Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Nuestra misión por brindar alivio a la ciudad de Canoa, Ecuador, se ha culminado en la reconstrucción de La Parroquia San Andrés. Y por eso, celebramos la finalización del proyecto el 13 de julio 2019.

El Corazón de Canoa Vuelve a Latir

Play Video

El Corazón de Canoa Vuelve a Latir

El 16 de abril 2016, un terremoto con magnitud de 7,8 grados sacudió grandes partes de la costa del Ecuador. Aquel desastre niveló la infraestructura, reduciendo las casas y las escuelas a escombros. Pero más que nada, cobró la vida de cientos ecuatorianos y dejó a miles heridos. Escenas del inmenso dolor y de los graves daños se podían ver en toda la provincia de Manabí. Especialmente, en la pequeña ciudad de Canoa, por la cual cayó gravemente afectada.

La iglesia de Canoa, un centro de alabanza con sedes católicas y la cual se considera como el corazón de aquella comunidad, fue destruida como resultado del terremoto. En los últimos cuatro años, el alivio que la fundación Tzu Chi ha brindado hacia esta comunidad se ha culminado en la reconstrucción de este hogar espiritual. Debido a eso, celebramos la finalización del proyecto el 13 de julio 2019.

Play Video

2016

ABRIL

Tzu Chi moviliza un equipo de nueve voluntarios que vienen desde los EE.UU y Chile para realizar una misión de evaluación tras el desastre que dejó aquel terremoto.

En una ciudad donde el 80% de los residentes trabajan en negocios relacionados con el turismo, el terremoto no solamente golpeó brutalmente la infraestructura, sino también sus fuentes de ingresos. Casi todos los residentes de Canoa quedaron repentinamente desempleados y en ruinas.
Aquel terremoto tomó a muchos residentes por sorpresa, haciéndolos entrar en shock. A medida que los edificios se desmoronaban, la gente se apresuraba por escapar, tratando de emerger a las calles. De hecho, ellos se sintieron vulnerables ya que sus casas, trabajos y algunos de sus seres queridos desaparecieron para siempre.
Los voluntarios de Tzu Chi pronto se dieron cuenta de que los recursos utilizados para llevar a cabo la recuperación se habían ido a las ciudades más pobladas.
Aunque la iglesia católica en Canoa permaneció en pie, su estructura recibió fuertes daños. Debido aquella circunstancia, la iglesia fue puesta para ser demolida.
Tzu Chi y su equipo de evaluación llamaron a un grupo de especialistas para unirse a la causa. Juntos, determinaron que la iglesia ya no podía mantenerse a salvo debido a los daños sustanciales que el edificio había sufrido.
La mayoría de los edificios en Canoa colapsaron durante el terremoto, causando a los residentes entrar en desesperación ya que ahora se ven con la obligación de empezar de nuevo. Un vendedor ambulante en particular, tomó aquella circunstancia muy en serio. Tanto así, el mismo cambio el letrero de su carrito a que diga “¡Yo amo a Canoa!” en inglés para levantar el ánimo de la gente, a la vez motivarlos.

Todo repentinamente resultó en una gran conmoción: en un momento, las monjas de la iglesia católica en Canoa se preparaban para la misa, y al siguiente, una gran parte de su querida iglesia había sido reclamada por el terremoto. Aquel hogar espiritual era el centro de sus vidas, a la vez un lugar donde las personas podían buscar orientación y apoyo durante tiempos difíciles. Pero ahora, en lo que quizás fue su mayor momento de necesidad para la gente de Canoa, el edificio quedó terriblemente dañado.

Play Video

“Después del terremoto, se han perdido muchas esperanzas [...] pero al menos sabemos que la solidaridad de la gente es algo verdadero"

Sister Maria Luiz

Sin un hogar al que volver, aquellas hermanas quienes habían dedicado sus vidas a servir a las personas también necesitaban ayuda. Sin embargo, gracias a diez mujeres quienes formaron parte del programa Efectivo-por-Alivio, gran parte de la iglesia fue limpiada en un solo día.

