoa, Pedernales y Jama durante las próximas semanas. El objetivo de aquel programa es brindar oportunidades de empleo para las personas afectadas mientras limpian sus ciudades en el menor tiempo posible.

Cada uno de los participantes en el programa Efectivo por Alivio recibieron $15 diarios a cambio de su labor. Y en cada ciudad, los residentes estaban ansiosos por unirse al programa, ofreciendo sus servicios en la limpieza de sus comunidades mientras ganan un pequeño sueldo para alimentar a sus familiares.

Gracias al programa y a todos aquellos individuos que formaron parte, la situación económica también dió un pequeño salto dentro de la áreas costeras donde muchos empleos dependen del turismo y que desaparecieron repentinamente después del terremoto. A lo largo del programa, Tzu Chi pudo brindar más de $500,000 en ayuda, creando aproximadamente 34.000 empleos temporarios en cinco ciudades.

Cada uno de los participantes en el programa Efectivo por Alivio recibieron $15 diarios a cambio de su labor. Y en cada ciudad, los residentes estaban ansiosos por unirse al programa, ofreciendo sus servicios en la limpieza de sus comunidades mientras ganan un pequeño sueldo para alimentar a sus familiares. Gracias al programa y a todos aquellos individuos que formaron parte,

la situación económica también dió un pequeño salto dentro de la áreas costeras donde muchos empleos dependen del turismo y que desaparecieron repentinamente después del terremoto. A lo largo del programa, Tzu Chi pudo brindar más de $500,000 en ayuda, creando aproximadamente 34.000 empleos temporarios en cinco ciudades.

“Estando unidos, podemos seguir adelante. Yo soy de aquí, pero mi corazón es de Portoviejo, y quiero decir gracias” - Alides, participante del programa Efectivo por Alivio
Determinados en ayudarse el uno a otro para levantar sus ciudades, la cola de gente listos para participar en el programa Efectivo por Alivio cada día es más larga. De hecho, cada día que pasa, la gente se levanta aún más temprano para formar cola de espera. Queda aún mucho por hacer, pero la población ecuatoriana se ha comprometido en asumir ese peso, junto a Tzu Chi.
La ciudades más afectadas necesitan un esfuerzo de limpieza monumental para poder avanzar con la restauración. Y, después de haber perdido sus únicas fuentes de ingreso debido al terremoto, muchos residentes se encuentran ansiosos por participar en el programa Efectivo por Alivio.
El programa sirve para ayudar a las personas dentro de las ciudades afectadas a recuperarse. Mientras ellos ayudan a limpiar los escombros, al mismo tiempo les permite la oportunidad de poder apoyar a sus familiares.
Aquel programa dejó tremendo impacto dentro de las almas de la gente. Tanto así, una unidad preciosa nació en entre ellos y los voluntarios de Tzu Chi. Aquellos afectados, ahora saben que pueden progresar a pesar de las dificultades que afrontan. Además, también pueden obtener los recursos necesarios con el dinero que ganaron a cambio de su labor.
Día tras día, miles de personas se unieron para eliminar los escombros de las calles. A la vez, adquirir un pequeño sueldo para poder comprar los alimentos y suministros necesarios para sus familias. “Aunque la ciudad haya caído, su gente es luchadora” - Hugo Villareal, participante del programa Efectivo por Alivio

Más que nada, se formaron amistades conmovedoras entre la gente local y los voluntarios de Tzu Chi al haber estado trabajando juntos mano a mano con un solo objetivo en mente: restaurar nuevamente una vida normal lo más pronto posible. En Canoa, una amistad en particular se destacó dentro del corazón de la Maestra Cheng Yen, la cual ella formó con tres monjas católicas cuya iglesia fue destruida.

Hace más de 50 años, la Maestra Cheng Yen conoció a tres monjas católicas mientras ellas recorrían la provincia de Hualien, en Taiwán. En aquel momento, la misión de caridad llevado a cabo por aquellas monjas reforzó la propia aspiración de la maestra de brindar ayuda a los más necesitados. Fue por eso, ayudar a las hermanas franciscanas mediante la reconstrucción de la iglesia católica, se convirtió en una meta cercana en el corazón de la maestra.

Más que nada, se formaron amistades conmovedoras entre la gente local y los voluntarios de Tzu Chi al haber estado trabajando juntos mano a mano con un solo objetivo en mente: restaurar nuevamente una vida normal lo más pronto posible. En Canoa, una amistad en particular se destacó dentro del corazón de la Maestra Cheng Yen, la cual ella formó con tres monjas católicas cuya iglesia fue destruida.