 Luego, se compartió un momento de oración entre las mujeres para que así pudieran evitar desastres naturales como aquel terremoto en el futuro.

Sin un hogar al que volver, aquellas hermanas quienes habían dedicado sus vidas a servir a las personas también necesitaban ayuda. Sin embargo, gracias a diez mujeres quienes formaron parte del programa Efectivo-por-Alivio, gran parte de la iglesia fue limpiada en un solo día. Luego, se compartió un momento de oración entre las mujeres para que así pudieran evitar desastres naturales como aquel terremoto en el futuro. 

MAYO

El 6 de mayo, el programa Efectivo por Alivio en Ecuador se lanza simultáneamente en las ciudades de Manta y Portoviejo, por lo cual luego harán rumbo a Canoa, Pedernales y Jama durante las próximas semanas. El objetivo de aquel programa es brindar oportunidades de empleo para las personas afectadas mientras limpian sus ciudades en el menor tiempo posible.

Cada uno de los participantes en el programa Efectivo por Alivio recibieron $15 diarios a cambio de su labor. Y en cada ciudad, los residentes estaban ansiosos por unirse al programa, ofreciendo sus servicios en la limpieza de sus comunidades mientras ganan un pequeño sueldo para alimentar a sus familiares.

Gracias al programa y a todos aquellos individuos que formaron parte, la situación económica también dió un pequeño salto dentro de la áreas costeras donde muchos empleos dependen del turismo y que desaparecieron repentinamente después del terremoto. A lo largo del programa, Tzu Chi pudo brindar más de $500,000 en ayuda, creando aproximadamente 34.000 empleos temporarios en cinco ciudades.

Cada uno de los participantes en el programa Efectivo por Alivio recibieron $15 diarios a cambio de su labor. Y en cada ciudad, los residentes estaban ansiosos por unirse al programa, ofreciendo sus servicios en la limpieza de sus comunidades mientras ganan un pequeño sueldo para alimentar a sus familiares. Gracias al programa y a todos aquellos individuos que formaron parte,

la situación económica también dió un pequeño salto dentro de la áreas costeras donde muchos empleos dependen del turismo y que desaparecieron repentinamente después del terremoto. A lo largo del programa, Tzu Chi pudo brindar más de $500,000 en ayuda, creando aproximadamente 34.000 empleos temporarios en cinco ciudades.

“Estando unidos, podemos seguir adelante. Yo soy de aquí, pero mi corazón es de Portoviejo, y quiero decir gracias” - Alides, participante del programa Efectivo por Alivio
Determinados en ayudarse el uno a otro para levantar sus ciudades, la cola de gente listos para participar en el programa Efectivo por Alivio cada día es más larga. De hecho, cada día que pasa, la gente se levanta aún más temprano para formar cola de espera. Queda aún mucho por hacer, pero la población ecuatoriana se ha comprometido en asumir ese peso, junto a Tzu Chi.
La ciudades más afectadas necesitan un esfuerzo de limpieza monumental para poder avanzar con la restauración. Y, después de haber perdido sus únicas fuentes de ingreso debido al terremoto, muchos residentes se encuentran ansiosos por participar en el programa Efectivo por Alivio.
El programa sirve para ayudar a las personas dentro de las ciudades afectadas a recuperarse. Mientras ellos ayudan a limpiar los escombros, al mismo tiempo les permite la oportunidad de poder apoyar a sus familiares.
Aquel programa dejó tremendo impacto dentro de las almas de la gente. Tanto así, una unidad preciosa nació en entre ellos y los voluntarios de Tzu Chi. Aquellos afectados, ahora saben que pueden progresar a pesar de las dificultades que afrontan. Además, también pueden obtener los recursos necesarios con el dinero que ganaron a cambio de su labor.
Día tras día, miles de personas se unieron para eliminar los escombros de las calles. A la vez, adquirir un pequeño sueldo para poder comprar los alimentos y suministros necesarios para sus familias. “Aunque la ciudad haya caído, su gente es luchadora” - Hugo Villareal, participante del programa Efectivo por Alivio

Más que nada, se formaron amistades conmovedoras entre la gente local y los voluntarios de Tzu Chi al haber estado trabajando juntos mano a mano con un solo objetivo en mente: restaurar nuevamente una vida normal lo más pronto posible. En Canoa, una amistad en particular se destacó dentro del corazón de la Maestra Cheng Yen, la cual ella formó con tres monjas católicas cuya iglesia fue destruida.

Hace más de 50 años, la Maestra Cheng Yen conoció a tres monjas católicas mientras ellas recorrían la provincia de Hualien, en Taiwán. En aquel momento, la misión de caridad llevado a cabo por aquellas monjas reforzó la propia aspiración de la maestra de brindar ayuda a los más necesitados. Fue por eso, ayudar a las hermanas franciscanas mediante la reconstrucción de la iglesia católica, se convirtió en una meta cercana en el corazón de la maestra.

Más que nada, se formaron amistades conmovedoras entre la gente local y los voluntarios de Tzu Chi al haber estado trabajando juntos mano a mano con un solo objetivo en mente: restaurar nuevamente una vida normal lo más pronto posible. En Canoa, una amistad en particular se destacó dentro del corazón de la Maestra Cheng Yen, la cual ella formó con tres monjas católicas cuya iglesia fue destruida.

 

Hace más de 50 años, la Maestra Cheng Yen conoció a tres monjas católicas mientras ellas recorrían la provincia de Hualien, en Taiwán. En aquel momento, la misión de caridad llevado a cabo por aquellas monjas reforzó la propia aspiración de la maestra de brindar ayuda a los más necesitados. Fue por eso, ayudar a las hermanas franciscanas mediante la reconstrucción de la iglesia católica, se convirtió en una meta cercana en el corazón de la maestra.

JULIO

Este documental sigue la misión de socorro llevada a cabo por Tzu Chi, y la cual comenzó poco días después de haber ocurrido el catástrofe. Sea testigo de la resistencia de la gente ecuatoriana mientras se unen para limpiar sus ciudades y recuperan la fe a través del programa Efectivo por Alivio. El poder de la solidaridad junto a la ayuda mutua pueden ambas resultar en ser fuerzas extraordinarias. Tanto así, que tienen la capacidad de restaurar la fe de muchas personas en las circunstancias más difíciles.

Play Video

2017

ENERO

El 18 de enero, un grupo de voluntarios viajaron a Canoa para presentar los planes de Tzu Chi para la ciudad: un plan que comienza con la reconstrucción de la iglesia católica y la del instituto de monjas, también la construcción de una nueva aula para los niños de aquella comunidad.

Los residentes de Canoa se encontraban contentos al reunirse con los voluntarios de Tzu Chi. Recuerdos de cómo ambos grupos trabajaron juntos para limpiar la iglesia de escombros, y para que la misa pudiera reanudarse durante las difíciles semanas posteriores al terremoto, aún permanecen vivos dentro de sus corazones.
Todos se reunieron en el centro cívico de la ciudad para asistir a la presentación del nuevo plan de reconstrucción. De hecho, muchos residentes estuvieron ansiosos por aprender sobre los detalles. La presentación del diseño de la nueva iglesia se llevó a cabo en animación 3D, por lo que permitió a los residentes realmente imaginar el precioso nacimiento del centro espiritual.
Muchos de los residentes estuvieron realmente conmovidos al saber cuanto justamente este proyecto de reconstrucción significaba para la Maestra Cheng Yen, un valor sentimental que llegaba a los más profundo de su corazón. Y durante la ceremonia de clausura, todos se unieron en oración. Fue ahí, los mismos voluntarios de Tzu Chi se conmovieron a su vez, con tan solo darse cuenta que muchas de las personas aún recuerdan la letra del tema musical “Una Familia”.