 

Hace más de 50 años, la Maestra Cheng Yen conoció a tres monjas católicas mientras ellas recorrían la provincia de Hualien, en Taiwán. En aquel momento, la misión de caridad llevado a cabo por aquellas monjas reforzó la propia aspiración de la maestra de brindar ayuda a los más necesitados. Fue por eso, ayudar a las hermanas franciscanas mediante la reconstrucción de la iglesia católica, se convirtió en una meta cercana en el corazón de la maestra.

JULIO

Este documental sigue la misión de socorro llevada a cabo por Tzu Chi, y la cual comenzó poco días después de haber ocurrido el catástrofe. Sea testigo de la resistencia de la gente ecuatoriana mientras se unen para limpiar sus ciudades y recuperan la fe a través del programa Efectivo por Alivio. El poder de la solidaridad junto a la ayuda mutua pueden ambas resultar en ser fuerzas extraordinarias. Tanto así, que tienen la capacidad de restaurar la fe de muchas personas en las circunstancias más difíciles.

Play Video

2017

ENERO

El 18 de enero, un grupo de voluntarios viajaron a Canoa para presentar los planes de Tzu Chi para la ciudad: un plan que comienza con la reconstrucción de la iglesia católica y la del instituto de monjas, también la construcción de una nueva aula para los niños de aquella comunidad.

Los residentes de Canoa se encontraban contentos al reunirse con los voluntarios de Tzu Chi. Recuerdos de cómo ambos grupos trabajaron juntos para limpiar la iglesia de escombros, y para que la misa pudiera reanudarse durante las difíciles semanas posteriores al terremoto, aún permanecen vivos dentro de sus corazones.
Todos se reunieron en el centro cívico de la ciudad para asistir a la presentación del nuevo plan de reconstrucción. De hecho, muchos residentes estuvieron ansiosos por aprender sobre los detalles. La presentación del diseño de la nueva iglesia se llevó a cabo en animación 3D, por lo que permitió a los residentes realmente imaginar el precioso nacimiento del centro espiritual.
Muchos de los residentes estuvieron realmente conmovidos al saber cuanto justamente este proyecto de reconstrucción significaba para la Maestra Cheng Yen, un valor sentimental que llegaba a los más profundo de su corazón. Y durante la ceremonia de clausura, todos se unieron en oración. Fue ahí, los mismos voluntarios de Tzu Chi se conmovieron a su vez, con tan solo darse cuenta que muchas de las personas aún recuerdan la letra del tema musical “Una Familia”.

MARZO

La ceremonia de inauguración para la reconstrucción de la iglesia se llevó a cabo el 10 de marzo. Fue un momento de gran alegría y emoción pero a la vez, llena de profunda y sincera reverencia.

Con palas en mano, los voluntarios de Tzu Chi, quienes habían viajado desde las diferentes regiones de los EE.UU, marcaron el inicio de un nuevo capítulo en la ayuda realizada para Ecuador, la cual comenzó luego después del terremoto en 2016 y continúa hasta hoy.
La gente local interpretando una danza al ritmo de la canción cuya letra dice “en la playa más hermosa, que viva Tzu Chi”, la cual ellos mismos escribieron. El presidente de la Junta Canoa, Juan Carlos Quintero, igualmente expresó el mismo sentimiento: “Estamos infinitamente agradecidos por todas las cosas hermosa que Tzu Chi trae a la gente humilde de Canoa. Nadie se habría sentido tan reconocido si no fuera por su apoyo”.
El arzobispo de Manabí bendiciendo el terreno de la futura iglesia de Canoa. “Después de enterarse de que algunas monjas católicas necesitaban ayuda, surgió la compasión dentro de una monja budista. Nos conmueve ver que las cultivadoras espirituales femeninas del oriente al occidente pueden unirse. Con tan solo ayudar a las personas y cuidar del uno al otro, podemos difundir la alegría por todo el mundo”. - Monseñor Lorenzo Voltolini, arzobispo de Manabí

ABRIL

La recuperación luego de ocurrir un desastre natural suele por ser un camino largo, por la cual requiere grandes esfuerzos en el proceso. Muchos en el Ecuador aún permanecen refugiados en albergues tras el terremoto del 2016, pero se mantienen firmemente aferrados a la esperanza de que a través de su arduo trabajo, podrán lograr restaurar sus hogares. La gente local comprende que no se encuentran embarcados en aquel viaje solos, sino que también está la familia de Tzu Chi para darles la mano.    

Play Video

“Gracias a dios, Tzu Chi llegó. Y aunque ellos forman parte de otra religión, están aquí para ayudarnos”.

Yoselin Sanches - Voluntario

Ha pasado solo un año después de aquel terremoto del 2017. Sin embargo, durante este mes de abril, ocurrieron lluvias torrenciales que causaron inundaciones en algunas partes del país. Especialmente, afectando nuevamente la provincia de Manabí. Debido a la causa, los voluntarios de Tzu Chi nuevamente entraron en acción, lanzando otro programa de Efectivo por Alivio.