MARZO

La ceremonia de inauguración para la reconstrucción de la iglesia se llevó a cabo el 10 de marzo. Fue un momento de gran alegría y emoción pero a la vez, llena de profunda y sincera reverencia.

Con palas en mano, los voluntarios de Tzu Chi, quienes habían viajado desde las diferentes regiones de los EE.UU, marcaron el inicio de un nuevo capítulo en la ayuda realizada para Ecuador, la cual comenzó luego después del terremoto en 2016 y continúa hasta hoy.
La gente local interpretando una danza al ritmo de la canción cuya letra dice “en la playa más hermosa, que viva Tzu Chi”, la cual ellos mismos escribieron. El presidente de la Junta Canoa, Juan Carlos Quintero, igualmente expresó el mismo sentimiento: “Estamos infinitamente agradecidos por todas las cosas hermosa que Tzu Chi trae a la gente humilde de Canoa. Nadie se habría sentido tan reconocido si no fuera por su apoyo”.
El arzobispo de Manabí bendiciendo el terreno de la futura iglesia de Canoa. “Después de enterarse de que algunas monjas católicas necesitaban ayuda, surgió la compasión dentro de una monja budista. Nos conmueve ver que las cultivadoras espirituales femeninas del oriente al occidente pueden unirse. Con tan solo ayudar a las personas y cuidar del uno al otro, podemos difundir la alegría por todo el mundo”. - Monseñor Lorenzo Voltolini, arzobispo de Manabí

ABRIL

La recuperación luego de ocurrir un desastre natural suele por ser un camino largo, por la cual requiere grandes esfuerzos en el proceso. Muchos en el Ecuador aún permanecen refugiados en albergues tras el terremoto del 2016, pero se mantienen firmemente aferrados a la esperanza de que a través de su arduo trabajo, podrán lograr restaurar sus hogares. La gente local comprende que no se encuentran embarcados en aquel viaje solos, sino que también está la familia de Tzu Chi para darles la mano.    

Play Video

“Gracias a dios, Tzu Chi llegó. Y aunque ellos forman parte de otra religión, están aquí para ayudarnos”.

Yoselin Sanches - Voluntario

Ha pasado solo un año después de aquel terremoto del 2017. Sin embargo, durante este mes de abril, ocurrieron lluvias torrenciales que causaron inundaciones en algunas partes del país. Especialmente, afectando nuevamente la provincia de Manabí. Debido a la causa, los voluntarios de Tzu Chi nuevamente entraron en acción, lanzando otro programa de Efectivo por Alivio.

MAYO

Incluso meses después del terremoto, en Canoa las monjas aún sentían profundamente el dolor de haber perdido la iglesia católica, un lugar santuario donde la comunidad canoense se podía congregar. Sin embargo, el haber dado los primeros pasos para reconstruir aquel preciado hogar espiritual, había permitido de regreso una nueva sensación maravillosa llena de felicidad.

[Tzu Chi] pudo haber dicho: ‘Vamos a construir casas, ayudaremos a las personas y luego organizaremos otras cosas’. Pero no, vieron que lo más importante para nosotros era levantar el templo material a dios. De repente, sentimos una gran ola de alivio espiritual”. - Hermana Yolanda
La iglesia siempre ha sido un lugar donde une a la comunidad, prometiendo esperanza a través de las dificultades. Durante la reconstrucción, la esperanza volvió a iluminar su luz.
“La reconstrucción de nuestra iglesia, si, es algo material. Pero a la vez representa un símbolo… por lo cual significa también reconstruir la iglesia dentro de cada uno de nosotros, el templo que somos cada uno de nosotros, unidos”. - Hermana Mercedes

2018

ABRIL

Regresando a Ecuador casi un año después de las inundaciones, a la vez casi dos años después del terremoto, los voluntarios de Tzu Chi se unieron a los residentes de Canoa para participar nuevamente en actos de caridad. Mientras que los equipos de construcción continúan trabajando diligentemente en la reconstrucción de la iglesia católica, se inspiraron actos de compasión a medida que se cosían más semillas de amor a nivel local.