MAYO

Incluso meses después del terremoto, en Canoa las monjas aún sentían profundamente el dolor de haber perdido la iglesia católica, un lugar santuario donde la comunidad canoense se podía congregar. Sin embargo, el haber dado los primeros pasos para reconstruir aquel preciado hogar espiritual, había permitido de regreso una nueva sensación maravillosa llena de felicidad.

[Tzu Chi] pudo haber dicho: ‘Vamos a construir casas, ayudaremos a las personas y luego organizaremos otras cosas’. Pero no, vieron que lo más importante para nosotros era levantar el templo material a dios. De repente, sentimos una gran ola de alivio espiritual”. - Hermana Yolanda
La iglesia siempre ha sido un lugar donde une a la comunidad, prometiendo esperanza a través de las dificultades. Durante la reconstrucción, la esperanza volvió a iluminar su luz.
“La reconstrucción de nuestra iglesia, si, es algo material. Pero a la vez representa un símbolo… por lo cual significa también reconstruir la iglesia dentro de cada uno de nosotros, el templo que somos cada uno de nosotros, unidos”. - Hermana Mercedes

2018

ABRIL

Regresando a Ecuador casi un año después de las inundaciones, a la vez casi dos años después del terremoto, los voluntarios de Tzu Chi se unieron a los residentes de Canoa para participar nuevamente en actos de caridad. Mientras que los equipos de construcción continúan trabajando diligentemente en la reconstrucción de la iglesia católica, se inspiraron actos de compasión a medida que se cosían más semillas de amor a nivel local.

Play Video

“Hoy ha sido un día hermoso, su presencia aquí dice mucho. Aún siguen brindándonos esperanza

Hermana Yolanda

JUNIO

Para asegurar que la estructura de la iglesia y sus edificios adyacentes permanezcan estables, especialmente durante un terremoto, se implementaron técnicas de construcción especiales que no se utilizan comúnmente en el país. Debido a la naturaleza de este proyecto, el instituto diseñado para la vivienda de las monjas fueron las primeras estructuras que se construyeron.  

Al inicio de la construcción, se descubrió que la composición del terreno no podía sostener las estructuras. Por lo tanto, no solo los ingenieros decidieron mejorar la estructura del terreno, sino también utilizar columnas especiales como varillas de refuerzo. “Tendremos una estructura extremadamente sólida” - Galo Basurto, ingeniero técnico
Desde su inicio hasta llegar a completarla, el proyecto de reconstrucción ha sido, y continúa siendo, una obra de amor para ambos los voluntarios de Tzu Chi y los contratistas e ingenieros quienes han aportado sus experiencias más diligentes durante el proceso.
Es algo especial cada vez que una monja llega al lugar de construcción para realizar una visita. Su energía alegre suele irradiar amor a todos los que se encuentran en ella. Las hermanas, y también la maestra Cheng Yen, ambas saben el porqué este proyecto es muy importante: “Este es un hogar para todos, una familia”. - Hermana Mercedes, Hermanas Franciscanas de Canoa
“Este proyecto es un complejo religioso. Por el cual involucra una iglesia de enorme significado.” - Julian Zamora, ingeniero superior y voluntario de Tzu Chi. Alrededor de la iglesia, habrán residencias para los sacerdotes y las monjas. También, espacio comunitario, por el cual servirá como aulas de educación hasta un patio de recreo para los niños.
El instituto que servirá como residencia para las monjas católicas fue el primero en completarse. De hecho, se le prestó mucha atención a su diseño, adecuandolo a sus necesidades. Las monjas se turnan en cocinar y esperan tener una cocina cómoda. Bueno, ahora tienen una, por el cual las hace muy feliz.
El sufrimiento que siguió tras el terremoto afectó a todos, incluso a las Hermanas Franciscanas de Canoa. Sin embargo, ellas nunca dejaron de demostrar su devoción y prosiguieron en servir a la comunidad con amor. Hoy, es una alegría saber que nuevamente tienen un hogar permanente. Un lugar que ha sido construido para durar por muchos años, al igual que la fe que llevan las hermanas por dentro.

OCTUBRE

Donde sólamente había permanecido la fundación pocos meses antes, a fines de octubre, finalmente se habían completado el instituto de viviendas para los sacerdotes y las monjas. 

Play Video

"Estoy contento porque las monjas por fin tendrán un lugar donde podrán ayudar a otras personas. No solo es una reconstrucción física, sino también espiritual por la cual es esencial para un pueblo mejor"

Lorenzo Voltolini, arzobispo de Portoviejo

Ahora que finalmente se completó el trabajo de los dormitorios, la construcción de la iglesia podría comenzar oficialmente.