Play Video

“Hoy ha sido un día hermoso, su presencia aquí dice mucho. Aún siguen brindándonos esperanza

Hermana Yolanda

JUNIO

Para asegurar que la estructura de la iglesia y sus edificios adyacentes permanezcan estables, especialmente durante un terremoto, se implementaron técnicas de construcción especiales que no se utilizan comúnmente en el país. Debido a la naturaleza de este proyecto, el instituto diseñado para la vivienda de las monjas fueron las primeras estructuras que se construyeron.  

Al inicio de la construcción, se descubrió que la composición del terreno no podía sostener las estructuras. Por lo tanto, no solo los ingenieros decidieron mejorar la estructura del terreno, sino también utilizar columnas especiales como varillas de refuerzo. “Tendremos una estructura extremadamente sólida” - Galo Basurto, ingeniero técnico
Desde su inicio hasta llegar a completarla, el proyecto de reconstrucción ha sido, y continúa siendo, una obra de amor para ambos los voluntarios de Tzu Chi y los contratistas e ingenieros quienes han aportado sus experiencias más diligentes durante el proceso.
Es algo especial cada vez que una monja llega al lugar de construcción para realizar una visita. Su energía alegre suele irradiar amor a todos los que se encuentran en ella. Las hermanas, y también la maestra Cheng Yen, ambas saben el porqué este proyecto es muy importante: “Este es un hogar para todos, una familia”. - Hermana Mercedes, Hermanas Franciscanas de Canoa
“Este proyecto es un complejo religioso. Por el cual involucra una iglesia de enorme significado.” - Julian Zamora, ingeniero superior y voluntario de Tzu Chi. Alrededor de la iglesia, habrán residencias para los sacerdotes y las monjas. También, espacio comunitario, por el cual servirá como aulas de educación hasta un patio de recreo para los niños.
El instituto que servirá como residencia para las monjas católicas fue el primero en completarse. De hecho, se le prestó mucha atención a su diseño, adecuandolo a sus necesidades. Las monjas se turnan en cocinar y esperan tener una cocina cómoda. Bueno, ahora tienen una, por el cual las hace muy feliz.
El sufrimiento que siguió tras el terremoto afectó a todos, incluso a las Hermanas Franciscanas de Canoa. Sin embargo, ellas nunca dejaron de demostrar su devoción y prosiguieron en servir a la comunidad con amor. Hoy, es una alegría saber que nuevamente tienen un hogar permanente. Un lugar que ha sido construido para durar por muchos años, al igual que la fe que llevan las hermanas por dentro.

OCTUBRE

Donde sólamente había permanecido la fundación pocos meses antes, a fines de octubre, finalmente se habían completado el instituto de viviendas para los sacerdotes y las monjas. 

Play Video

"Estoy contento porque las monjas por fin tendrán un lugar donde podrán ayudar a otras personas. No solo es una reconstrucción física, sino también espiritual por la cual es esencial para un pueblo mejor"

Lorenzo Voltolini, arzobispo de Portoviejo

Ahora que finalmente se completó el trabajo de los dormitorios, la construcción de la iglesia podría comenzar oficialmente.

2019

MAYO

¡La reconstrucción de iglesia de Canoa ya está casi completa! Y aquella emoción ha comenzado a alcanzar nuevas alturas. Realice un video tur de la Parroquia San Andrés y sea testigo de los frutos del amor, la unidad y dedicación puesta en acción. 

Play Video

“La gente está emocionada. Es la cosa más espectacular ocurriendo en Canoa ahora”

Johnny Cirino, ayudante de herrero

Unidos por el espíritu de ambos el amor y el valor universal, los voluntarios de la zona organizaron ellos mismos una ceremonia interreligiosa, donde se llevó a cabo el baño del Buda en Canoa.

Play Video

“Lo que me motiva es el ejemplo del Maestra Cheng Yen: trabajar con amor para servir a los demás.”