  • 2019

2019

MAYO

¡La reconstrucción de iglesia de Canoa ya está casi completa! Y aquella emoción ha comenzado a alcanzar nuevas alturas. Realice un video tur de la Parroquia San Andrés y sea testigo de los frutos del amor, la unidad y dedicación puesta en acción. 

Play Video

“La gente está emocionada. Es la cosa más espectacular ocurriendo en Canoa ahora”

Johnny Cirino, ayudante de herrero

Unidos por el espíritu de ambos el amor y el valor universal, los voluntarios de la zona organizaron ellos mismos una ceremonia interreligiosa, donde se llevó a cabo el baño del Buda en Canoa.

Play Video

“Lo que me motiva es el ejemplo del Maestra Cheng Yen: trabajar con amor para servir a los demás.”

Tzu Chi Voluntuntaria

JUNIO

Un mes antes de la ceremonia de apertura, el trabajo continúa progresando. Y mientras sigue el proyecto en marcha, un sólo objetivo se mantiene firmemente dentro de las mentes de los obreros: restaurar la normalidad después del catástrofe que destruyó sus vidas, y así reavivar la luz de su comunidad.

La gente de esta comunidad ha sobrepasado por lo peor tras haber sidos testigos del catástrofe que destruyó sus hogares e incluso su lugar de alabanza. El progreso de este proyecto está haciendo que sus corazones se eleven. Debido a esto, el equipo de construcción se siente agradecido por ser parte de la obra, “quiero agradecer a la maestra Cheng Yen por contratar a la gente de Canoa para que podamos tener un ingreso económico para nuestras familias”. - Guido Alcivar
Durante meses, el equipo de construcción ha estado trabajando constantemente en los terrenos del complejo, completando otros edificios alrededor de la iglesia. Pero cuando comenzó la reconstrucción de la iglesia actual, surgió una sensación en el aire. Pronto, un techo cubrirá el espacio sagrado donde la comunidad podrá unirse nuevamente y orar juntos.
El hecho de que la iglesia esté diseñada para resistir un terremoto con magnitud de 9 grados significa mucho para todos los que viven en Canoa. Esto suele aliviar los temores de sobre lo que podría suceder en el futuro. “Nuestro trabajo aquí está bien hecho. No he visto una estructura tan fuerte como esta, y nada menos en una iglesia”. - Modesto Castro, maestro soldador
Docenas de trabajadores han puesto todo su empeño por hacer que esta iglesia y cada edificio que pertenece al complejo sean tan fuerte y resistentes como la misma gente de Ecuador. “Nuestro trabajo debe ser preciso, con medidas exactas y un margen cero de error”. - Johnny Cirino, ayudante de herrero
La aulas dentro del campus pueden albergar entre 25 y 30 alumnos y servirán para proporcionar estudios bíblicos. A través de una vista aérea de la iglesia y el terreno alrededor, se puede ver como esta reconstrucción se ha convertido en un faro de luz que reafirma la fe de muchos en la comunidad.
La iglesia se ha convertido una vez más en una fuente de inspiración, belleza, alegría y fe para los residentes de Canoa. Esto es solo el comienzo de la profunda relación entre Tzu Chi y el pueblo ecuatoriano. “Después de que se complete la construcción, Tzu Chi se quedará aquí”. - Boris García, contratista y voluntario de Tzu Chi

Si, es cierto que la finalización de La Parroquia San Andrés en Canoa significa marcar el final de un capítulo en la historia de Tzu Chi. Sin embargo, el próximo capítulo aún no se ha escrito. De hecho, un complejo adicional en el campus se ha dedicado para llevar a cabo eventos de divulgación en el futuro.

JULIO

Lo invitamos a ser testigos y presenciar cómo la luz de la colaboración interreligiosa y la humanidad realmente brilla para elevar ante aquellos que continuan luchando. La misión de devolver La Parroquia San Andrés a la gente de Canoa se llevó a cabo a través del gran amor y los esfuerzos extraordinarios de todos aquellos quienes estuvieron involucrados. Por favor únanse a nosotros para asistir a esta ceremonia histórica. La ceremonia de inauguración para La Parroquia San Andrés en Canoa se llevará a cabo el 13 de julio 2019.

Considere convertirse en donante hoy y apoye a Tzu Chi para que pueda continuar ofreciendo apoyo a las comunidades en necesidad. Juntos, somos imparables y tenemos el poder de aliviar el sufrimiento, a la vez cambiar el mundo para mejorarlo.

Actualizaciones

Buddhist Tzu Chi Foundation is a 501(c)(3). Copyright © Buddhist Tzu Chi Foundation, 2019. Privacy Policy | Terms & Conditions

Play Video
Play Video
X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