Tzu Chi Voluntuntaria

JUNIO

Un mes antes de la ceremonia de apertura, el trabajo continúa progresando. Y mientras sigue el proyecto en marcha, un sólo objetivo se mantiene firmemente dentro de las mentes de los obreros: restaurar la normalidad después del catástrofe que destruyó sus vidas, y así reavivar la luz de su comunidad.

La gente de esta comunidad ha sobrepasado por lo peor tras haber sidos testigos del catástrofe que destruyó sus hogares e incluso su lugar de alabanza. El progreso de este proyecto está haciendo que sus corazones se eleven. Debido a esto, el equipo de construcción se siente agradecido por ser parte de la obra, “quiero agradecer a la maestra Cheng Yen por contratar a la gente de Canoa para que podamos tener un ingreso económico para nuestras familias”. - Guido Alcivar
Durante meses, el equipo de construcción ha estado trabajando constantemente en los terrenos del complejo, completando otros edificios alrededor de la iglesia. Pero cuando comenzó la reconstrucción de la iglesia actual, surgió una sensación en el aire. Pronto, un techo cubrirá el espacio sagrado donde la comunidad podrá unirse nuevamente y orar juntos.
El hecho de que la iglesia esté diseñada para resistir un terremoto con magnitud de 9 grados significa mucho para todos los que viven en Canoa. Esto suele aliviar los temores de sobre lo que podría suceder en el futuro. “Nuestro trabajo aquí está bien hecho. No he visto una estructura tan fuerte como esta, y nada menos en una iglesia”. - Modesto Castro, maestro soldador
Docenas de trabajadores han puesto todo su empeño por hacer que esta iglesia y cada edificio que pertenece al complejo sean tan fuerte y resistentes como la misma gente de Ecuador. “Nuestro trabajo debe ser preciso, con medidas exactas y un margen cero de error”. - Johnny Cirino, ayudante de herrero
La aulas dentro del campus pueden albergar entre 25 y 30 alumnos y servirán para proporcionar estudios bíblicos. A través de una vista aérea de la iglesia y el terreno alrededor, se puede ver como esta reconstrucción se ha convertido en un faro de luz que reafirma la fe de muchos en la comunidad.
La iglesia se ha convertido una vez más en una fuente de inspiración, belleza, alegría y fe para los residentes de Canoa. Esto es solo el comienzo de la profunda relación entre Tzu Chi y el pueblo ecuatoriano. “Después de que se complete la construcción, Tzu Chi se quedará aquí”. - Boris García, contratista y voluntario de Tzu Chi

Si, es cierto que la finalización de La Parroquia San Andrés en Canoa significa marcar el final de un capítulo en la historia de Tzu Chi. Sin embargo, el próximo capítulo aún no se ha escrito. De hecho, un complejo adicional en el campus se ha dedicado para llevar a cabo eventos de divulgación en el futuro.

JULIO

Lo invitamos a ser testigos y presenciar cómo la luz de la colaboración interreligiosa y la humanidad realmente brilla para elevar ante aquellos que continuan luchando. La misión de devolver La Parroquia San Andrés a la gente de Canoa se llevó a cabo a través del gran amor y los esfuerzos extraordinarios de todos aquellos quienes estuvieron involucrados. Por favor únanse a nosotros para asistir a esta ceremonia histórica. La ceremonia de inauguración para La Parroquia San Andrés en Canoa se llevará a cabo el 13 de julio 2019.

Considere convertirse en donante hoy y apoye a Tzu Chi para que pueda continuar ofreciendo apoyo a las comunidades en necesidad. Juntos, somos imparables y tenemos el poder de aliviar el sufrimiento, a la vez cambiar el mundo para mejorarlo.

Actualizaciones

Buddhist Tzu Chi Foundation is a 501(c)(3). Copyright © Buddhist Tzu Chi Foundation, 2019. Privacy Policy | Terms & Conditions

X
微信裡點"發現"
掃QRCode便可分享此頁
複製網址
前往微信
按"複製網址"後複製連結後,再按"前往微信"即可前往微信App分享此頁